LETRAS de ESPLENDIDAS CANCIONES del CANTAUTOR ARGENTINO VICTOR HEREDIA

4735

Su actividad artística ha estado siempre ligada a la reivindicación social y a los movimientos de liberación. Sufrió censura y persecución por parte de la dictadura militar argentina. Te ofremos las letras de las siguientes canciones: Sobreviviendo, Todavía cantamos, Nos vamos poniendo viejos, Razón de vivir , Tu vientre es una luna, Informe de la situación, Puertas abiertas, Puertas cerradas , Ahora, coraje!, La palabra paz, Tiernamente amigos, Sin familia, Toma tu libertad (anímate), Todos tenemos la misma idea, Tengo los pies de viento



VICTOR HEREDIA

Cantante y creador popular, nació en Buenos Aires, en 1947 y vivió durante su adolescencia en el campo.

A lo largo de su trayectoria musical, ha creado numerosas canciones de gran repercusión, actuó en escenarios de los más variados rincones del país, también acompañado por reconocidos músicos del campo popular, estuvo presente en los principales festivales de música de Latinoamérica. Su actividad artística ha estado siempre ligada a la reivindicación social y a los movimientos de liberación. Sufrió censura y persecución por parte de la dictadura militar argentina, y luego de la vuelta a la democracia, sus presentaciones han tenido cada vez más como ámbito escenarios multitudinarios.

Sus canciones, muchas de las cuales se han convertido en himnos coreados en encuentros políticos, deportivos y sociales, reflejan una visión que revisa la versión oficial de la historia americana y que denuncia la injusticia social en todas sus manifestaciones.

SOBREVIVIENDO
Víctor Heredia

Me preguntaron cómo vivía, me preguntaron;
sobreviviendo, dije, sobreviviendo,
tengo un poema escrito más de mil veces,
en él repito siempre que mientras alguien
proponga muerte sobre esta tierra
y se fabriquen armas para la guerra
yo pisaré estos campos sobreviviendo,
todos frente al peligro, sobreviviendo,
tristes y errantes hombres sobreviviendo,
sobreviviendo…sobreviviendo…
Hace tiempo no río como hace tiempo
y eso que yo reía como un jilguero,
tengo cierta memoria que me lastima
y no puedo olvidarme lo de Hiroshima.
Cuánta tragedia sobre esta tierra,
hoy que quiero reírme apenas si puedo,
ya no tengo la risa como un jilguero,
ni la paz de los pinos del mes de enero;
ando por este mundo sobreviviendo,
sobreviviendo…sobreviviendo
Ya no quiero ser sólo un sobreviviente,
quiero elegir el día para mi muerte.
Tengo la carne joven, roja la sangre,
la dentadura buena y mi esperma urgente,
quiero la vida de mi simiente.
No quiero ver un día manifestando
por la paz en el mundo a los animales,
cómo me reiría ese loco día,
ellos manifestándose por la vida
y nosotros apenas sobreviviendo…
sobreviviendo…sobreviviendo…

«Solo quiero la vida», 1984

TODAVÍA CANTAMOS
Víctor Heredia

Todavía cantamos, todavía pedimos,
todavía soñamos, todavía esperamos,
a pesar de los golpes
que asestó en nuestras vidas
el ingenio del odio,
desterrando al olvido
a nuestros seres queridos.
Todavía cantamos, todavía pedimos,
todavía soñamos, todavía esperamos;
que nos digan adónde
han escondido las flores
que aromaron las calles,
persiguiendo un destino
¿Dónde, dónde se han ido?
Todavía cantamos, todavía pedimos,
todavía soñamos, todavía esperamos;
que nos den la esperanza
de saber que es posible
que el jardín se ilumine
con las risas y el canto
de los que amamos tanto.
Todavía cantamos, todavía pedimos,
todavía soñamos, todavía esperamos;
por un día distinto,
sin apremios ni ayuno,
sin temor y sin llanto,
porque vuelvan al nido
nuestros seres queridos.
Todavía cantamos, todavía pedimos,
Todavía soñamos, todavía esperamos…

