Muertes de migrantes en Melilla y en Texas: No son las mafias, es la falta de voluntad política

634

Asistimos con gran dolor a la muerte de los migrantes empobrecidos, al otro lado de la valla de Melilla; y ahora en un camión en Texas, encerrados peor que el ganado, han fallecido por el calor y la asfixia, más de 46 personas. En el camión han estado a 40º y sin agua. Un auténtico horror.

En España, el discurso del D. Pedro Sánchez ha derivado en echar la culpa a las mafias, ¿no nos recuerda a otros partidos de la ultra…?. El señor Sánchez no ha tenido ninguna referencia a su responsabilidad como gobernante, tampoco ha habido mención alguna a sus negociaciones con Marruecos… Marruecos ejerce una vez más como guardián del norte de África, como sucede con Turquía respecto a Siria e Irak… La represión brutal de las fuerzas marroquís ha provocado las muertes de los inmigrantes, muchos de ellos sudaneses, que han vivido una guerra casi permanente en su país. Las mafias, no cuentan, si hay voluntad política de solucionar los problemas.

Los muertos sepultados en las zanjas comunes al otro lado de la valla, reservadas a los descartados de la tierra, gritan desde el silencio ¡Justicia!

Los muertos sepultados en las zanjas comunes al otro lado de la valla, reservadas a los descartados de la tierra, gritan desde el silencio ¡Justicia!

Atrás quedan las denuncias de las concertinas, así como la campaña mediática del buque Aquarius, un postureo político de primera magnitud.

Cuando el silencio es cómplice

La ministra de igualdad hizo mutis por el foro, en la rueda de prensa del Consejo de Ministros, no podía hablar de la cuestión. Los empobrecidos no cuentan. La «solidaria» Ley Trans. que presentó en esta rueda de prensa, está por encima de la dignidad de las personas. Es más importante mantener el poder y las cuantiosas partidas de su ministerio que la dignidad de ser un político sirva a la sociedad, a los más débiles. Claro, este no es el caso.

¿A quién le interesa la lucha por la justicia?. Muchas de las organizaciones que en otras ocasiones movían las calles y agitaban los ambientes se han quedado en casa, como mucho han realizado un comunicado que no altere el equilibrio de un gobierno que juega a mantener el poder por encima de todo.

Tampoco el demócrata Joe Biden, que ahora visita Madrid con motivo de la cumbre de la OTAN, tiene voluntad política de solucionar lo que sucede en Centroamérica. No hay voluntad de colaborar en la solución del abismo Norte-Sur. Los empobrecidos y sus derechos no son objeto de nuestro interés.

En las zonas donde la humanidad mantiene la gran diferencia de renta per cápita (15-20 a 1), donde se ve claramente la fosa vital entre hambre y opulencia, entre guerra o violencia y paz, se seguirá produciendo esta situación. Pero no hay voluntad política de evitarlo. Seguiremos promocionando leyes contra la vida, en vez de luchar por la Justicia Norte-Sur, en lugar de defender a los débiles. Todo a juego con el neocapitalismo imperante.

Así nos va.

Luis Antúnez