LOS OTROS PIRATAS DE SOMALIA

1600

Estamos asistiendo estos días a un amplio despliegue en los medios acerca de los temibles piratas somalíes: ‘la desbocada piratería en el Cuerno de África es una amenaza a la seguridad internacional… las aguas más peligrosas del mundo…

Estamos asistiendo estos días a un amplio despliegue en los medios acerca de los temibles piratas somalíes: “la desbocada piratería en el Cuerno de África es una amenaza a la seguridad internacional… las aguas más peligrosas del mundo… la protección con ciertas garantías de la interminable costa somalí exigiría una entera flota de guerra convencional… el problema sigue siendo Somalia, un violento país sin ley…”; veamos unos momentos…

Somalia es un país en guerra desde hace años. Una guerra entre los gigantes norteamericano, europeo y chino por quedarse con el control del importante y estratégico cruce de comunicaciones que es el Cuerno de África, y sus riquezas (petróleo, gas, uranio, hierro, bauxita, estaño). Una guerra en la que, a pesar del embargo,  muchos siguen ganando millones vendiendo las armas que los africanos usan para matarse entre sí. Somalia es un país invadido por las fuerzas etíopes bajo el mando norteamericano desde hace dos años, con el silencio canalla internacional, y los muertos a tiros son diarios. Los refugiados somalíes han sido bombardeados por aviones de USA por lo menos en cuatro ocasiones, han sido expulsados de Kenia, han sido masacrados…. Los niños soldados somalíes y etíopes militan en las filas de todas las facciones en juego. Los demás juegan a matarse: “yo soy un combatiente islámico, tú un militar del gobierno y tú un soldado etíope”. Y de todo esto silencio. Y es que esto no son cosas de piratas… Las costas somalíes llevan años siendo esquilmadas por pesqueros europeos, empobreciéndolos y condenándolos al hambre. Pero tampoco nos dicen nada de esto. En Somalia, los precios de los cereales han subido en el último año entre el 110 y el 375%; en Somalia, los jóvenes salieron a la calle en manifestaciones gritando “Tengo hambre y ni siquiera puedo comprar comida”.

Estos muchachos somalíes, cuya esperanza de vida es la mitad que aquí, hartos de no comer, hartos de morir y ver morir a los suyos han visto en la vida pirata una salida a su hambre. Pero no nos confundamos, “Lo que nos forzó a ser piratas fue que las flotas extranjeras nos robaron la pesca. Ahora nos lo cobramos con los rescates. El hambre nos hizo piratas. Y sabemos perder y ganar”. Jugarse la vida, eso es lo que hacen todos los días, sean piratas o no. No tienen nada que perder…

Ellos ponen la mano de obra, el riesgo, los cuerpos, las vidas, pero es una red compleja de abogados y funcionarios cómplices, fundamentalmente ingleses, la que gestiona los rescates, y la que se queda con la mayor parte del botín, son los viejos piratas ingleses… La elección del Reino Unido no es casual: entre los piratas hay mercenarios británicos.

“El mundo no puede aceptar estos actos de piratería”, dijo Sarkozy en septiembre. Y es que mientras se trató simplemente de algunos atuneros congeladores, pareció que la mejor respuesta de la comunidad internacional ante los apresamientos era, sencillamente, la de recomendar a las empresas pesqueras que se fuesen a faenar a otras aguas. El problema ha llegado cuando se han atrevido con el vital sector energético: no nos toques el petróleo.

Fue entonces cuando el lobby de los armadores se puso manos a la obra. Solicitaron a la UE un servicio de “acompañamiento” contra la piratería a lo largo de Somalia. Más de 20 armadores, cada uno de ellos poseedor de numerosos barcos, están en contacto permanente con el mando militar europeo; son los responsables del 70% del transporte de hidrocarburos del mundo. No olvidemos que por aquí circula el 30% del petróleo consumido en Europa.

Y la maquinaria empezó a funcionar.

La ONU:

  • En junio, emite la resolución 1.816: autoriza a los barcos extranjeros a perseguir piratas en aguas somalíes, lo que es una excepción al derecho marítimo internacional; les autoriza al uso de la fuerza contra los piratas en aguas somalíes; incluye la persecución en caliente y el abordaje.
  • En octubre, la resolución 1.838: insta a los países con barcos o aviones en la zona a utilizar los “medios necesarios para reprimir los actos de piratería”; incluye el derecho de enjuiciar a los piratas presos en los tribunales del estado que los captura.

Y la UE aprueba la creación de una fuerza militar en el Índico, coordinada con las fuerzas de la OTAN en la zona y con el aval de la ONU. La operación se llama Atalanta, la ninfa del equilibrio, y la fuerza naval, Eunavfor. Supone “un bello símbolo de los avances en la Europa de la Defensa y su llegada a la edad adulta”, según Hervé Morin, ministro de defensa francés. España ya tiene en la zona un avión de reconocimiento y 90 hombres y tiene pendiente el envío de dos fragatas.

En todo esto está claro quien pierde y quien gana: los armadores seguirán protegiendo sus botines de guerra, las compañías de seguros han aumentado sus pólizas diez veces, Europa logra mantener una armada en la geoestratégica zona del Cuerno de África con el aval de la ONU para hacer lo que le dé la gana con total impunidad, los gabinetes ingleses se embolsan cantidades ingentes de dinero, …. y mientras tanto, los piratas somalíes, los empobrecidos y legítimos dueños de los bancos de pesca, del petróleo, seguirán jugándose la vida, una vez más….

Y nosotros, que con el depósito del coche lleno y con los supermercados también bien llenos de sabrosas conservas de pescado, nos creemos todo lo que los que manejan los medios quieren que nos creamos, que los auténticos piratas tienen la piel de color negro.