«Aquellos soldaditos de plomo», 1983

NOS VAMOS PONIENDO VIEJOS
Victor Heredia

Nos vamos poniendo viejos,
no hay remedio a esta verdad.
Cada vez nos cuesta menos
aceptar la soledad.
Nos vamos poniendo viejos
sin saber cómo es volar.
Sin probar un poco de libertad
sin saber cómo es la felicidad.
Nos vamos poniendo viejos
sin vivir en realidad.
Nos vamos poniendo viejos
y esto no es envejecer,
si yo nunca fui un retoño
no se bien lo que es crecer.
Nos vamos poniendo viejos
desde antes de nacer.
Sin probar un poco de libertad,
sin saber cómo es la felicidad.
Nos vamos poniendo viejos
sin vivir en realidad.
Nos vamos poniendo viejos
mi querido corazón,
cada día trae consigo
una nueva decepción.
Nos vamos poniendo viejos
sin vivir en realidad.

RAZÓN DE VIVIR
Victor Heredia

Para decidir si sigo poniendo
este sangre en tierra
este corazón que bate su parche,
sol y tinieblas.
Para continuar caminando al sol por
estos desiertos.
Para recalcar que estoy vivo
en medio de tantos muertos;
para decidir,
para continuar,
para recalcar y considerar,
sólo me hace falta que estés aquí
con tus ojos claros.
¡Ay! Fogata de amor y guía,
razón de vivir mi vida.
Para aligerar este duro peso
de nuestros días,
esta soledad que llevamos todos,
islas perdidas.
Para descartar esta sensación
de perderlo todo,
para analizar por donde seguir
y elegir el modo;
para aligerar,
para descartar,
para analizar y considerar,
sólo me hace falta que estés aquí
con tus ojos claros.
¡Ay! Fogata de amor y guía,
razón de vivir mi vida.
Para combinar lo bello y la luz
sin perder distancia,
para estar con vos sin perder el ángel
de la nostalgia.
Para descubrir que la vida va
sin pedirnos nada;
y considerar que todo es hermoso
y no cuesta nada;
para combinar,
para estar con vos,
para descubrir y considerar,
sólo me hace falta que estés aquí
con tus ojos claros.
¡Ay! Fogata de amor y guía,
razón de vivir mi vida.

TU VIENTRE ES UNA LUNA
Victor Heredia

Qué dulce estás ahora con la luz detrás;
tu vientre es una luna que me eclipsa el sol,
remanso que palpita con sonido a mar;
me siento poderoso, todo un hombre hoy.
Tus pechos embriagándose despiertan ya
al néctar de la vida dulce claridad.
Tú y yo aprendiendo a vivir.
Tú y yo comenzando a crecer.
Tú y yo la esperanza en la mañana
y mañana en el hijo,
todo un cielo de amor.
Tú y yo aprendiendo a vivir.
Tú y yo aprendiendo a crecer.
Yo sé que estás pensando en tu maternidad,
tan hembra y orgullosa que eres más mujer;
qué hermoso este misterio que hoy revive en ti;
los siglos de la Tierra caen sobre mí.

INFORME DE LA SITUACIÓN
Victor Heredia

Paso a detallar a continuación
el suscinto informe que usted demandó;
duele a mi persona tener que expresar
que aquí no ha quedado casi nada en pie.
Mas no desespere, le quiero aclarar
que –aunque el daño es grave -. Bien pudiera ser
que podamos salvar
todo el trigo joven
si actuamos con fe
y celeridad.
Parece ser que el temporal
trajo también la calamidad
de cierto tipo de langosta,
que come en grande y a nuestra costa
y de punta a punta del país
se han deglutido todo el maíz.
A los manzanos se los ve
cayendo antes de florecer,
se agusanaron los tomates,
y a las verduras, por más que trate,
ya no hay manera de hacerles bien…
ya no sé qué hacer
ni tengo con quién.
La gente duda en empezar
la tarea dura de cosechar,
lo poco que queda se va a perder
si, como le dije, no ponemos fe
y celeridad.
Y entre los males y los desmanes
hay cierta gente que – ya se sabe -,
saca provecho de la ocasión;
comprando a uno lo que vale dos
y haciendo abuso de autoridad
se llevan hasta la integridad.
Suscribo nombre y apellido
y ruego a usted tome partido
para intentar una solución,
que bien podría ser la unión
de los que aún estamos vivos
para torcer nuestro destino…
Saluda a Ud. un servidor.

