La LEY de la SELVA, Por Guillermo Rovirosa

1954

Guillermo Rovirosa fue un converso, militante cristiano pobre y maestro de espiritualidad encarcelado por el franquismo. Científico investigador que llamó la atención de Albert Einstein. Hombre clave en la promoción de militantes obreros y será el alma que lance la H.O.A.C. (Hermandad Obrera de Acción Católica), que según reconoció Antonio Gutiérrez, ex secretario de CC.OO.,( ahora se cumple su 25 aniversario) no habría sido posible la existencia de esta central sindical sin la acción de los militantes de la H.O.A.C. Fue también primer presidente de la editorial ZYX. Podemos considerarle como el militante obrero español más importante de los últimos cincuenta años. En pleno franquismo escribió estos textos que parecen escritos hoy:
« Ahora estamos tomando conciencia de que la tierra es una inmensa selva, en la que rige ( con diferentes nombres y disfraces) la « Ley de la Selva» como es natural: el más fuerte oprimiendo y esclavizando al más débil. Tanto da que se trate de personas individuales como de colectividades humanas.

Ley de la Selva que nos ha impregnado a todos, ya que todos somos débiles respecto a algunos (y por tanto: oprimidos) y somos fuertes en relación con otros a los que explotamos cuanto podemos»
« El valor fundamental de la humanidad es la persona humana y es positivo cuanto tiende a desarrollar su personalidad, basada en su dignidad y su libertad, en la justicia y en la verdad.

Es negativo todo mito (Estado, raza, prestigio nacional, partido, clan, riqueza, casta, imperio) que para sostenerse necesita víctimas humanas, sacrificándoles a veces la vida física, o su dignidad, o su libertad, o sus posibilidades de perfeccionarse».

« Todos sabemos que en los últimos cuarenta años los países llamados civilizados se han esforzado por establecer leyes («letra») que moderen aspectos de injusticia, y hay que reconocer que se ha logrado bastante. Pero el sistema sigue siendo el mismo… No se trata por consiguiente de corregir lo existente, dejando intacta su raíz, sino de cambiar el sistema»….
«La revolución que el mundo necesita no es posible sin una renovación completa en el orden espiritual.»