UN EJEMPLAR TESTIMONIO DE LUCHA NOVIOLENTA: LA HUELGA DE PERUS (SAO PAULO, BRASIL)

1063

Un ejemplo de lucha de liberación no-violenta en el campo de la industria llevada a cabo por el Frente Nacional de Trabalho (FNT). «Firmeza permanente». Así es como la FNT designa la lucha no-violenta de los trabajadores de Sao Paulo por la justicia. Los que han llevado un combate de varios años bajo un régimen militar pueden comprender por qué es importante para los trabajadores el mantener constantemente la fuerza combativa y no ceder antes que el fin sea alcanzado. Sometidos a un poder económico y político opresor, que además estaba sostenido por el régimen militar, los trabajadores de Perus no podían ser vencedores en su combate más que con la «»firmeza permanente», por la fuerza de la verdad, por la fuerza de la justicia y por el profundo soplo de amor universal….
UN EJEMPLAR TESTIMONIO DE LUCHA NOVIOLENTA: LA HUELGA DE PERUS (SAO PAULO, BRASIL)

Un ejemplo de lucha de liberación no-violenta en el campo de la industria llevada a cabo por el Frente Nacional de Trabalho (FNT).

«Firmeza permanente». Así es como la FNT designa la lucha no-violenta de los trabajadores de Sao Paulo por la justicia. Los que han llevado un combate de varios años bajo un régimen militar pueden comprender por qué es importante para los trabajadores el mantener constantemente la fuerza combativa y no ceder antes que el fin sea alcanzado. Sometidos a un poder económico y político opresor, que además estaba sostenido por el régimen militar, los trabajadores de Perus no podían ser vencedores en su combate más que con la «»firmeza permanente», por la fuerza de la verdad, por la fuerza de la justicia y por el profundo soplo de amor universal.

¿Cómo se desarrolló esta lucha?

LA SITUACIÓN:

La región industrial de Sao Paulo, cuenta comprendidos los arrabales, ocho millones de habitantes. El lugar de combate fue la fábrica de cemento de «Perus» y la cantera de Cajamar con la que está asociada, las dos situadas en los arrabales de Sao Paulo. Esta fábrica formaba parte del grupo Abdalah, que comprendía 15 empresas. El jefe de la empresa era al mismo tiempo propietario terrateniente, y al principio de la lucha en 1962 era además diputado en el Parlamento Nacional, lo que significaba que concentraba en sus manos el poder económico y el poder político y que tenía el apoyo de la policía, y de los medios de información, sobre los que ejercía su influencia.

Lo que es característico de la situación del trabajador en el Brasil, es que los sindicatos son pequeños y dispersos y a menudo ineficaces, por estar controlados por los jefes de empresa. Esto explica la falta de preparación para una lucha sindical. La mayoría de los obreros se componía de hombres venidos del campo en busca de trabajo. Por ignorancia o miedo a causa de la dependencia en la que se encontraban, aceptaban habitualmente, pasivos y en silencio, la grave injusticia y la explotación que les hacían sufrir.

La FNT es una organización para la defensa de los derechos de los trabajadores. Está abierta a todos los trabajadores, y sostenida por un equipo de abogados, sociólogos y pedagogos. Fue creada por el abogado Dr. Mario Carvalho de Jesús en 1960. Hoy está regentada por los mismos trabajadores. Está fundada sobre una base cristiana, pero independiente de la Iglesia y abierta a todos. Como medio de lucha la FNT emplea la firmeza permanente, la no-violencia activa. Cada mes 3.000 trabajadores entran en el proceso de la concientización en vista de la mes 3.000 trabajadores entran en el proceso de la concientización en vista de la lucha no-violenta por la justicia que quieren profundizar y pasan también por su centro de formación.

En Perus los salarios tenían 4 meses de retraso, y los trabajadores sufrían otros graves perjuicios sociales. Mario Carvalho de Jesús asistía al sindicato de esta empresa como abogado. En esta situación injusta que representa una violación grave de las leyes que en el Brasil protegen a los trabajadores, un grupo de 900 obreros tomó la resolución de suspender el trabajo. La lucha que comenzó con este paso, costó siete años de huelga; comportó 12 procesos que llegaron hasta las más altas instancias. Pasó por períodos de hambre, y de penas de prisión, y acabó finalmente con la victoria de los trabajadores. En Noviembre de 1974 el empresario fue obligado a pagar 22 millones de cruceiros por los años de huelga. Sin embargo lo que es más importante que la victoria material, es el proceso intensivo de formación de la opinión pública en favor de la lucha por la justicia, que se extendió por todo el distrito.