PUERTAS ABIERTAS, PUERTAS CERRADAS
Victor Heredia

El mundo está repleto
de picaportes quietos,
pon atención y mira
cuántas puertas hay cerradas
alrededor.
Puertas que son gigantes
para los habitantes,
puertas que son secretas
tan escuetas como el no del que dice no.
Hay puertas que se cierran,
hay puertas que se sueldan
desde arriba y desde abajo
desde adentro y desde afuera,
son de hierro o de madera
como tú prefieras.
Pero está en tu mano la ganzúa
que liquide esta locura
de sentirse prisioneros
en un mundo donde el miedo
deja que crezcan las puertas
como coles en la huerta
torpes y ciegas…
Abre tus puertas ahora,
si quieres se abre sola.
Grita ¡Sésamo! y despierta
y ayúdanos con la nuestra
que la vida está de fiesta
cuando tú quieras la puerta abierta.
¡De par en par!
¡De par en par!
¡De par en par!

AHORA, CORAJE!
Victor Heredia

Con qué criterio escribo nuestro dolor
si no se trata sólo de una canción.
Con qué excusa te digo que tengas fe
si yo mismo padezco la misma sed.
Año tras año vemos como se van
por la letrina del colonizador
la libertad y el sueño del soñador.
Coraje! Coraje! La unión hace la fuerza
y un corazón americano crece a la luz del sol.
Qué flota de gigantes barcos de azul
habrá que conseguir para despistar
la furia del terrible desdichado,
para que no desdiche esta libertad.
Quizás en tu portafolios quieras guardar
durante algunos días esta ilusión
que lleva la consigna del amador.
Coraje! Coraje! La unión hace la fuerza
y un corazón americano crece a la luz del sol.
Abre todas las puertas de par en par
para que el viento lleve adentro de tu hogar
el polen bullicioso de nuestra flor,
para que crezcan miles, más de un millón.
Camina sobre el hambre, fuerza y valor,
que la consigna crezca como el amor
y canta con nosotros nuestra canción.
Coraje! Coraje! La unión hace la fuerza
y un corazón americano crece a la luz del sol.


Victor Heredia

Cuántas veces de mañana
salgo a caminar al campo
y el silbido del arriero
te nombra.
Que haya paz en la Tierra
reza una vieja oración
y yo me pregunto y pregunto
pero no me dan razón.
Es por eso viejo amigo
que un solo favor te pido
alza tu sangre esta noche
ven conmigo, ven conmigo.
Y ayuda a encontrar respuesta
a la paz que se ha perdido
a la paz que se ha perdido
en el mundo de los hombres
como un niño sin saber.
Y cada madre que pase
con un hijo en las entrañas,
sabrá que la paz del mundo
es un viento que acaricia
y que crece en el amor.
Ven conmigo, ven conmigo.
Y por cada hombre que nazca
cada soldado que vuelva
la sonrisa de una novia
la alegría de una madre
en tu pecho cantará.
Ven conmigo, ven conmigo, ven conmigo.

TIERNAMENTE AMIGOS
Victor Heredia

Eramos como quien dice tiernamente amigos
Dos pequeños vagabundos a lomo de río,
En nuestro pequeño bote de madera
Ibamos pariendo luz de primavera
A los trece un niño no miente cariño,
Y les puedo asegurar que no tuve nunca más un amigo igual.
Nos juramos de por vida ser amigos fieles,
Entre novias y poemas, risas y burdeles.
Nunca separarnos, libertad o muerte.
Siempre defendernos, sueño adolescente.
A los diecisiete vida es utopía
Y les puedo asegurar que no tuve nunca más un amigo igual
Desandamos tantas veces el camino andado,
El perdió su fe y a veces nos telefoneamos.
Ya no tiene gracia nuestra verborrágia
Yo sigo montando sobre el mismo río
El vendió sus sueños y acortó caminos.
Mas les puedo asegurar que no tuve nunca más un amigo igual
El perdió lo suyo y yo también perdí lo mío
Algo nos cambió el perfume tierno del estío
Entre bambalinas yo juego a estar vivo
El cepilla un perro todos los domingos
Ya no creo que recuerde nuestro río
Más les puedo asegurar que no tuve nunca más,
un amigo igual Aún recuerdo su sonrisa y siento que el destino
Es como algunas botellas donde duerme el vino
Unas se conservan y otras se avinagran,
Y aunque el tiempo mate ciertas bellas almas
Siempre guardo lo que fuera suyo y mío,
Y les puedo asegurar que no tuve nunca más un amigo igual

