Libia, otro gendarme para Europa

1220

Los alrededor de 300 kilómetros de Mediterráneo que separan Libia de Lampedusa y Malta son una de las fronteras más monitorizadas del mundo. Lo que ocurre de puertas para adentro, sin embargo, se queda en casa. La tecnología militar Europea para vigilar a los empobrecidos.

Hasta octubre de 2013, de las 32.000 personas que han intentado llegar a Europa, más de 700 han perdido la vida, según el recuento oficial del Frontex, la agencia europea que colabora con el Gobierno libio en cerrar las fronteras Europeas a través de EUBAM, una misión de entrenamiento de guardias fronterizos.

Hacinados en el «Centro de Internamiento»

Más de 179 inmigrantes que se apelotonan contra las paredes del centro de detención temporal de Abu Salim, un suburbio de Trípoli, no han pegado ojo por culpa de los litros de lluvia que se cuelan por el tejado.

De Gambia a Europa

“Necesitamos volver a nuestra tierra”, finiquita Labil, de 19 años. El joven lucha contra el frío en manga corta y con un solo guante mientras su compatriota Jiby John, de 22 años, se desvive por un cigarro con el que olvidarse del hambre. En todo el día ha comido una barra de pan con un quesito: “Todos estamos de acuerdo: si nos llevan de vuelta a Gambia no vamos a volver aquí, ni siquiera a Italia”.

Abu Salim no es un centro de alojamiento, denominación oficial de los locales en los que se apiñan los inmigrantes arrestados en el mar o en redadas en las rotondas de Trípoli, donde se congregan cada mañana esperando un patrón. “No está preparado para que pasen ni una noche”, denuncia el propio Alí Milya, responsable de la brigada de extranjería de la Policía libia que gestiona el lugar. Abu Salim apenas sirve para agrupar la miseria de docenas de africanos antes de derivarlos a otros antros desde donde deportarlos (en el mejor de los casos) o, simplemente, acumularlos.

Con poco más de seis millones de habitantes, empleados en su mayoría en los servicios y la industria petrolífera, Libia ha sido tradicionalmente un país receptor de extranjeros. Unas 1.500 personas atraviesan cada día por algún punto de los 4.300 kilómetros de frontera, en su mayoría abierta en mitad del desierto, según el Consejo Danés de los Refugiados (DRC).

Hasta la primavera árabe, en 2011, los datos bailaban entre 1,5 y 2,5 millones de personas cuya situación jamás se preocupó de regularizar el régimen de Muamar el Gadafi.

Fuente: Diario El País