Testimonio de Gotzone Mora

1747

Gotzone Mora afirma que sus convicciones cristianas le animan a «seguir adelante»: «Cristo se posicionó siempre contra la tibieza», según la profesora y política vasca Bilbao. Gotzone Mora y otros profesores universitarios (que en la presentación se encapucharon) crearon la plataforma cívica denominada «Profesores por la libertad».

Agencia Veritas
03/02/2005

La concejala de Getxo y profesora de Universidad Gotzone Mora participará en el simposio «Fe y Razón» que dará comienzo mañana en Toledo, organizado por el movimiento laical Presencia Cristiana, en una mesa en la que se hablará sobre la relación entre la fe y la razón al servicio de la libertad.

Gotzone Mora, en declaraciones a Veritas sobre su participación en el congreso, afirmó que la relación entre fe, razón y libertad «es clarísima, hay sacerdotes en el País Vasco, como es el padre Beristain o el padre Larrínaga, que dan buena prueba de la interrelación entre los tres elementos», y añadió que su intervención versaría sobre «los ejemplos de vida de estas personas que han sabido, sobre todo, en un momento determinado, fijar los límites al nacionalismo».

A pesar de destacar la labor de estos sacerdotes, la opinión de Mora, es que la Iglesia vasca «no está siendo muy contundente a la hora de analizar la situación a la que nos está llevando el nacionalismo», y afirmó que Cristo «defendió siempre la libertad, y se posicionó clarísimamente en contra de la tibieza».

Gotzone Mora añadió que el motivo por el que no comparte el nacionalismo «es que plantea constantemente un discurso de «nosotros» frente a «los otros», es excluyente por naturaleza, trata de conseguir cada vez más beneficios para su propia gente aun a costa de la libertad y de poner en riesgo las vidas de los ciudadanos para conseguir sus objetivos».

Sobre el Plan Ibarreche, la concejala afirmó que «la paz que plantean los nacionalistas deja en situación de subyugación y opresión a casi el 50% de la población», y aseveró que la paz «hay que construirla entre todos de verdad, tratando de aportar cada uno su punto de vista y desde ahí intentando caminar juntos. No se puede consentir que la paz de unos sea la subyugación de otros».

Respecto a su situación personal (lleva escolta desde hace siete años) afirmó que está encontrando «situaciones que no había tenido nunca, por ejemplo, hay ciudadanos que me increpan por la calle, empiezan a blasfemar cuando me ven, me arrinconan, y sufro los mayores golpes verbales que se pueda imaginar», y añadió que «esta es la situación que está creando el Plan Ibarreche, que está rompiendo la sociedad en dos, que la está crispando».

Afirmó que personalmente se había planteado abandonar «en muchas ocasiones», pero que considera su «deber de cristiana» defender «la dignidad de la gente y luchar contra el nacionalismo excluyente».

«Si un cristiano tiene la Biblia como libro de vida, a mí hay muchas lecciones que me ayudan, incluso en la toma de decisiones continua, cómo tengo que utilizar mi discurso y cuál es la oportunidad de utilizar ese discurso», explicó.

«Yo soy una persona cristiana prácticante. Mi práctica católica es la que me mantiene. Hay gente que me pregunta: ¿duermes bien? Yo duermo estupendamente, rezo todas las noches, porque tengo una paz interior que es la que me ayuda a seguir haciendo lo que estoy haciendo», añadió.