SEÑOR ZAPATERO: estamos obligados a recordárselo. SOCIALISMO es SOLIDARIDAD

2289

Zapatero está demostrando día a día que para él el socialismo nada tiene que ver con la solidaridad. La única seña de identidad de izquierda que es capaz de sostener es la del anticlericalismo trasnochado…


Boletín nº 1
Solidaridad y Autogestión Internacionalista (SAIn)
1-15 de noviembre de 2004

Zapatero está demostrando día a día que para él el socialismo nada tiene que ver con la solidaridad. La única seña de identidad de izquierda que es capaz de sostener es la del anticlericalismo trasnochado.

Y decimos trasnochado porque este PSOE es incapaz de mirar más allá de sus narices y de recordar cómo otros partidos socialistas (recordamos al partido

En cambio, nuestros «socialistas» se preocupan más por no inquietar a personajes como Botín quien, como no podría ser de otra forma, el Estado va a defender en su próximo juicio en la Audiencia Nacional en el que se sentará para dar cuenta de su andanzas como delincuente económico.
socialdemócrata alemán en su histórico Congreso de Bad Godesberg) fueron capaces de tender puentes de diálogo que aquí se están dinamitando.

No reconocemos como socialistas a quienes gobiernan como si no existiera un 82% de hambrientos, dejan que la Banca gobierne el país y solo ofrecen como proyecto la propaganda. Si durante trece años se nos quiso convencer de que el socialismo era compatible con la corrupción, los beneficios de la banca y el paro masivo, debemos combatir esta nueva ola antisocialista.

Ya han pasado más de seis meses desde que el PSOE ganó las elecciones. Las realizaciones de este gobierno nos suenan a todo menos a socialista. Este gobierno y el partido que lo sustenta es hijo directo del PSOE que se tomó cuarenta años de vaaciones durante el franquismo y gobernó con Felipe González. Si los trece años de Felipe serán recordados como el periodo en el que España se convirtió en el país, en el que era posible enriquecerse en el menor espacio de tiempo (dicho en el Parlamento por un ministro socialista) y se llegó a cuatro millones de parados, los de Zapatero no se andarán a la zaga.

En cambio, nuestros «socialistas» se preocupan más por no inquietar a personajes como Botín quien, como no podría ser de otra forma, el Estado va a defender en su próximo juicio en la Audiencia Nacional en el que se sentará para dar cuenta de su andanzas como delincuente económico. Señor Zapatero: ¡¡ ser socialista es ser solidario !!