LA IGLESIA y los EMPOBRECIDOS

1829

La Iglesia tiene más de 300.000 organizaciones en el mundo entre los pobres… La Iglesia en España da mucho más de lo que recibe del Estado. Y sino hagan cuenta los economistas burócratas y digan cuanto le costaría mantener al Estado todos estos centros, todo este trabajo gratuito. Es vergonzoso que el señor Alvaro Cuesta, secretario de Política Municipal y Libertades Públicas, afirme que «el ejecutivo perdona sistemáticamente a la Iglesia la diferencia entre lo que paga como anticipo y lo que recauda en los presupuestos del Estado».



Por Angela Elósegui

Uno de cada cuatro enfermos de sida en el mundo está atendido por la Iglesia Católica. De entre quienes se ocupan de los enfermos del SIDA en el mundo, el 9,4% son organismos eclesiales y el 15,1% corresponde a ONG católicas, con lo que el 24,5% de los afectados por la plaga del siglo XXI recibe asistencia de la Iglesia Católica. Mientras que la Iglesia supone el 25% de la atención, representa solo el 20% de los recursos provenientes de fuentes privadas.

La Iglesia tiene más de 300.000 organizaciones en el mundo entre los pobres. Sólo en España sostiene 107 hospitales con 387.356 enfermos, 128 ambulatorios por los que pasan 849.728 personas, 876 casas para ancianos y minusválidos, 937 orfanatos, 321 guarderías y 365 centros especializados en educación. Solo Cáritas ha dedicado más de 164 millones de euros durante 2003 en sus diversos programas de ayuda, con más de 64.528 voluntarios y atendiendo a más de un millón de pobres. De estos 164 millones el Estado solo aportó un 4,06% y el total de fondos públicos representaron solo el 38%.

Más de 2.000.000 de mártires católicos en el mundo. Muchos de ellos asesinados en países de religión islámica. En el siglo XX hubo más de 40 millones de mártires en todo el mundo. ¿Cuántos dirigentes del PSOE se han bajado el sueldo tras ganar las elecciones para compartir con los desempleados españoles?

La Iglesia da mucho más de lo que recibe del Estado. Y sino hagan cuenta los economistas burócratas y digan cuanto le costaría mantener al Estado todos estos centros, todo este trabajo gratuito. Es vergonzoso que el señor Alvaro Cuesta, secretario de Política Municipal y Libertades Públicas, afirme que «el ejecutivo perdona sistemáticamente a la Iglesia la diferencia entre lo que paga como anticipo y lo que recauda en los presupuestos del Estado». Nuestros abuelos socialistas pagaban por serlo, los de ahora cobran, y encima tienen la poca vergüenza de dar clases de «solidaridad», atacando a la única institución que realmente se juega la vida por asistir y defender a los pobres de toda la tierra.

El PSOE debería pedir perdón por marcharse de vacaciones durante el franquismo mientras muchos obreros cristianos eran encarcelados y perseguidos por oponerse a la dictadura y construir democracia. Debería pedir perdón por su traición a los ideales de la izquierda.