Por el Bien Común: Una propuesta frente a la crisis institucional de la democracia en España

3383

Por el Bien Común

Una propuesta frente a la crisis institucional de la democracia en España

Tras las elecciones generales de julio de 2023 se está consumando en España un golpe de Estado político por parte del PSOE, promoviendo una amnistía para los condenados por los delitos cometidos durante el intento de independencia de Cataluña en 2017 a cambio de siete míseros votos en el debate de investidura. Esta amnistía supone un tiro de gracia al Estado de derecho y a la democracia española y abre la caja de pandora de la impunidad.

Una globalización neocapitalista totalitaria que está configurando el futuro de la humanidad

Vivimos en un contexto nacional e internacional de predominio de un neocapitalismo global en plena transformación, caracterizado por un crecimiento exponencial de las injusticias sociales y económicas (desempleo, hambre, esclavitud, precariedad), la violencia y las agresiones a la dignidad y la vida humana en todas sus fases.

En este marco constatamos que los sistemas políticos nacionales e internacionales son dirigidos hacia formas más populistas, autoritarias y totalitarias, debilitándose aquellas concepciones que abogan por una sociedad más democrática y justa.

En España esta deriva viene desarrollándose desde hace décadas, ya que la partitocracia implantada por el poder capitalista global desde la transición a la democracia no ha permitido un desarrollo eficaz de la conciencia moral y política del pueblo español, sino, por el contrario, una paulatina y dramática degradación laboral, social y cultural: desempleo crónico, especialmente juvenil; desestructuración familiar y social; alienación individualista y consumista; suicidio demográfico; fracaso escolar y analfabetismo moral y político. Todas estas realidades son el sustrato en el que se está pudriendo nuestra débil democracia.

En este trágico proceso se está agudizando la deriva nacionalista e independentista de una casta política de privilegiados, con lo que se intensifica la estrategia de destruir la democracia. La democracia española, débil ya desde su constitución, viene siendo chantajeada violentamente por los nacionalistas que ostentan una cuota de poder político desproporcionada e ilegítima. A este chantaje se han prestado todos los gobiernos de nuestra democracia.

Como trasfondo de esta degradación está la corrupción sistémica, legal e ilegal, de todos los partidos políticos y, como consecuencia, de todos los poderes del Estado.

Un Estado que no se rige por la Justicia es una banda de ladrones, diría san Agustín.

Por ello, denunciamos que la amnistía impulsada por el PSOE, los indultos previos y los previsibles jalones que continuarán esta hoja de ruta (posible referéndum de independencia en Cataluña con participación exclusiva de los censados en dicho territorio, referéndum en el  País Vasco en las mismas condiciones, amnistía a presos condenados por terrorismo, etc.) son la expresión patente de que el sistema político de nuestro país no solo no avanza hacia el diálogo, la concordia y una democracia más auténtica, como se nos quiere hacer creer, sino todo lo contrario. Desde las propias instituciones del poder político se viola escandalosamente la igualdad ante la ley, consintiendo su burla por la vía de los hechos consumados, lo que constituye un privilegio de los poderosos contra el pueblo. Se consuma de este modo un verdadero golpe de Estado. El Poder Ejecutivo se ha encargado una vez más de imposibilitar toda reacción del Poder Judicial, que nunca ha sido independiente, con la reciente toma por asalto del Tribunal Constitucional y con el manejo partidista del Consejo General del Poder Judicial y del Ministerio Fiscal.

Denunciamos, una vez más, que el chantaje nacionalista ha estado alimentado por los diferentes gobiernos de España y, en estos momentos, por el gobierno del PSOE. Éste, mintiendo y sin respetar la voluntad popular expresada en las últimas elecciones, ha dado una vuelta de tuerca de tal magnitud que está poniendo en grave peligro los últimos restos del Estado de derecho.

Las repercusiones de esta desestructuración histórica son inconmensurables en relación con una verdadera integración europea y sobre todo en relación con Iberoamérica, pues debilita el proceso hacia una democracia no populista que conduzca, a su vez, hacia una sociedad más justa y autogestionaria.

Todo esto no sería posible si no existieran fuerzas exteriores muy poderosas que están avalando, por acción y por omisión, esta estrategia de ruptura de España y su democracia formal. El nivel de endeudamiento es de tal magnitud que somos un país totalmente subordinado a los poderes financieros del capitalismo global. Estas fuerzas se están beneficiando de su debilitamiento democrático.

Mantenemos una apuesta decidida por la Solidaridad, la Autogestión y el Bien Común

Ante esta situación, la única salida es promover la Justicia y la Solidaridad por el bien común de nuestro país y de toda la humanidad. Por ello proponemos:

  • La dimisión de los actuales dirigentes políticos del PSOE y del Gobierno en funciones en pleno, y la convocatoria urgente de elecciones. No aceptamos la estrategia política de división por la que han optado tanto los partidos actuales en el poder, como los partidos nacionalistas y de la oposición parlamentaria. Abogamos por el voto en blanco como un voto de conciencia, como medio de expresión de nuestra repulsa a la actual partitocracia inmoral, que tiene secuestrada una auténtica democracia.
  • Impulsar una urgente movilización sociopolítica no violenta para defender el actual Estado de derecho que, aunque muy defectuoso, es el mínimo con el que cuenta el pueblo español para levantar una democracia más auténtica, especialmente en beneficio de los “descartados” de la sociedad que, sin un protagonismo verdaderamente democrático y autogestionario, seguirán siendo objeto del abuso de los poderosos.
  • Potenciar la conciencia moral, política e histórica de la sociedad. Para ello hay que enseñar, conocer y difundir la historia de liberación de los empobrecidos de la Tierra, especialmente la historia del movimiento obrero militante y también la historia de nuestra cultura cristiana, fundamento real de la democracia.
  • Promover la defensa integral de la vida y la dignidad humana desde la concepción hasta la muerte natural como base auténtica de todos los derechos y deberes humanos.
  • Reforzar la sociedad frente al poder, construyendo una sociedad solidaria que se organice políticamente bajo el principio de la subsidiariedad y la autogestión: promoviendo la familia, abierta a la vida y verdadera escuela de solidaridad; defendiendo la dignidad del trabajo y luchando prioritariamente contra el desempleo y la precariedad. Para ello, nos comprometemos a impulsar un movimiento social de base por la Solidaridad y el Bien Común.
  • Rechazar toda forma de nacionalismo y de globalismo imperialista, por ser formas políticas emparentadas y esencialmente concebidas para dividir y dominar a los pueblos y, en paralelo, seguir desarrollando una campaña permanente por la justicia y la solidaridad con los países y pueblos empobrecidos del mundo, histórica y sistemáticamente expoliados y humillados.
  • Finalmente, frente a una globalización neocapitalista totalitaria que está configurando el futuro de la humanidad, nos comprometemos a impulsar con otros una comunidad política Iberoamericana abierta, libre de populismos y dictaduras políticas y económicas, fundamentada en el valor del mestizaje, en la prioridad del trabajo sobre el capital, en la subsidiariedad y la solidaridad como forma de ir construyendo el Bien Común de toda la humanidad.

8 de noviembre de 2023