Poesías. Ni un solo niño esclavo en el mundo. Por la dignidad de la infancia.

876

16 DE ABRIL: DÍA CONTRA LA ESCLAVITUD INFANTIL

NI UN SOLO NIÑO ESCLAVO EN EL MUNDO.

POR LA DIGNIDAD DE LA INFANCIA

CAMPAÑA POR LA PROMOCIÓN DE LA LECTURA SOCIAL

Os ofrecemos dos poesías que ponen de manifiesto la crueldad de una economía que mata y esclaviza a los niños. Una es del siglo XIX y otra del siglo XXI. ¿Cómo es posible llegar al siglo XXI, con toda la tecnología a nuestro alcance,  y sigamos teniendo una economía que se sustenta con la sangre de los niños/as?. Un mundo, una sociedad que maltrata a los niños es un mundo enfermo, una sociedad enferma.

La lucha contra la Esclavitud Infantil debe estar unida en todo momento a la lucha contra  un sistema económico que esclaviza a las personas y las mata. Además del reconocimiento absoluto de la dignidad inalienable de toda vida humana, en todas sus etapas y de forma integral.

La primera es de Víctor Hugo,  un novelista, poeta y dramaturgo del Romanticismo francés, y comprometido con la política del siglo XIX. Según el mismo Víctor Hugo, ser romántico es poseer un corazón lleno en un mundo vacío. Ser romántico es creer que se puede trabajar por la felicidad universal. Es sentirse «solidario» y no solo «solitario». Ser romántico es caer en la cuenta de que no se transforma tan fácilmente el orden del mundo que imponen los poderosos. «Amar es actuar».  Autor de la obra Los miserables.

POEMA DE VÍCTOR HUGO a la infancia explotada.

A dónde van todos estos chiquillos

de los cuales ni uno solo ríe,

y esos dulces seres pensativos, enflaquecidos por la fiebre,

esas niñas de ocho años que vemos andar solas?  

…Van a trabajar quince horas en las fábricas,

van a hacer eternamente, desde el alba hasta la  noche,

en la misma prisión, el mismo movimiento.

Jamás pueden detenerse, jamás podrán jugar.

Y qué palidez! La ceniza está en sus mejillas:

Apenas apunta el día ya están fatigados…  

Maldito sea el trabajo odiado por las madres!

OH Dios!  Maldito sea, en nombre del mismo trabajo.

En nombre del mismo trabajo, santo, fecundo, generoso

que hace libre al pueblo y feliz al hombre.

El siguiente poema es de Manuel-Roberto Leonís, Orihuela, escrito en  Abril 2001. Escribe sobre el  barco ‘Etireno’, de bandera nigeriana, que transportaba 250 niños benineses para ser vendidos como esclavos en países del Golfo de Guinea.

EL FANTASMAGÓRICO “ETIRENO”

vuelve a Benin(delta del Níger),

 pero sin niños esclavos.

Este hecho vuelve a poner

en evidencia el siniestro comercio.

Hambre, miseria, incultura y hombres de negocios…

la sociedad, la suciedad anónima capaz

de esclavizar, cada año, centenares de millones de niños.

Míseras y miserables conciencias conforman

la mayor sociedad inhumana de nuestro injusto mundo.

Martirizan nuestras mentes, laceran mi corazón,

y muchísimo peor: ¡esclavizan inocentes,

en el Siglo Veintiuno!. Utilizados en guerras,

como escudos, cebos para explosionar minas.

Doce horas de trabajo en fábricas, campos, minas, canteras…                                                                    

Gritos de amargura, pequeños dientes de leche y puños apretados,

quejas, llantos, desesperanzas…

…olvidados, desconocidos, ignorados.

¿Cuántos derechos humanos en ellos, habremos de ver violados?                                                                 

Para qué, para agregar unos ceros a opulentas

cuentas, y acaparar infamemente lo innecesario,

para unas cuantas cuentas de miserables almas fratricidas.

Horripilante máquina engullidora de hambrientos niños

que funde sus escuálidos esqueletos en metal líquido,

para acuñar sucios dólares homicidas…¡malditos seáis, malditos!

¿Dónde y cuándo el poder valiente, liberará conciencias,

liberará responsabilidades?. Pero sobre todo que libere cuerpos inocentes…,

que rompa eslabones, de una vez por siempre.

¡Qué vergüenza, sienten mi corazón y mi alma

por este miserable mundo en el que vivo, y, al que maldigo! .

 

¡ÚNETE A NOSOTROS EN LA LUCHA CONTRA LA ESCLAVITUD INFANTIL!

TE ESPERAMOS.