Placa en homenaje a Iqbal Masih en la ciudad de Almería

2428

El pasado día 16 de abril, Día Mundial Contra la Esclavitud Infantil, el Alcalde de la ciudad de Almería inauguró una Placa en Homenaje a Iqbal Masih y en memoria de los millones de niños esclavizados en todo el mundo.

Este Homenaje, ha sido promovido en el marco de la Campaña Permanente “Por la Justicia Norte-Sur. No Matarás” que desde hace 25 años lleva a cabo el Movimiento Cultural Cristiano y Camino Juvenil Solidario.

La Placa en Homenaje a Iqbal Masih se ha situado en la Rambla de Almería, junto al Parque Infantil, lugar que adquiere especial significado, convirtiéndose en un lugar de denuncia permanente ante la situación de esclavitud que viven 400 millones de niños y niñas en el mundo.

A lo largo del pasado año, a través de la Campaña Permanente bajo el lema “Contra las Causas del Hambre, el Paro y la Esclavitud Infantil, en Almería, se llevó a cabo una recogida de firmas de adhesión al Manifiesto Contra la Esclavitud Infantil. “No son Niños Trabajadores. Son Niños Esclavos” que fue presentada al Ayuntamiento, y mediante la que se aprobó una Moción de Adhesión Pública en apoyo a esta Campaña, uniéndose a la petición del 16 de abril, como Día Internacional Contra la Esclavitud Infantil, al igual que más de 60 ayuntamientos de las principales ciudades de España y algunas comunidades autónomas.

Iqbal Masih, moría asesinado, a la edad de 12 años, el 16 de Abril de 1995, Pascua de Resurrección, en Pakistán, por la mafia de la tapicería porque las denunció internacionalmente. Cristiano, en un país de mayoría musulmana, trabajó como niño esclavo desde los 4 años para las mafias textiles de su país. Junto con otros niños sindicalistas, consiguió la libertad, y comenzó una lucha asociada para la liberación de los millones de niños esclavos que hay en el mundo. Esto le llevó al reconocimiento internacional. Trece años después la mecha encendida por este niño luchador prende por todo el mundo y se multiplican los actos e iniciativas para abolir la esclavitud infantil y para pedir que el 16 de abril sea declarado Día Mundial contra la Esclavitud Infantil.

Esta placa en homenaje a Iqbal Masih, convertido internacionalmente en símbolo de la lucha asociada contra la esclavitud infantil, es un acto de justicia y solidaridad con millones de niños y niñas que viven en condiciones de esclavitud.

En pleno siglo XXI asistimos a una de las situaciones más vergonzosas de nuestro tiempo: la ESCLAVITUD INFANTIL. Guerras, prostitución, explotación laboral, hambre, malos tratos, tráfico de órganos…. es el panorama de más de 400 millones de niños en el mundo cada día.

La esclavitud infantil es un holocausto de dimensiones planetarias que va en aumento. Estamos profundamente implicados en ello. La política española, dentro de la Unión Europea, nos ha situado en el bando de los beneficiados. Los organismos internacionales coinciden en admitir que aumenta la esclavitud infantil, en el número y la gravedad de las condiciones de explotación. Afirmamos que la esclavitud infantil es el mayor problema laboral y, por tanto, sindical en el mundo.

La esclavitud infantil se ha convertido en un instrumento de la guerra comercial internacional. Los niños y adolescentes forman el grupo laboral más vulnerable y desprotegido. Poderosas empresas multinacionales conocidas en todo el mundo- con producciones que van desde los automóviles y ropa de gran consumo, hasta refrescos y zapatillas deportivas- utilizan a niños y niñas, mediante subcontrataciones en los países empobrecidos, para abaratar una mercancía que se vende en otros lugares y que esos menores nunca podrán disfrutar.

La abolición total de la esclavitud infantil será posible si luchamos y exigimos a sindicatos y partidos políticos que se comprometan, a riesgo de que los poderosos les excluyan de sus presupuestos, contra el paro y la precariedad laboral  impuesta a los adultos, contra los salarios de hambre, los contratos temporales y el acceso a los servicios sociales básicos. No pueden olvidar que sus propios datos confirman que más de 1.500 millones de trabajadores viven en el paro y la precariedad, con ingresos que no superan los dos dólares diarios por familia.

La esclavitud infantil es un problema moral y político y sólo tiene solución desde lo moral y lo  político, desde una política de la solidaridad.

Isabel Mª Miras de Prats
Movimiento Cultural Cristiano. Almería