El neuromarketing es el estudio de los efectos que produce la publicidad en el cerebro, y en qué medida ésta afecta la conducta de los posibles clientes. El principal instrumento que se utiliza en esta disciplina son las Imágenes por Resonancia Magnética funcional (fMRI, por sus siglas en inglés). Gracias a estas imágenes los científicos pueden analizar la compra o no de un producto determinado ya que no es racional, sino que deriva de fuerzas inconscientes. Esta afirmación explica las compras por impulso.

“No existe ninguna actividad religiosa, política o moral en la que se nos prepare de forma tan completa y tan costosa como para consumir” (J.Kennet Galbraith).