La TRAICIÓN al PUEBLO SAHARAUI

2403

Cuando el Gobierno español abandonó el Sáhara en 1976 , contrajo la obligación moral de proteger a la población saharaui. Zapatero ha dado un giro de 180 grados para complacer a Marruecos y a Francia..¿Cuales son las contrapartidas que no se han contado para esta traición al pueblo saharaui?



Cuando el Gobierno español abandonó el Sáhara en 1976 , contrajo la obligación moral de proteger a la población saharaui. Todos los Gobiernos desde la etapa de Suárez han defendido el principio de autodeterminación. Zapatero ha dado un giro de 180 grados para complacer a Marruecos y a Francia.Podemos preguntarnos: ¿Por qué el Señor Zapatero no ha nombrado ni una sola vez el derecho de autodeterminación del pueblo Saharaui ? -¿Qué derechos podría tener Marruecos sobre el Sáhara Occidental si lo invadió el año 1975 y lo ocupa todavía hoy en contra de la legalidad internacional? El pueblo saharaui fue traicionado por España, invadido por Marruecos y Mauritania, obligado al exilio, ocupado ilegalmente por Marruecos que viola constantemente los más elementales derechos humanos, y que continúa en ésta situación desde hace casi 29 años esperando que se cumplan las resoluciones de Naciones Unidas

La revista Autogestión en su número de febrero de 1996, recogía el discurso de Felipe González pronunciado 20 años antes (en noviembre de 1976) en su visita al Sahara Occidental:

“Hemos querido estar aquí hoy 14 de noviembre de 1976 para demostrar con nuestra presencia, nuestra repulsa y nuestra reprobación por el acuerdo de Madrid de 1975.
El Pueblo Saharaui va a vencer en su lucha, y va a vencer, no sólo porque tiene la razón sino porque tiene la voluntad de luchar por su libertad.
Quiero que sepáis que la mayor parte del pueblo español, lo más noble, lo más bueno del pueblo español es solidario con vuestra lucha.
Para nosotros no se trata ya de derechos de autodeterminación, sino de acompañaros en vuestra lucha hasta la VICTORIA FINAL.
Como parte del pueblo español, estimo vergüenza que el Gobierno no haya sólo hecho una mala colonización sino una peor descolonización, entregándoos en manos de gobiernos reaccionarios como los de Marruecos y Mauritania.
Pero debéis saber que nuestro pueblo también lucha con ese gobierno que dejó en manos, al pueblo saharaui, de gobiernos reaccionarios.
A medida que nuestro pueblo se acerca a la libertad, será mayor y mas eficaz el apoyo que podamos prestar a vuestra lucha.
El partido esta convencido de que el Frente Polisario el guía recto hacia la Victoria Final del pueblo saharaui y está convencido también que vuestra república independiente y democrática se consolidará sobre vuestro pueblo y podréis volver a vuestros hogares.
Sabemos que vuestra experiencia es la de haber recibido muchas promesas nunca cumplidas. No prometeros algo sino comprometerme con la historia. Nuestro partido estará con vosotros hasta la victoria final”

El 20 de diciembre de 2001 el diario La Razón recogía las tesis mantenidas por ex presidente González y el nuevo secretario general Zapatero en su visita al Reino de Marruecos. Respecto al problema del Sahara se han aliado con las tesis alauitas del Plan Baker, que no aboga por el referéndum para la autodeterminación. En noviembre de 2001 el señor Rodriguez Zapatero se negaba a recibir al Frente Polisario para no enemistarse con Marruecos. Al tiempo que las multinacionales petroleras Total Fina, Elf y un consorcio de empresas norteamericanas están haciendo prospeciones en aguas saharauis e instalando plataformas para la extracción del crudo. Tratan de favorecer la tercera vía que promueve Baker Y Koffi Annan que permita una zona autonómica dependiente de Marruecos incumpliendo la resolución de la ONU y sirviendo a los intereses imperialistas.

Esto es uno de los episodios más crueles de la traición del felipismo, abandonando al pueblo oprimido saharaui en manos de los intereses del imperialismo.

El silencio sobre el caso del Sáhara es una gran canallada. Se ha sabido que en 1975, el entonces secretario de Estado, Henry Kissinger, hombre ligado a la trilateraly al club de Bilderberg forzó la retirada del territorio del Sahara ” en condiciones y bajo formas penosas” y el acuerdo de Madrid para su entrega a Marruecos fue negociado junto al subdirector de la CIA, Vernon Walters (Washintong Post, 3/4/1983). Ya en los años 60 las multinacionales dedicadas a la explotación minera habían puesto sus ojos en el Sáhara occidental, país rico en importantes yacimientos de petroleo, uranio, vanadio, zinc, magnetita, oro, plomo… y los más importantes del mundo en fosfatos. El imperialismo había planificado muchos atrás su entrada en el Sáhara español, Felipe González y el Juan Carlos olvidarían sus promesas al pueblo saharaui entregándolos al gobierno marroquí sin antes concederles el derecho de autodeterminación. El 2 de abril de 1983 Felipe González recibía la primera condecoración de su carrera de manos de Hassán II de Marruecos. (Diario 16, 3/4/1983).

Según cuenta recientemente el diario ABC( 29/04/2004), el embajador de Marruecos ante la ONU, Mohamed Benouna, se mostró exultante ante la llegada del gobierno socialista al poder y el giro en la política española hacia su antigua colonia. Benouna resaltó el énfasis que hizo Zapatero en Casablanca en “iniciar un diálogo intenso para llegar a un acuerdo entre las partes”.

Para el diario de Vocento “el acercamiento a Francia y a Marruecos, uno de los ejes de la política del Gobierno socialista, empezó a cobrar cuerpo no sólo con la visita que Zapatero hizo al vecino del sur, en la que no mencionó el Plan Baker y pidió que ´no haya posturas absolutamente irrenunciables´, sino en el Consejo de Seguridad de la ONU”.

Según el ABC, la postura mantenida por España fue una rotunda sorpresa para algún embajador árabe y para los representantes del Polisario. Los representantes españoles no hicieron mención al plan elaborado por el ex secretario de Estado James Baker.

Ahmed Bujari, representante del Polisario ante la ONU, no ocultaba su desazón ante lo que calificó de “giro anunciado públicamente por los nuevos gobernantes españoles. Ya ni siquiera se refieren al Plan Baker y lo sustituyen por un llamamiento que es la cuadratura del círculo: un gran acuerdo entre las partes”.

Y en estos meses se confirma el viraje de la política exterior española sobre el Sáhara, pasando a estar alineada con los intereses de Marruecos. Zapatero sugirió que el Plan Baker está muerto, porque hay partes -en referencia a Marruecos- que no lo aceptan y considera que no es necesaria ya la consulta sobre la autodeterminación. Moratinos ha defendido que la celebración de un referéndum era inoportuna porque podría constituir una provocación para el Ejército marroquí. Y abogaba por un “afrancesamiento” de nuestra política en el norte de África (EL MUNDO , 15 de julio de 2004)