No es posible prentender la paz sin derechos humanos

2504

Los obispos de Venezuela, señalan en una exhortación, el aumento de la violencia, la inseguridad, el drama del desabastecimiento.

También exponen que agrava esta situación el panorama político actual: la pretensión de imponer un modelo político totalitario y un sistema educativo fuertemente ideologizado y centralizado Piden que a pesar de todo no se deje de anunciar la alegría del Evangelio.

La Conferencia Episcopal Venezolana concluyó su 102° asamblea plenaria con una exhortación pastoral que invita a anunciar la alegría del Evangelio, “incluso en el contexto de sufrimientos, confrontaciones, violencia y en general, del drama que muchas veces caracteriza nuestra historia actual”.

Los obispos lamentaron que “no pocas veces la naturaleza y acción de la Iglesia han sido tergiversadas, en medio del calor de la diatriba política e ideológica que ha caracterizado los últimos años de la historia venezolana”. Y precisan que “cuando los obispos fijamos posición sobre temas diversos que atañen al acontecer nacional, lo hacemos como exigencia ética y moral de justicia, equidad y paz entre todos los venezolanos”.

En la exhortación que lleva por título: “Compartimos el consuelo que recibimos de Dios”, denuncian “la violencia, inseguridad y criminalidad crecientes, el drama del desabastecimiento, el alza constante del costo de la vida, unida a las sucesivas devaluaciones de la moneda, la aplicación de controles excesivos a la actividad productiva. El pueblo se ve sometido a largas colas para obtener el mínimo sustento necesario, o a padecer las fallas de los servicios públicos fundamentales, como el agua y la luz eléctrica”.

Para los obispos “agrava esta situación el panorama político actual: la pretensión de imponer un modelo político totalitario y un sistema educativo fuertemente ideologizado y centralizado” así como “la criminalización de las protestas y la politización del poder judicial, que se manifiesta, entre otras cosas, en la existencia de presos políticos y en la situación de tantos jóvenes privados de libertad por haber participado en manifestaciones”.

Añaden que “la Constitución consagra el derecho a la libertad de pensamiento, y por tanto a la disidencia y a la legítima protestas”. Señalan además que no será posible encontrar soluciones satisfactorias a los problemas que aquejan a la gente si no se la escucha.

“No es posible pretender una paz que suponga la renuncia a los derechos humanos, la aceptación de un estilo de vida impuesto y la utilización de la Constitución y las leyes a través de interpretaciones no compartidas y más bien rechazadas y denunciadas”.

Los obispos invitan además a vivir la fe como el siervo de Dios Don Gregorio Hernández, y le piden a la patrona de Venezuela, la Virgen de Coromoto, que “nos acompañe en los afanes evangelizadores y nos ayude a superar la actual situación de angustia en que vivimos, a perdonarnos y reconciliarnos para que brille en nuestra patria la paz y la concordia propias de hijos de un mismo Dios y hermanos entre nosotros”.