Vaticano: «Hay que reconstruir la confianza entre las naciones»

778
Foto de Dmitry Sidorov de Pexels: https://www.pexels.com/es-es/foto/banderas-ventoso-china-turquia-7014124/

El secretario vaticano para las Relaciones con los Estados y las Organizaciones Internacionales habla en la Asamblea General de las Naciones Unidas de cómo el mundo es presa de conflictos, regurgitaciones nacionalistas, del riesgo que supone la posesión de armas nucleares y de formas cada vez más dramáticas de injusticia y persecución religiosa: la ONU debe volver a sus orígenes y relanzar «la coordinación entre los Estados para alcanzar objetivos verdaderamente comunes».

Vatican News 27/9/2023

En un momento en que el «desmoronamiento de la confianza entre las naciones» ha llevado a un «aumento del número y la gravedad de los conflictos y las guerras», debemos «empezar a reconstruir la confianza para reavivar la estabilidad, la paz y la prosperidad mundiales». Monseñor Paul Richard Gallagher, Secretario para las Relaciones con los Estados y las Organizaciones Internacionales, intervino ayer, 26 de septiembre, en el debate de la Semana de Alto Nivel en la apertura de la 78ª sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas, recorriendo en un intenso discurso las crisis que hieren a la humanidad, desde las guerras, como las de Ucrania, o Siria, o Sudán, a las crisis medioambientales, pasando por las secuelas de los nacionalismos y extremismos. El representante vaticano habla de la «colonización ideológica» denunciada repetidamente por el Papa Francisco que ha caracterizado las reuniones internacionales de alto nivel a lo largo del tiempo, donde se tiende a que cada Estado «imponga sus propias ideas y su propia agenda» y donde «los países más ricos y poderosos tratan de imponer su propia visión del mundo a los países más pobres, promoviendo valores culturales extranjeros que no comparten», donde el estado de derecho a veces parece ser sustituido por la ley del más fuerte. Gallagher pide que se vuelva a la escucha y al diálogo, para resolver los conflictos y reducir el sufrimiento de la humanidad. Silenciar o excluir a los que discrepan, explica el prelado, socava «la naturaleza misma de los foros multilaterales mundiales, que deberían seguir correspondiendo a su vocación primordial de lugares de auténtico encuentro y diálogo entre Estados igualmente soberanos».

Que las Naciones Unidas vuelvan a sus orígenes

Diálogo, responsabilidad compartida y cooperación, son las tres palabras clave que señala monseñor Gallagher para lograr un «multilateralismo eficaz», todo ello bajo la bandera de la solidaridad global «que se expresa concretamente en la ayuda a los que sufren», con gobernantes dispuestos a «dejar de lado sus propias necesidades, expectativas y deseos de soberanía u omnipotencia ante la mirada concreta de los más frágiles». Cualquier reforma de las Naciones Unidas, subraya, «no debe basarse principalmente en multiplicar las reuniones, los discursos, las estructuras o las instituciones, sino en hacer que lo que ya existe sea más eficaz y acorde con los tiempos que vivimos». La ONU, es la indicación, debe «volver a sus orígenes», es decir, relanzar «la coordinación entre los Estados para alcanzar fines verdaderamente comunes».

