Militante socialista y ex Fiscal General del Estado contra la ley de Eutanasia

892

El gobierno hace oidos sordos al Comité de Bioética y a la sociedad en general, que no demandaba una ley contra la vida, no demandaba la Eutanasia. Más bien lo contrario, cuando llevamos miles de muertos por la Covid-19 -no reconocidos muchos de ellos-, cuando se producen al año miles de abortos en España, cuando se necesitan políticas que promuevan un trabajo y una vivienda digna; fomentar la eutanasia es empujar a los más débiles al precipicio. Son medidas que hacen juego con el neocapitalismo y que promueve una supuesta izquierda.

Hemos de significar que la derecha tampoco ha hecho nada todos estos años para hacer frente a esta deriva contra la vida en España.

Algunas voces emergen desde asociaciones, una de estas voces es la de Eligio Hernández, que por su significación política, aquí extractamos. Publicado en esdiario.com , Eligio Hernández, destacado socialista y ex Fiscal General del Estado, escribió un artículo de opinión en el que se opone a la nueva ley y recuerda que no hay nada más progresista que defender la vida. En el artículo afirma pertenecer a la plataforma CUIDANDO donde se manifiestan en contra de la Ley.

Eligio Hernández expresa que «esta Plataforma tiene por finalidad la defensa del derecho a la vida proclamado en el artículo 15 de la Constitución, el derecho fundamental por antonomasia, sin cuya protección ineludible todos los demás derechos fundamentales carecen de contenido»

Afirma también que entiende que no hay valor más progresista que la protección de la vida, que, «para un creyente cristiano militante, que se considera cristiano antes que socialista, no puede ser sacrificada ni por la propia voluntad humana por muy libre que se manifieste»

En el manifiesto de la plataforma se afirma que:

«Se ha venido promoviendo deliberadamente un falso debate social en los últimos tiempos en campañas presentando casos límites muy mediáticos ante la opinión pública para justificar la ley de Eutanasia, olvidando el elevado número de paciente, unos 80.000 que mueren por falta de Unidades de Cuidados Paliativos»

Se han utilizado igualmente términos equívocos como “derecho a una muerte digna”, presentando a los defensores de la vida humana, entre los que se encuentran la inmensa mayoría de la población y de médicos españoles, como “sectarios”, “retrógrados” e “intransigentes”, cuando no hay nada más retrógrado que acabar con la vida de los más vulnerables de la sociedad.

Todas estas iniciativas no hacen más que reconocer, con evidentes contradicciones internas, la barbaridad y la deriva contra la vida que se introduce en las sociedades, en la que partidos de un signo y otro presentan su pleitesía al materialismo más abyecto. El imperialismo pone su proa contra la vida, y la política contra el Bien Común y la solidaridad, eleva el ancla para que nada sea obstáculo.

Defender la vida, de forma integral, es hoy auténticamente revolucionario.

Leer también

Eutanasia: Genocidio plafinicado