Obispo de Tortosa Mons. D. Sergi Gordo: «Servid al Señor con alegría»

809

El pasado sábado 9 de septiembre de 2023 Monseñor Sergi Gordo inició su ministerio episcopal como Obispo de Tortosa en la misa estacional celebrada a la S.E. Catedral Basílica de Santa María. Durante la homilía, Monseñor Sergi Gordo explicaba cuatro cuestiones importantes para el cristiano y la Evangelización.

Primeramente, que estamos llamados a salir “caminando juntos”, irradiando por todas partes la alegría del Evangelio, por eso, comentaba el Obispo “deseo aprender mucho de vosotros, conoceros, escucharos, hacer míos vuestros gozos y esperanzas, tristezas y angustias, adentrarme en vuestra historia… deseo contemplar con mirada de fe el paso de Dios por vuestras vidas. Hacer este tipo de revisión de vida que nos manda el papa Francisco que es ver, juzgar y actuar; reconociendo el paso de Dios interpretar y elegir. Contemplar el paso de Dios por nuestras vidas, su buena huella en esta tierra de santos y beatos, con cuya intercesión somos nuevamente llamados a “vivir siempre contentos en el Señor” (Flp 4,4).

El nuncio apostólico Bernardito Auza en la toma del obispo Monseñor Sergi Gordo.

Mons Sergi Gordo retomaba las palabras del papa Francisco en el año 2013 en relación a la encíclica Evangelium Gaudium y nos interpelaba como el Santo Padre;  “Salgamos, salgamos a ofrecer a todos la vida de Jesucristo (…) prefiero una Iglesia accidentada, herida y manchada por haber salido en la calle, que una Iglesia enferma por el cierre y la comodidad de aferrarse a las propias seguridades” (EG 49).

El siguiente punto es que nuestra vida cristiana, ha de ser una vida cristiana auténtica convertidos al Señor; de lo contrario, podemos terminar como el payaso de la fábula de Sörem Kierkegaard; parábola también mencionada en el libro Introducción al cristianismo de Joseph Ratzinger. Por eso, en palabras de monseñor,  “…no es difícil que algunos no reciban bien el mensaje de la buena noticia del Evangelio que les queremos enviar, quizás porque inconsciente o conscientemente tienen el prejuicio según el cual los mensajeros -por ejemplo, los catequistas, los predicadores- comunicamos dando la impresión de que somos como unos payasos que vamos maquillados, cumpliendo una función, como unos funcionarios que desempeñan un rol sólo a unas horas convenidas, como haciendo comedia, como si no acabáramos de creer auténticamente lo que remitimos, diciendo palabras viejas y gastadas que no tienen ningún peligro y que se pueden dejar de lado… el Señor nos envía a recorrer el mundo comunicando su Buena Noticia, pero desde una autenticidad de vida, convertidos a Él, transformados por Él, viviendo «por Él, con Él y en Él».

Este servir hemos de hacerlo con alegría, tercer recordatorio. “Cuando hace seis años tuve que buscar un lema episcopal, de repente escogí lo siguiente: Servite Domino in Laetitia; Servid al Señor con alegría (salmo 100,2). Y consideré que aquel servicio para el que me llamaba el Señor no era sólo un llamamiento para mí, para servirle únicamente yo a Él, sino que deseé que se convirtiera en un lema eclesial, comunitario, sinodal, de fe compartida, de servicio gozoso compartido. En efecto, la antífona dice «servid», no dice «sirve». Dice «servid», todos y todas, fraternalmente, yo con vosotros, y vosotros conmigo, siempre bien unidos sirviendo al Señor, especialmente con sus predilectos: los enfermos, los débiles y abrumados por cualquier circunstancia, los pobres y necesitados…”

Como último punto, siempre de la mano de la Virgen María, arrodillados ante la Virgen de la Cinta (patrona de Tortosa) que; “… vestida con manto, túnica y velo y rodeada de una corona de estrellas, pero con los pies calzados con unas sencillas sandalias y haciendo la entrega de la Cinta en el altar, que -como sabéis- nos recuerda a Cristo, que en el altar de la santa Cruz nos dejó la mesa en la que nos hace hijos de Dios Padre y hermanos suyos en el Espíritu Santo”.

Desde el Movimiento Cultural Cristiano queremos también darle una cálida bienvenida al obispo de Tortosa, Mons. Sergi Gordo Rodríguez. Con la misma calidez con la que en el año 2020 nos acogía como Obispo Auxiliar de Barcelona en el homenaje a Julián Gómez del Castillo y Guillermo Rovirosa. Agradecemos al Señor por su  ministerio. Estamos al servicio de la diócesis.

Artículo escrito por militantes del Movimiento Cultural Cristiano en Cataluña