Los sueldos del IBEX de arriba abajo

2289

La retribución de Isla el año pasado superó los 12 millones de euros, un 53% más que en el ejercicio anterior y 558 veces superior al gasto medio por trabajador de su corporación. Bien es cierto que incluye 5,5 millones de variable devengada durante los últimos tres años pero cobrada en 2015

Es sólo un ejemplo de la brecha que existe entre los sueldos de los máximos ejecutivos y los salarios de los trabajadores (en el cuadro se ha calculado sobre el gasto de personal medio por empleado, que incluye además del salario, las cotizaciones sociales a cargo de la empresa, las aportaciones a planes de pensiones y las indemnizaciones por despido si las hubiera).

En la mitad de las cotizadas del Ibex, el presidente o consejero delegado cobran entre 50 y 500 veces más que la media de sus empleados (de países enriquecidos).

Después de Inditex, la diferencia mayor se produce en FCC con el que fue su consejero delegado, Juan Béjar, aunque la comparativa también está pervertida porque incorpora la indemnización de 8,3 millones por su cese. Ferrovial, DIA, Santander, BBVA, Iberdrola, IAG, Telefónica y ACS son las siguientes firmas con mayor distancia entre lo que pagan de media a su plantilla y lo que perciben sus altos directivos, más de 100 veces superior. Tras Isla y Béjar, las remuneraciones absolutas más elevadas corresponden a Willie Wals (9,7 millones de euros) Ignacio Galán (9,5 millones), César Alierta (8,6 millones), Iñigo Meirás (8,8 millones) y Ana Botín (7,5 millones).

Las empresas con la desigualdad más contenida son las semipúblicas (Bankia, Aena y Red Eléctrica), donde los ejecutivos perciben como mucho nueve veces más que un empleado medio. A la moderación se suman Bankinter y Técnicas Reunidas, en las que esa distancia retributiva es inferior a 20 veces.

El cálculo con medias es bastante injusto. Y aquí no aparecen los trabajadores esclavos que trabajan en los países empobrecidos, y directa o indirectamente entregan su vida para estas grandes corporaciones. Recordemos que en Bangladesh, trabajadores de fábricas textiles rondan los 30 euros de salario al mes. Empleados sin ninguna condición de seguridad, ni protección como se vió en Rana Plaza.

 

Autor: solidaridad.net