FORMAS DE OPRESIÓN EMPLEADAS POR EL GRUPO DE ABDALLAH:

-Tentativas repetidas de dividir a los trabajadores por calumnias y acusaciones.
-Esfuerzos para poner el sindicato bajo el control del jefe de empresa, por medio de votos trucados.
-Tres veces los dirigentes del FNT fueron acusados de atentar contra la Seguridad Nacional. El proceso desembocó cada vez en un veredicto de absolución. Sin embargo Mario de Jesús y algunos trabajadores debieron sufrir penas de prisión de varios meses.
-La FNT fue acusada de subversión por los medios de comunicación; la justicia intervino contra los huelguistas. Hubo arrestos, torturas, amenazas masivas a las familias.
-Los procesos jurídicos fueron manipulados. El ministerio de trabajo intervino en la sede del sindicato de Perus, a partir de lo cual este último fue obligado al cierre (la FNT elevó una queja a la Organización Internacional de Trabajo, OIT, en Génova a este respecto). He aquí los medios de opresión: La violencia directa e institucionalizada, la mentira, la calumnia, el abuso del poder económico y político. Estos son los medios clásicos de los grupos de poder privilegiados.
-Las acciones de los trabajadores buscaban por la fuerza de la justicia y de la verdad el ejercer una presión creciente; a pesar de las tentaciones y provocaciones, se negaron obstinadamente a responder a la violencia con la violencia. Podemos comprender fácilmente que durante esta lucha de siete años hubo situaciones en que los obreros cansados y desanimados, querían emplear la violencia. Cada vez el equipo directivo y Mario de Jesús, se esforzaron por el diálogo con los trabajadores en restablecer la unidad en la lucha no-violenta. Sin embargo cada participante tenía la libertad de elegir sus medios de acción, siguiendo su conciencia. En el transcurso del combate, apoyándose en el análisis de la situación, constantemente profundizada, el plan y los métodos de la lucha no-violenta, fueron elaborados y puestos en aplicación.

METODOS Y ESTRATEGIAS

1) El primer paso fue la resolución de entrar en huelga tomada por 900 trabajadores que expresaron así su rechazo a continuar participando en la injusticia reinante en la fábrica.

2) Diálogo ininterrumpido con el jefe de la empresa y con todos los grupos que sostenían el status quo (entre ellos los pasivos, personas encargadas de hacer justicia, la prensa, Iglesia, la clase media, la policía, la dirección de la prisión y otros). Un ejemplo es típico: Cuando en Marzo de 1975 fui arrestado al mismo tiempo que Mario de Jesús en Sao Paulo, vi cómo este hombre por su calma, por la firmeza de sus declaraciones, por su testimonio de la verdad y de la justicia, hizo una inmensa presión sobre los funcionarios y los verdugos. Hoy, el Dr. Mario ha ganado una alta estima en Sao Paulo únicamente por su testimonio de justicia y de verdad. A sus adversarios les decía continuamente: «Podéis matarme, pero la justicia por la que me comprometo continuará obrando hasta que la injusticia sea vencida». Mostró cómo su vida tenía poca o ninguna importancia, que el poder de la acción no-violenta reposa en la fuerza de la verdad y de la justicia, que son capaces de oponerse a la injusticia y triunfar.

3) ACCIONES DE MOVILIZACIÓN y de apoyo por la lucha.

a) Al principio de todo los obreros en huelga comenzaron a sensibilizar la conciencia de los otros trabajadores en muchas empresas del distrito, y trataron de crear un movimiento de solidaridad, que fuese lo bastante sólido como para permitir la continuación de la lucha. Sin esta solidaridad, un pequeño sindicato, con débiles medios financieros, no puede llevar tal lucha durante mucho tiempo. Durante meses los trabajadores y sus familias, sufrieron hambre, algunos murieron a consecuencia de estas privaciones. Por medio de un diálogo perseverante, se trató de hacer salir a los otros trabajadores de su miedo y su pasividad, y hacerles comprender que esta lucha contra el abuso de las leyes, y la injusticia, estaba hecha para servir de ejemplo a todos los trabajadores del Brasil, que todos juntos estaban concernidos, y que su fuerza estaba en la unión, y su no-violencia. Paso a paso se llegó a solidarizar a los trabajadores; finalmente, durante siete años, trabajadores con pocos recursos sostuvieron y llevaron juntos la huelga.

b) Otra etapa fue la de obtener el apoyo de la Iglesia. En aquel momento se contentaba todavía con el papel de espectadora. Los trabajadores dudaron largo tiempo. No tenían confianza. No creían posible convencer a los obispos y empujarles a comprometerse.

