No al ERE de Teka-Santander. No a la explotación de los trabajadores turcos

2685

El mayor éxito del capital ha sido contar con una debilidad cada vez mayor de los trabajadores. Hoy tenemos un sindicalismo dependiente de las subvenciones, de los presupuestos del Estado, servil a quien le paga.

200 empresas trasnacionales (ETNs) gobiernan el mundo. Un imperio jamás conocido en la historia de la humanidad.  Su poder es tan grande que pueden hundir la economía de un país. Más de 2/3 del comercio mundial se conducen a través de una o más transnacionales. El motor que las mueve es el lucro. Las ETNs planifican su estrategia de producción y venta, a corto y largo plazo, para obtener el máximo beneficio con el mínimo de inversiones. El movimiento de capital, cada vez más libre y la mano de obra más esclavizada, permite a las corporaciones transferir la producción  donde los costes sean más bajos. Muchas veces la producción se subcontrata a unidades de producción aún más pequeñas.

En España hemos padecido el cierre de fábricas a manos de multinacionales, siempre con esta finalidad de mayor lucro (aunque en muchos casos mientan y justifiquen la decisión  con falsas cuentas que arrojan pérdidas). Ha sido el caso de SAMSUNG, ALCATEL, VALEO, ALTADIS, COGESA, BAYER, UNITED BISCUIT, LUCENT, ERICSSON, PHILIPS, ELECTROLUX,  LEAR, FONTANEDA, VOLKSWAGEN, SITEL(ONO)… En Cantabria asistimos a EREs realizados en empresas como TEKA, CANTUR, o la fábrica de Maliaño del grupo B3 CABLE SOLUTIONS.  Esto ha dejado en España a miles de trabajadores en el paro, y ha generado en los países en donde las empresas trasladan la producción explotación y esclavitud, incluso de niños. Todo un negocio. Las empresas del IBEX 35 obtienen el 40% de sus beneficios de la explotación en los países empobrecidos y aumentan su cotización en bolsa cuando despiden a trabajadores.

En el caso concreto de TEKA, en 2009 trasladó la fabricación de grifos de Buades (Mallorca) a Kaiping (China). La fábrica de Kaiping recurre a procesos menos automatizados y aunque la plantilla es mucho mayor  su salario es inferior. Un trabajador medio chino trabaja 16 horas diarias, incluido sábados y domingos, por 180 € mensuales, sin derecho a sindicación. En 2011 TEKA realizó un ERE que afectó a 54 trabajadores de la sección de campanas extractoras en Alcalá de Henares, y trasladó la producción a Portugal. El SMI de un trabajador portugués  es de 565 €. En España es de 641 €. Actualmente TEKA ha tramitado un ERE que afecta a 188 trabajadores de la fábrica de Cajo (Santander) y 10 trabajadores más de otras delegaciones de España.  Esta vez pretende trasladar la fabricación de cocinas a Turquía. Aquí el SMI es de 384 euros al mes.

Y si bien como afirman los trabajadores de TEKA “el peso de la mano de obra en el precio total de una cocina es sólo del 1%”, se puede bajar más hasta aproximarlo al 0%. ¿Saben cómo ha conseguido la multinacional NIKE reducir el peso de los salarios en el coste total de una zapatilla deportiva hasta llevarlos al 0,18%? ¡Utilizando niños esclavos!

Por otro lado las multinacionales  organizan su estrategia de venta con la mismo lógica que la de la producción, la de maximizar beneficios a costa de lo que sea. En este sentido, Turquía y su zona de influencia ofrece para TEKA (y otras multinacionales) perspectivas de crecimiento del mercado, mientras que el mercado español ha colapsado. Sin construcción de pisos nuevos y sin créditos al consumo no hay venta de cocinas. Mientras  la banca privada cierra el crédito a familias y pequeñas empresas, está obteniendo suculentos beneficios al recibir dinero del Banco Central Europeo al 1% de interés y prestarlo al Estado a intereses superiores al 4%.