El riesgo nuclear

Monseñor Gallagher vuelve así a reiterar puntos fundamentales para la Santa Sede: el uso de la energía atómica con fines bélicos, debate reabierto por el conflicto en Ucrania, es más que nunca, ha indicado el Papa, «un crimen contra la dignidad de los seres humanos», e incluso «la mera posesión de armas nucleares es inmoral». Como también dijo durante su discurso en la conmemoración del Día Internacional para la Eliminación Completa de las Armas Nucleares, «por desgracia, el riesgo de una guerra nuclear ha alcanzado su nivel más alto durante generaciones, con amenazas irrazonables del uso de armas nucleares, mientras que la carrera armamentística continúa sin cesar (…) El mundo debe invertir el rumbo». El Papa Francisco insiste en que «el objetivo último de la eliminación total de las armas nucleares se convierte en un desafío y un imperativo moral y humanitario». La petición a los Estados es que firmen y ratifiquen el Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares, el Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares y el Tratado de No Proliferación. En el texto, el prelado aborda también el desafío que plantea la inteligencia artificial, una innovación cada vez más presente en la vida de las personas y las comunidades, que exige «una seria reflexión ética sobre el uso y la integración de sistemas y procesos de superordenadores en nuestra vida cotidiana», lo que inevitablemente afecta también al desarrollo del uso de sistemas de armas autónomas letales (LAWS). También en este caso deben iniciarse negociaciones para regular estas armas, al tiempo que se aplica una moratoria, ya que su uso debe ser siempre «conforme al derecho internacional humanitario».

Inteligencia Artificial y COP28

La Santa Sede, por lo tanto, «apoya el establecimiento de una Organización Internacional para la Inteligencia Artificial que facilite el más completo intercambio de información científica y tecnológica para usos pacíficos y para la promoción del bien común y el desarrollo humano integral. El desarrollo de las nuevas tecnologías debe orientarse a paliar las crisis que afectan al mundo. La gran injusticia, subraya monseñor Gallagher, es que «los que menos contribuyen a la contaminación son los que pagan el precio más alto y están más expuestos a los efectos negativos del cambio climático”. La instrucción a la comunidad internacional es centrarse en «un resultado positivo en la próxima COP28 en los Emiratos Árabes Unidos, sin reducir los debates sobre el cambio climático a cuestiones de financiación», que corren el riesgo de «eclipsar el objetivo último de proteger nuestra casa común».

Demasiadas formas de injusticia

El representante vaticano recuerda a continuación que este año se celebra el 75 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y el 30 aniversario de la Declaración y Programa de Acción de Viena, documentos que «llaman a una reflexión profunda sobre el fundamento de los derechos humanos y su respeto en el mundo contemporáneo, para renovar los compromisos en favor de la defensa de la dignidad humana”.

El prelado señala las diversas y numerosas formas de injusticia que afligen a la humanidad, comenzando por las que afectan en primer lugar «a los no nacidos, a quienes se niega el derecho a venir al mundo, en algunos casos a causa de su sexo o de su discapacidad»; los que no tienen acceso a «los medios indispensables para una vida digna»; los que están excluidos de una educación adecuada»; los que están injustamente privados «de trabajo» o lo experimentan en forma de esclavitud; los que están detenidos «en condiciones inhumanas», o sufren torturas, o a los que «se niega la posibilidad de redención». La lista continúa con «las víctimas de desapariciones forzadas y sus familias; los que viven en un clima dominado por la sospecha y el desprecio, que son objeto de actos de intolerancia, discriminación y violencia a causa de su sexo, edad, raza, etnia, nacionalidad o religión»; por último, todos los que sufren violaciones de sus derechos en un contexto de conflicto armado, mientras «traficantes de la muerte sin escrúpulos se enriquecen al precio de la sangre de sus hermanos y hermanas».

Persecución religiosa

La «prueba de fuego» para conocer el grado de protección de los derechos humanos es, para monseñor Gallagher, «el grado de libertad de religión o de creencia en un país», en un momento en el que sigue habiendo persecución contra quienes profesan su fe en público, en el que en muchos lugares «la libertad religiosa está severamente restringida» y en el que también hay una «persecución religiosa real» que va en aumento cuando se trata de cristianos. Los gobiernos, se pide, «tienen el deber de proteger la libertad religiosa de sus ciudadanos»; la libertad religiosa, además, como la educación y otros derechos fundamentales, «puede ser un componente importante para permitir a los marginados ser agentes dignos de su propio destino».

