Niños nigerianos, ‘cobayas’

1098

En 1996, la farmacéutica Pfizer suministró en Nigeria un nuevo medicamento, un antibiótico llamado Trovan, a 200 niños. Once de ellos murieron y el resto aún padece las terribles secuelas del experimento

La empresa ha sido denunciada pero ha insistido en su inocencia. Pfizer no se hace responsable y asegura haber actuado bajo el amparo de la Organización Mundial de la Salud que le pidió ayuda para frenar la epidemia de meningitis que había en Nigeria. Para entonces ya había probado- dice- el medicamento en 5.000 pacientes. Cuando se trata de la vida de los pobres, nadie se hace responsable.


 


A este cambio debemos contribuir todos.