La prensa china denuncia que siete mil mujeres han sido obligadas a abortar en Shandong para controlar la natalidad

2427

Al menos 7.000 personas sufrieron operaciones de esterilización o abortos forzosos en el este de China, como parte de la política de control demográfico del país, según denuncia la prensa china independiente.

Análisis Digital – 13/09/2005

Entre marzo y julio de este año, en la pequeña localidad del municipio de Yinan, en la provincia costera oriental de Shandong, una de las más pobladas de China, se han realizado al menos siete mil operaciones de esterilización o abortos forzosos para controlar la natalidad en el país.

El Consejo de Estado chino (Gobierno), consultado por la agencia Efe a este respecto, no quiso hacer comentarios acerca de estas presuntas prácticas, que fueron denunciadas en primer lugar por la revista estadounidense «Time», calificándolas como «una de las más brutales campañas de esterilización de los últimos años».

Los responsables del Gobierno aseguraron que las informaciones eran «exageradas» y distorsiones de la realidad.

Según señala la prensa china independiente, las autoridades hicieron primero una inspección previa de las familias, para más tarde obligar a abortar a las mujeres embarazadas y después esterilizar a aquellas que ya habían tenido los hijos permitidos por ley.

«Me dijeron que era por mi bien, pero han arruinado mi vida», aseguró una mujer de la localidad, que fue sometida a una operación de esterilización.

Los denunciantes también hablan de detenciones y palizas a residentes locales que se opusieron a estas medidas.

En China, las familias urbanas de la mayoría étnica Han (96 por ciento de la población) sólo pueden tener un vástago, y pueden sufrir graves sanciones (multas, pérdida de trabajo, etc) en caso de tener un segundo hijo.

En el campo, donde la tradición china de que los varones hereden y las mujeres se marchen de casa, los padres están autorizados a tener un segundo hijo si el primero es una niña.

Según analistas citados por «South China Morning Post», algunos gobernantes locales se exceden a la hora de aplicar las medidas de planificación familiar, dado que mantener una baja tasa de natalidad en la localidad puede ayudarles a ascender en su carrera política.

Sin embargo, las cifras de población no son exactas en China, dado que en muchos lugares sobre todo del campo los niños que nacen fuera de «cupo» no son registrados, para que las autoridades no multen a los padres.