Conflictos en el mundo, de Ucrania a Siria, pasando por Sudán

Entre los muchos acontecimientos dramáticos que han caracterizado el año en curso, el prelado enumera el conflicto de Ucrania, una herida que «en lugar de cicatrizar se ensancha y profundiza”. El compromiso de tantos países que han intervenido para ayudar a Ucrania y a su pueblo, es la amarga observación, no se ha visto correspondido por un «esfuerzo igual para encontrar la manera de superar el enfrentamiento». Estamos lejos de un diálogo que pueda abrir «caminos de paz y reconstrucción», que es lo que la Santa Sede «espera y trata de promover con cada uno de sus innumerables llamamientos e iniciativas, que dependen de la cooperación de todos los actores internacionales».

La mirada va de Ucrania a Siria, afligida por 12 años de guerra, un terremoto y una gran pobreza, y para la que la Santa Sede «además de alentar la reanudación de un proceso político de reconciliación», pide que la población no se vea afligida por las sanciones internacionales impuestas al gobierno sirio por la Unión Europea, Estados Unidos y el Reino Unido.

Preocupación también por Sudán, devastado desde hace meses por enfrentamientos armados con víctimas y desplazados, asolado por una crisis humanitaria, y para el que la Santa Sede «hace un llamamiento de todo corazón a deponer las armas para que prevalezca el diálogo y se alivien los sufrimientos de la población”.

La Santa Sede, prosigue el representante vaticano, «sigue de cerca los acontecimientos políticos en el África subsahariana y renueva su compromiso con la promoción de la paz, la justicia y la prosperidad”. Si bien la acción de las Iglesias locales en los procesos de reconciliación nacional es fundamental, la región también experimenta violencia y frecuentes golpes de Estado «que interrumpen los procesos democráticos, causan muerte y destrucción, y provocan crisis humanitarias y migratorias».

Acabar con la explotación económica y financiera

Frente a las «injustas dinámicas de colonialismo», favorecidas por los intereses económicos internacionales, monseñor Gallagher hace a continuación un llamamiento a las Naciones Unidas para que «cesen toda explotación económica y financiera y se preocupen de promover una cooperación internacional generosa y respetuosa«.

Los pensamientos se dirigen después a Nicaragua, «con la que la Santa Sede espera un respetuoso diálogo diplomático por el bien de la Iglesia local y de toda la población» y también a la dramática situación de Nagorno-Karabaj, para la que «la Santa Sede exhorta al diálogo y a las negociaciones entre Azerbaiyán y Armenia, con el apoyo de la comunidad internacional, que favorezcan un acuerdo duradero, lo antes posible» y que ve la expresión de las condolencias «a las familias de las víctimas de la explosión en una estación de servicio cerca de la ciudad de Stepanakert».

A continuación, se expresa preocupación por lo que está ocurriendo «en Jerusalén y en particular por los ataques contra las comunidades cristianas», episodios que no sólo amenazan la convivencia entre las diferentes comunidades, sino que amenazan «la propia identidad de la ciudad de Jerusalén, que algunos son incapaces de concebir como un lugar de encuentro entre las tres confesiones, cristianismo, judaísmo e islam». Por ello, se hace un llamamiento a israelíes y palestinos para que lleguen a un «diálogo sincero», llamamiento que se extiende a la comunidad internacional «para que Jerusalén no caiga en el olvido, para que no se abandone el proyecto de una Ciudad Santa como lugar de paz para todos y de todos, con un estatuto especial garantizado a nivel internacional».

El retroceso de la historia

Para concluir, monseñor Gallagher, constata con amargura cómo el auge de nacionalismos miopes, extremistas, rencorosos y agresivos, y en el origen de «conflictos anacrónicos y obsoletos», está haciendo que el mundo experimente una «marcha atrás en la historia».

Por ello, la petición se dirige a todos los miembros de la ONU para que, siguiendo la indicación del Papa Francisco, la paz sea un deber, «porque sólo en la búsqueda de la paz y de la convivencia pacífica entre los Estados podremos llegar a ser naciones verdaderamente unidas, en una única familia humana».