Radio: Desafíos actuales de la promoción de la mujer en el mundo y en la Iglesia, por Dª Lía Zervino

932

 Nota: Extracto de la parte más importante de su intervención en las Jornadas-Homenaje a Guillermo Rovirosa y a Julián Gómez del Castillo (febrero 23)

Resumen de la intervención:

Lía Zervino es una mujer consagrada, presidenta de la Unión Mundial de Organizaciones Femeninas Católicas (UMOFC) y una de las tres mujeres que forman parte del Dicasterio para los obispos del Vaticano. Por nuestra amistad y colaboración con ella sabíamos que la UMOFC había puesto en marcha un Observatorio de la Mujer y que ya se habían recogido en él numerosos testimonios. Merece la pena, aunque sólo sea como enumeración, destacar aquí estos desafíos:

  1. El desafío de la mujer en las guerras y conflictos violentos que están asolando el mundo en estos momentos. La revista Autogestión, en su número 147, ha publicado un poster de elaboración propia dónde podemos localizar estos focos de inhumanidad. No cabe duda de que la mujer está cargando con un sufrimiento atroz en esta violencia.
  2. El desafío de la desprotección de la familia y de la vida. El desafío de la maternidad y de la fecundidad. No nos detenemos. Estamos viviendo un sinsentido y una paradoja absolutamente incomprensible: que la vida humana en lugar de ser querida, cuidada, protegida, deseada… sea lo contrario, en medio de un discurso que promueve cada día más abiertamente los “derechos de los animales”.
  3. El desafío de la crisis ecológica planetaria. Muy en relación con el anterior. Sin perder de vista la propuesta de ecología integral del Papa Francisco que parte de la base de que el grito de los pobres y el grito del planeta son un mismo grito. Se nos pone de manifiesto que cuando se clausura la aportación a la Vida que hace la mujer, el mundo se desertifica. Y lo contrario… la inmensa potencialidad que tiene la identidad femenina en complexión con el hombre.
  4. El desafío de la falta de equidad en el respeto a su dignidad como persona y, por lo tanto, a sus derechos. En diferentes ámbitos de todos conocidos: educación, socioeconómico, las tareas asumidas para el cuidado, en la familia tal y cómo se concibe en algunas “culturas”, en las familias dónde ha desaparecido el padre, y en muchos ámbitos y estructuras eclesiales locales de aún demasiados países.
  5. El desafío de la violencia, el maltrato, la humillación y hasta el asesinato que están sufriendo millones de mujeres. Frente a varones embrutecidos y alcoholizados, mediante matrimonios forzosos de niñas, la castración femenina, los abusos sexuales, la injusticia con la que en muchos lugares se trata a las viudas, los feminicidios…

En el común llamado a la santidad que nos hace el bautismo a todos, hombres y mujeres, y que exige el desarrollo integral de nuestra vocación como hombres y cómo mujeres, no se podrá hablar de promoción integral ni promoción colectiva si una sólo mujer, o un solo hombre, quedan excluidas de ella.