Decían: «Los obispos no comprenden nada de nuestros problemas, pues viven en una tradición totalmente desfasada». Finalmente tuvieron el valor de dirigirse a la Conferencia de los Obispos, y comenzar el diálogo. Por su testimonio ograron (era la primera vez) que para sostener la lucha de los trabajadores de Perus, 35 obispos dirigieran una petición al Presidente de la República. A partir de este momento el Cardenal de Sao Paulo y su periódico diocesano se colocaron activamente al lado de los trabajadores en lucha.

c) Los medios de información: Al principio de la lucha toda la prensa estaba en contra de los huelguistas. Se acusó a estos de subversión, de comunismo, etc. Sin embargo los trabajadores estaban persuadidos que había también periodistas que eran hombres, es decir, personas capaces de solidarizarse con la lucha por la justicia. A través de numerosos contactos, trabajaron intensamente abriendo brecha en esos medios. Finalmente el mayor diario de Sao Paulo «O Estado de Sao Paulo», se decidió a decir la verdad sobre Perus. Lo que comenzó a operar un cambio en la opinión publica.

4) EL PROCESO

El jefe de empresa fue acusado de haber violado los derechos de los trabajadores. En el curso de los doce procesos jurídicos que siguieron a esta acusación, los trabajadores se negaban a aceptar decisiones injustas que les eran desfavorables, y el Dr. Mario de Jesús apelaba cada vez a la Instancia Superior. Antes de cada proceso la FNT hacia un trabajo intenso de concientización de la opinión pública.
La convicción de que las reivindicaciones de los trabajadores eran conforme a la verdad y a la justicia se imponía cada vez más. Bajo la presión moral de su lucha no-violenta que iba tomando mayor amplitud, acabaron ganando el proceso en la Corte Suprema.

5) En las discusiones con los «rompedores de la huelga» y la policía, los huelguistas tuvieron finalmente que emplear el método directo. En el curso de esta larga campaña, la policía acabó conociendo bien a los huelguistas. Cuando durante el combate un grupo se negaba firmemente a considerar al policía como un mal hombre, más aún si el grupo descubría en él al hombre pobre de los suburbios, que había sido alienado por el régimen y a quien había de nuevo que ganar para la causa de la verdad y de la justicia, se sentía en esas relaciones una fuerza ante la cual el mismo policía no podía escapar.

El jefe de empresa se decidió un día a volver a abrir su fábrica. En contra de las disposiciones legales, contrató nuevos obreros, y el trabajo volvió a poner la fábrica en marcha. Los huelguistas se reunieron delante de la empresa que estaba acordonada por los policías armados. Cuando los primeros camiones se dispusieron a salir de la fábrica, los huelguistas decidieron dirigirse una vez más a los nuevos obreros, -a los esquiroles-. Trataron de apelar a su conciencia y a su espíritu de solidaridad. Mas estos no aceptaron. No tenían ningunas ganas de perder su puesto de trabajo obtenido penosamente. En esta situación en la que la lucha de los huelguistas que había durado varios años parecía desmoronarse en su fase final, resolvieron llegar hasta el extremo. Se tumbaron en el suelo ante los camiones y dijeron a los conductores: «Matadnos, pues lo que hacéis no sirve más que para sellar en el porvenir también la opresión y la explotación del trabajador brasileño. Arrancad y matadnos». Los conductores que no estaban concientizados respondieron: «Tenemos orden de partir, si os oponéis es asunto vuestro»; y apretaron el embrague. En ese momento los policías que habían luchado contra los huelguistas, pero que habían tomado cada vez más conciencia de la justicia de las reivindicaciones de los trabajadores, no pudieron continuar la orden de proteger la injusticia. Se precipitaron sobre los camiones y los pararon. Se había llegado a una crisis de conciencia. La justicia había triunfado.

El hecho que los huelguistas sin emplear ellos mismos la violencia estuviesen dispuestos a sacrificar su vida para ayudar al triunfo de la justicia, influyó grandemente en la opinión pública. Aquellos hombres estaban dispuestos a pagar ellos mismos el precio de la liberación, en lugar de imponérselo a otros. A fuerza de amor habían aniquilado la explotación, la mentira y la violencia.

La significación del combate de los trabajadores de Perus que no era mas que una pequeña parte de un combate político-social de mucha mayor envergadura. No residía primero en el hecho que ganaron el proceso y obtuvieron 20 millones de cruceiros de indemnización, sino en el ejemplo que se dio a toda la zona industrial, ante las innumerables violaciones de los derechos fundamentales de los trabajadores. Desde entonces siguiendo el ejemplo de Perus trabajadores de otras empresas se comprometían. Centenares de millares de trabajadores buscaban descubrir y emplear esta fuerza. Por la vía de la solidaridad y de la movilización, Perus mostró la eficacia de la firmeza permanente. La lucha no-violenta de los trabajadores quitó progresivamente al sistema sus columnas de apoyo. Ayudó a miles de hombres a descubrir su propia fuerza y su capacidad de oponer una resistencia no-violenta a la injusticia que les oprimía. A pesar de sus grandes dificultades la FNT prosigue su lucha por la liberación.