TODOS TENEMOS LA MISMA IDEA
Victor Heredia

Todos tenemos la misma idea,
todos necesitamos PAZ
muy dentro nuestro,
la luz espera alas para volar…
vamos ahora amigo, amiga,
no desesperes más,
todo el fuego arde en el mar
de tu conciencia, esa es la ciencia
que nos hará llegar.
Escribe entonces alto en el cielo
VIVA LA LIBERTAD.
Que estamos juntos
en esta vida
sólo para vivir y amar.
Vamos ahora amigo, amiga,
no desesperes más.
Todo el fuego arde en el mar
de tu conciencia, esa es la ciencia
que nos hará llegar.
Escribe entonces alto en el cielo
VIVA LA LIBERTAD.

SIN FAMILIA
Victor Heredia

Lo pueden ver dormir
detrás de la estación
sus diez veranos tiemblan
cuando el frío escarcha
amor y compasión.
Recuerda con amor
un viejo prendedor,
con piedras de colores
y en el fondo del recuerdo
una canción.
Creo que toda su infancia
fue un barco sin sol
que cada momento que sobrevivió
fue aferrado a ese amor maternal…
si le preguntan en dónde nació
dónde sus padres le dieron amor,
la nostalgia de la humanidad
en sus ojos se despertará.
De niño supe amar
el álbum familiar,
mi padre sonreía en una playa
con su caña de pescar…
le puedo prestar diez,
le puedo prestar cien,
pero ninguna foto de las mías
se parece a su niñez,
pero ninguna foto de la mías se parece
levemente a su niñez.
Los veo pidiendo limosna en cualquier parte del mundo, durmiendo en las calles y las estaciones de trenes. Son los niños de una sociedad que se olvida de sí misma, quitándoles la posibilidad de tener una familia y el afecto y apoyo que necesitan. Me lastima esa soledad a la que los hemos condenado

TOMA TU LIBERTAD (ANÍMATE)
Victor Heredia

Si escuchas dentro tuyo
una pequeña voz llamar,
atiende lo que dice
que es tu voz la que hablará.
Habrá nacido entonces tu conciencia
y llorarás.
Anímate, anímate.
Si escuchas en el viento
muchas voces y un cantar,
atiende lo que dice
que es el mundo el que hablará.
Si estás de acuerdo canta
y en tu voz el viento irá.
Anímate, anímate.
Si escuchas en tu pueblo
una canción de libertad,
atiende lo que dice
que es tu pueblo el que hablará.
La libertad es todo lo que un hombre tiene y ya,
anímate, anímate.

TENGO LOS PIES DE VIENTO
Victor Heredia

Tengo los pies de viento
y el corazón de cielo,
para andar los caminos
por donde va mi pueblo.
Mil cosas me detienen
pero otras mil me empujan
y elevo mi guitarra
llena de primaveras
para cantar con ella
las coplas de mi gente.
Cómo explicarte a ti
Antonia Jesús Heredia
cómo explicarte a ti
a ti madre querida
si eres pura simpleza,
simple como mi pueblo
sangre de mi semilla.
Que tengo pies de viento
y corazón de cielo,
para andar los caminos
por donde va mi pueblo.
Cómo explicarte a ti
mi padre querido amigo,
cómo explicarte a ti
lo que siento y escucho,
cómo explicarte a ti
si eres lo que yo canto,
lo que me duele y grito
sangre de mi semilla.
Que tengo pies de viento
y corazón de cielo,
para andar los caminos
por donde va mi pueblo.
Cómo explicarte a ti
mi dulce compañera,
cómo explicarte a ti
si tú ya me conoces
cómo explicarte a ti
si eres la luz del día
donde ilumino el canto
sangre de mi semilla.
Que tengo pies de viento
y corazón de cielo
para andar los caminos
por donde va mi pueblo
por donde va mi pueblo
mi pueblo, mi pueblo, mi pueblo…