Las empresas ETNs han eliminado los riesgos para poder operar en otros países y en general para maximizar sus beneficios, contando con legislaciones creadas por el poder político que han favorecido los intereses del Capital en contra de los trabajadores: Legislaciones laborales que han destruido el trabajo digno, que les permiten contratar temporalmente, subcontratar, saltarse los convenios colectivos (última reforma laboral); o legislaciones que permiten que los Estados sufraguen sus inversiones a través de bonificaciones a la seguridad social, a las contrataciones, o de una fiscalidad cada vez más favorable que hasta le permite la declaración de sus ganancias en paraísos fiscales y en otras jurisdicciones que no son los países donde han obtenido los beneficios. Así las grandes empresas sacan anualmente de los países empobrecidos entre 200.000  y 350.000 millones de dólares, mucho más que el dinero que la propia ONU ha estimado necesario para acabar con el hambre.  Por tanto las muestras de apoyo del PP y el PSOE a los trabajadores de TEKA no son más que puro cinismo. Les recordamos que sólo el 3% de los despidos en España son fruto de ERE,s, el 97% restante son despidos individuales, y que han sido sus  políticas a favor de la banca y las grandes empresas las que han arrojado la cifra de  casi 52.000 parados en Cantabria, 5,3 millones en España y millones de trabajadores explotados en los países empobrecidos donde las ETNs se trasladan con total garantía. Por eso los beneficios de la gran banca y de las ETNs siguen aumentando: 9695 millones de beneficios para Santander, BBVA Popular y Caixa Bank en los nueve primeros meses del año. En este mismo tiempo Amadeus duplicó su beneficio, 667 millones. Siemens 6145 millones, un 57.6% más que el anterior ejercicio. Deutsche Telekom 2943 millones, un 12.9% más que el año anterior.

El mayor éxito del capital ha sido contar con una debilidad cada vez mayor de los trabajadores. Hoy tenemos un sindicalismo dependiente de las subvenciones, de los presupuestos del Estado, servil a quien le paga. Las grandes centrales sindicales han dado la espalda a los trabajadores más débiles, a los parados, a los trabajadores inmigrantes y empobrecidos. El 83% de los parados dicen no sentirse representados ¿Por qué han olvidado el internacionalismo solidario que un día caracterizó la lucha obrera y fue capaz de condicionar de manera sustantiva la marcha del capital hasta la segunda guerra mundial? Esto les está llevando como estamos viendo, a pactar con la empresa mayores condiciones de explotación para los trabajadores, como bajadas de sueldos, aceptar  determinado número de despidos, etc. La fuerza de los trabajadores fue asociarse internacionalmente. Hoy no cabe otra respuesta  frente al poder de las ETNs que no entiende de nacionalismos y fronteras, cuyo campo de acción es todo el mundo. Los propios trabajadores de TEKA han reconocido que la empresa metió en el ERE a 10 trabajadores de otras delegaciones de España (junto con los 188 de la fábrica de Santander)  para tener que presentar el ERE en Madrid en vez de en el gobierno regional y así disminuir la presión política de las movilizaciones de los trabajadores. ¿Por qué no unirse entonces en la lucha contra el paro los trabajadores de TEKA con los de CANTUR, HAULOTTE, B3 CABLE, … y con los trabajadores de los países donde las ETN’S trasladan su producción?  En 1965, trabajadores agrícolas americanos se unieron a la huelga de los trabajadores agrícolas filipinos. Todos tenían condiciones de trabajo de auténtica explotación y miseria. Realizaron durante más de 5 años y por distintos países, campañas de denuncia de sus condiciones de trabajo y campañas de boicot al consumo de uva y de productos industriales de las firmas Shenley y Di Giorgio. Lograron organizar un movimiento internacional de lucha no violenta cuyos instrumentos fueron las  huelgas, manifestaciones, mitines, teatro,  marchas de más de 300 millas, ayunos,… Al final, su lucha no violenta, no exenta de sacrificio, fue reconocida y las grandes empresas acabaron reconociendo el sindicato y aceptando los convenios colectivos exigidos por los trabajadores.

O nos organizamos internacional y solidariamente o será inútil quejarse.