No hay libertad de información: Quien paga manda

3246

En una cena de homenaje a periodistas en 1880, John Swinton periodista y editorialista de New York Times, durante un brindis por la independencia del periodismo él dijo lo siguiente: «No hay independencia, somos las herramientas y vasallos de hombres ricos detrás del escenario.»

«Somos las marionetas, ellos tiran de la cuerda y nosotros bailamos. Nuestros talentos, nuestras posibilidades y nuestras vidas son propiedad de otros hombres. Somos prostitutas intelectuales». Más de 130 años después poco ha cambiado.

En los consejos de casi todos los grandes medios se sientan directamente consejeros del sector financiero. Para poner un ejemplo de esta simbiosis está el que los editores de La Vanguardia y La Razón son a su vez vicepresidentes de CaixaBank y el Banco Sabadell, respectivamente. El Cuarto Poder ya no debe lidiar más con la presión del sector financiero: ya es directamente el sector financiero.

Es de destacar lo presentes que están las entidades financieras en la propiedad de los medios de comunicación: Prisa, Unidad Editorial, Planeta, Vocento, Grupo Godó… todos los grandes conglomerados mediáticos tienen a la banca entre sus principales accionistas. A los medios y a los periodistas les gusta verse a sí mismos como el Cuarto Poder. Una imagen poderosa que les convierte, además en pilar básico de la democracia. Y, a lo mejor, siguen siéndolo. Pero es más dudoso que el poder resida en su interior: la crisis ha acelerado el desembarco de la banca en empresas periodísticas, un fenómeno muy visible en España.

El sector financiero ha tenido siempre una gran influencia sobre los medios por una doble vía: mediante la contratación de publicidad -los bancos suelen encontrarse entre los principales anunciantes- y la concesión de créditos. Pero el reciente boom disparó la deuda de las grandes empresas de comunicación españolas y, ahora, como no pueden afrontarla, la banca se incorpora directamente a su capital.

La prensa española está toda subvencionada por lo cual siempre sirve al gobierno de turno y al banquero que le financia.

Hoy en España uno de los grupos de comunicación más poderosos, el grupo PRISA (El País, Cinco Días, As…) con 3.370 millones de euros de deuda, está en manos de tres bancos: Santander, Caixa Bank y HSBC. Recientemente Bankia con 400 millones de esa deuda aplazó su vencimiento (recordemos que el gobierno del PP controla la banca nacionalizada). Curioso.

A la antigua Unedisa, ahora Unidad Editorial, matriz del rotativo ‘El Mundo’, sigue sin digerir la compra del Grupo Recoletos (editor de ‘Marca’ y ‘Expansión’) por algo más de mil millones de euros, una operación que en seis años pone al borde de la quiebra a uno de las principales compañías de comunicación en España. Las cuentas de su matriz italiana RCS (posee más del 96% del accionariado) reflejan que la firma sumó más de 470 millones de números rojos en 2012, un resultado que se vio penalizado por una amortización superior a los 400 millones correspondientes a la citada operación corporativa. El banco de inversión Mediobanca y fabricante de automóviles Fiat se ha comprometido a comprar la mitad de la emisión de nuevas acciones.

El accionista de referencia del Grupo Planeta (La Razón, Antena 3 y más 8 canales de TDT) es José Manuel Lara, que a su vez es vicepresidente del Banco Sabadell. El Consejo de Antena3 incluye a Marco Drago, consejero del fondo DeA Capital (el fondo vinculado a De Agostin, accionista de referencia de A3) y Pedro Ramón Cajal (consejero del Banco Renta4).

El Consejo de Administración del Grupo Vocento (ABC, El Correo, etc.) incluye a Fernando Azaola Arteche (BBVA), Rodrigo Echenique (Banco Santander) y Jaime Castellanos (Lazard).

El dueño del Grupo Godó (La Vanguardia), Javier Godó, es a su vez vicepresidente de la Caixa y consejero de Caixabank. En 2011, la entidad financiera concedió 7,5 millones de euros en créditos al grupo. El reducido Consejo de Administración del Grupo Godó incluye a Luis Conde (consejero de CatalunyaCaixa y vinculado a Lazard).

En el Grupo Zeta (El Periódico) el principal acreedor es Caixabank, que supervisa la reestructuración a través de Juan Llopart, uno de sus consultores de confianza y hombre fuerte del consejo de Zeta.

En el campo audiovisual con Mediaset (Tele5 más 7 canales de la TDT) está bajo el control del magnate italiano Silvio Berlusconi (condenado recientemente por prostitución de menores). El Consejo de Administración incluye a Borja Prado (máximo responsable de Endesa y consejero de Mediobanca, entre cuyos accionistas está el Banco Santander) y Helena Revoredo (Banco Popular).

Después de todo este entramado que vincula tan estrechamente la banca con los medios de comunicación es de destacar la existencia de medios de comunicación autofinanciados, sin hipotecas y sin ataduras tanto a bancos, empresas (publicidad) o estado (subvención).

Julián Gómez del Castillo, militante cristiano, que entendió que la información era un servicio y un derecho, tenía muy clara la premisa de «quien paga manda», por eso sabía que la autofinanciación era imprescindible si se quería servir a la verdad y a la justicia. A mediados de los 90 nació la revista «Autogestión», que ahora cumple 100 números. ¿Cuántos medios, cuanta prensa ha caído en estos casi 20 años, víctima de la censura de la subvención y de la publicidad?

Autor: Jesús Berenguer