Prostitución y alquiler de vientres: “nueva política” y vieja inmoralidad de la mano

620

El debate abierto sobre la prostitución y sobre el “alquiler de vientres” pone de manifiesto que la llamada nueva política profundiza y ahonda en los rasgos de materialismo al servicio de la mercantilización y manipulación de la vida humana.

Hemos podido escuchar con estupor en estos días, a partidos políticos como Ciudadanos, cómo siguen dando una vuelta de tuerca contra la vida y la dignidad de las personas.

Ciudadanos ya presentó hace un año, la propuesta de la gestación subrogada o mejor dicho “la subcontratación de vientres”, y afirmó que desea que ésta, “sea altruista y solo para mayores de 25 años” El proyecto de Ley de Ciudadanos presentado en 2017, prevé la creación de un registro nacional de gestación subrogada adscrito al de donantes, para que se inscriban las mujeres “que deseen ofrecer su capacidad de gestar, los progenitores subrogantes y los contratos de gestación firmados” En las condiciones que plantean se pone de manifiesto que la gestante, debe haber tenido un historial de hijos sanos y un historial médico “de calidad”.

Algunos grupos feministas han saltado, en coherencia con sus axiomas, al cuello del partido naranja. Lo cierto es que la propuesta es de un materialismo extremo, y pretende mercantilizar a la madre y al niño, como si productos de burdo mercadeo se tratara, y no es cuestión de altruismo o no.

En esta propuesta, se producen las mismas contradicciones que con la prostitución, que gracias al gol por la escuadra recibido por la ministra, se han puesto en el debate político con meridiana claridad.

En esta propuesta política, se producen las mismas contradicciones que con el tema de la prostitución, y gracias al gol por la escuadra recibido por la ministra de trabajo, se han puesto en el debate político con meridiana claridad.

Bajo el mismo criterio ético, se propone que la prostitución desligada de la trata de personas, sea un trabajo que se debe considerar en la sociedad con plena dignidad.

Algún representante de la nueva política, ha afirmado que la prostitución es el trabajo más antiguo de la humanidad, por aquello de darle realce histórico. El presidente de Ciudadanos, insistió en defender la regulación de la prostitución en España, una cuestión que requiere “debate sereno y consensos”, y recordó en este sentido que regular dicha actividad permitiría recaudar hasta 6.000 millones de euros. [1]¡Viva la pela! Recordemos que estas actividades ya las incluyó Montoro en el PIB patrio como actividad económica.[2]

En España se estima que hay entre 40.000 y 100.000 mujeres abocadas a la prostitución. La policía estima que el 80% de ellas son víctimas de trata, aunque no existen cifras oficiales, y sobre las causas habría mucho que hablar.

Alemania, que liberalizó la prostitución en 2002, es hoy el gran burdel de Europa, con gigantescos locales en los que hay colas de clientes atraídos por la tarifa plana (han de acostarse con 6 hombres para empezar a ganar dinero)…Autobuses salen directos del aeropuerto a los mega-burdeles… ¿es esto lo que queremos? Quién ocupará los “puestos de trabajo” de estos centros, ¿jóvenes migrantes empobrecidas?

Nos preguntamos algunos, qué pensarán estos adalides de la nueva moral si sus hijas se ven obligadas a dedicarse a la prostitución. O a qué reflexión y consecuencias les llevará, que sus hijas tengan que alquilar sus vientres y entregar sus hijos (nietos) a terceras personas, bajo un contrato mercantil, en el que los defectos deben de ser “desechados”…

Pero no nos engañemos, esta nueva moral, es consecuencia de la vieja moral que también impuso el imperialismo a partidos como el PSOE o el PP, en la que la vida humana se convierte en un “material” que puede ser eliminado.  Acaso hay alguna diferencia de fondo entre el aborto, la Eutanasia y lo que ahora propone la llamada nueva política. ¿No es esta la vieja política (ética) que siempre ha propuesto que sobran personas del mundo y que empecemos por los más pobres?

La mentalidad burguesa contra la vida se cuela entre las rendijas del armario social y político, mostrando su peor cara. La vida tiene el valor que el mercado le impone. Y estamos a la espera, de que las mayorías construidas por la opinión publicada, apunten como el dedo del emperador romano en el Circo, hacia abajo. Ojalá la sociedad reaccione.

Juan Rodríguez

[1] https://www.diariocritico.com/nacional/ciudadanos-propone-legalizar-prostitucion

[2] https://elpais.com/economia/2014/06/12/actualidad/1402564871_895351.html