República Centroafricana: «La guerra que no cesa». Análisis de la situación actual

852

A la sombra de seis vecinos abrumados por sus propios problemas se encuentra la República Centroafricana, un país sitiado por grupos militares, que sigue plagado de inestabilidad y guerras, que han trastornado la vida de sus ciudadanos durante los últimos años.

La República Centroafricana está sufriendo una vez más un brote agudo de inestabilidad debido a una guerra civil intermitente que ha desplazado a cientos de miles de personas. A pesar de la intervención del personal de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas, los asesores militares rusos y las tropas ruandesas, la paz sigue siendo difícil de alcanzar.

Casi un tercio de todos los centroafricanos se han visto desplazados de sus hogares en los últimos años, incluidos 200.000 que huyeron desde diciembre, tras unas elecciones conflictivas.

Aproximadamente del tamaño de Texas, con una población de alrededor de 5 millones, se encuentra básicamente en el medio del continente africano, rodeado en el sentido de las agujas del reloj por Chad, Sudán, Sudán del Sur, República Democrática del Congo, República del Congo y Camerún. Todos acogen a refugiados de la República Centroafricana que han huido del caos en su tierra natal.

El nombre colonial, Ubangi-Shari, representaba la tierra que se extiende a ambos lados de las cuencas de los ríos Ubangi y Shari. El nombre cambió durante el período de descolonización de la década de 1950 del África ecuatorial francesa.

Grupos armados: Seleka y Anti-Balaka¿por qué?

El expolio de diamantes es el caso más paradigmático. Muchos componentes de la Seleka eran antiguos comerciantes y artesanos del sector en el noreste del país. Cuando iniciaron su avance hacia la capital, se dirigieron estratégicamente hacia el oeste, la zona más rica en diamantes, dejando a su paso numerosos saqueos que provocaban choques violentos con la población local, artesanos y comerciantes que se saldaron con cientos de muertos. Con el control de las minas del oeste la Seleka se aseguró el dominio de un sector estratégico, que sin embargo no utilizó en modo alguno en beneficio de la población, sino para el lucro personal de los miembros de la alianza y para dinamizar el mercado negro. De hecho, la Alianza apenas se encargaba de gestionar la producción y distribución de diamantes, sino que su práctica más común era la extorsión y posterior tráfico hacia Sudán o Camerún. Pero no solo se traficaba con diamantes. Lo hacían con madera y con gasolina, de la cual se adueñaban ilícitamente, así como con el marfil, para lo cual accedían a reservas protegidas donde cazar elefantes, a menudo con el objetivo de hacer llegar sus colmillos al mercado asiático a través de los puertos cameruneses o sudaneses. Junto a ello, los ganaderos centroafricanos también sufrieron la voracidad de la Seleka, que robaba el ganado para comerciar su carne en beneficio propio.

Los Anti-Balaka, la radicalización del desamparo

La anarquía era absoluta y la impunidad con la que los miembros de la Seleka devastaban el país, abrumadora. La espiral de caos y violencia se hacía insostenible y no parecía que hubiera nada que la parase ante la inoperancia de las fuerzas de seguridad nacionales, la práctica inexistencia de las FACA y unas fuerzas internacionales absolutamente desbordadas y con poco margen de maniobra, dado que no tenían presencia más allá de la capital. Ante esta situación muchos ciudadanos centroafricanos optaron por unirse a las antiguas milicias de autodefensa que nacieron a mediados de los noventa para proteger las tierras de los campesinos del saqueo de bandidos. Así (re)nacieron los Anti-Balaka, anti-machete en sango. Esta facción era mayoritariamente cristiana y animista y, como la Seleka, carecía de estructura, jerarquía o ideología clara.

Las últimas turbulencias se remontan a las elecciones del 27 de diciembre, que los grupos rebeldes intentaron interrumpir. El titular, el presidente Faustin-Archange Touadéra, ganó un segundo mandato, ya que los rebeldes protagonizaron ataques y ocuparon las principales ciudades. Pocas personas fuera de la capital, Bangui, pudieron votar con seguridad debido a la violencia rebelde, y los rebeldes incluso llegaron a Bangui. Los opositores al presidente lo han acusado de fraude.

Los comicios, que se celebraron en un clima de intimidación y violencia, dieron la victoria al actual presidente Faustin Archange-Touadéra con un 54% de los votos pero con una baja participación debido a los enormes problemas para votar en amplias zonas del país. Tras el anuncio de su victoria a principios de enero, los rebeldes lanzaron una ofensiva sobre Bangui que fracasó gracias a la defensa de la ciudad de los soldados de la Misión de Naciones Unidas para Centroáfrica (Minusca) y, sobre todo, de mercenarios rusos que desde hace años apoyan al Gobierno, y de tropas ruandesas desplazadas para garantizar la seguridad de los comicios.

Los rebeldes son un matrimonio improbable de los restos de dos grupos armados más amplios y antaño antagónicos: Seleka, que significa alianza y es una coalición de combatientes musulmanes mayoritarios del norte, junto con algunos chadianos y sudaneses; y en su mayoría milicias de vigilantes cristianos que se autodenominan anti-balaka, lo que a veces se traduce como anti-machete. Ambos grupos han sido acusados ​​de cometer atrocidades contra civiles, incluidas violaciones y asesinatos en masa.

Las razones precisas no están claras. Pero se han combinado en una alianza llamada Coalición de Patriotas por el Cambio. Y se cree que cuentan con el apoyo de un expresidente, François Bozizé. Tomó el poder en un golpe de 2003 y fue depuesto por la Seleka en 2013. Descalificado para participar en las elecciones de diciembre, se cree que está oculto y enfrenta sanciones de la ONU por su apoyo a los grupos anti-balaka.

No está claro a quién representa la coalición, pero se presentan como una fuerza política legítima. Abakar Sabone, un señor de la guerra menor que es una especie de portavoz de la coalición, dijo en una entrevista telefónica: “Habríamos tomado el poder si eso fuera lo que quisiéramos, pero le estamos dando a Touadéra una segunda oportunidad para iniciar una discusión inclusiva.

«Pero si trata de ser terco», continuó, «entonces nos dirigiremos a la capital y lo sacaremos».

Bangui está sitiado. Los rebeldes están bloqueando las rutas de entrada, restringiendo las entregas de suministros. Un saco de harina en febrero triplicó el precio del mes anterior.

Alhadj Sali Abdou, de 56 años, quien perdió el supermercado que tenía cuando estalló la guerra en 2013, ahora gana alrededor de 3 dólares al día vendiendo baguettes afuera de su casa. Dijo que nunca había visto cosas tan malas como ahora.

“No quiero decir que estoy totalmente desesperado”, dijo, y agregó que si se pudiera restablecer la paz, podría recuperarse.

Con tanta gente desplazada, las familias acampan en iglesias. Muchos carecen de comida, ropa de repuesto, ropa de cama o utensilios de cocina. Los grupos humanitarios que trabajan en el país dicen que también han enfrentado ataques rebeldes y algunos han dejado de operar allí.

Las motocicletas, los vehículos preferidos por la mayoría de los residentes de la capital, están prohibidas porque los rebeldes las utilizan, por lo que la gente se queda varada con frecuencia.

Los forasteros han explotado durante mucho tiempo el área que ahora es la República Centroafricana. Cuando gobernaban los sultanes, estaba plagado de traficantes de esclavos. Luego, los colonialistas franceses lo alquilaron a empresas que obligaron a la población local a trabajar para ellos. Aproximadamente la mitad de la población murió durante los 50 años posteriores a la llegada de los exploradores franceses.

El líder independentista Barthélemy Boganda murió en un misterioso accidente aéreo en 1959, un año antes de la plena independencia. Y desde entonces, el país rara vez ha estado en paz, golpeado por rivalidades políticas. En 1965 el presidente, David Dacko, fue derrocado por un comandante militar, con respaldo francés. Jean-Bedel Bokassa , que más tarde se proclamó emperador, gobernó durante 14 años y fue acusado de atrocidades, incluido el asesinato de escolares por no llevar uniformes con su imagen . Bokassa fue declarado culpable de asesinato y condenado a muerte, luego conmutado por cadena perpetua. Murió en 1996.

Después de la era Bokassa, el país sufrió una sucesión de golpes de Estado, motines y más intervenciones militares francesas. Las Naciones Unidas han desplegado una fuerza de mantenimiento de la paz allí desde 2014 para ayudar a proteger a los civiles de los antagonistas.

Bien podría ser. El gran potencial agrícola y pastoril del país está subdesarrollado y su población se encuentra entre las más pobres del mundo. Casi las tres cuartas partes viven por debajo del umbral internacional de pobreza de 1,90 dólares al día. El gobierno no tiene control sobre aproximadamente dos tercios del país, incluidas algunas áreas mineras importantes.

Los grupos rebeldes trafican con diamantes y oro y cobran impuestos a los mineros y otras personas en las cadenas de tráfico. Por lo tanto, tienen un interés financiero en mantener las cosas como están y evitar que el gobierno obtenga más control.

El presidente Touadéra ha solicitado ayuda de Rusia para entrenar a soldados de la República Centroafricana , y un ruso es el asesor de seguridad del presidente. Algunos ven esto como parte de un patrón de expansión de la influencia militar rusa en África.

En diciembre, ante una ofensiva rebelde, el gobierno de Touadéra pidió a Rusia más ayuda. Se enviaron trescientos refuerzos rusos; Rusia dijo que eran asesores militares. También se enviaron soldados ruandeses para ayudar, además de los muchos cascos azules de Ruanda en el país con las Naciones Unidas.

Se supone que los 13.500 efectivos de mantenimiento de la paz de la ONU protegen a los civiles y evitan que los grupos armados inflijan violencia a la población. Ayudaron a asegurar las elecciones , pero son impotentes para desarmar a los rebeldes y, a menudo, están sujetos a ataques rebeldes. Algunos también han sido acusados ​​de abusos sexuales .

No está claro cuánto tiempo permanecerá en el país la misión de mantenimiento de la paz .

Las fuerzas gubernamentales, con sus aliados extranjeros, han comenzado a hacer retroceder a los rebeldes, que a principios de febrero acordaron un alto el fuego y se retiraron voluntariamente de la ciudad occidental de Bouar, que habían tomado un mes antes.

El inminente juicio de dos líderes anti-balaka en la Corte Penal Internacional en La Haya es el primer enjuiciamiento de la corte por crímenes cometidos en el conflicto de la República Centroafricana.

Los acusados, Patrice-Edouard Ngaïssona y Alfred Yékatom, son los líderes anti-balaka de más alto rango que jamás hayan sido juzgados. Esto puede comenzar a llenar lo que Human Rights Watch ha llamado un “vacío de justicia” que ha creado un clima de impunidad en el país. Mahamat Said, un líder de Seleka, fue entregado a la CPI en enero.

Fuentes: The New York Times, ElOrdenmundial.com, ElPais.com