Venezuela: Capitalismo de «bodegones» para las élites

786

Venezuela es un país de hambre y miseria, que sufre los azotes de un capitalismo de saqueo de sus riquezas y que soporta también grandes desigualdades. Un ejemplo es la creciente economía de los «bodegones».

Comenzaron como tiendas pequeñas que vendían productos importados. Los llamaban la «economía de la Nutella». Luego fueron expandiéndose hasta convertirse en grandes supermercados de lujo donde puedes encontrar de todo.

Las desigualdades se ven en las calles con la proliferación de vendedores informales conocidos como «buhoneros», en un país donde el 95% de los venezolanos son pobres (empobrecidos), el 70% está en pobreza extrema y la desigualdad es más aguda que en países como Colombia o Brasil, según la última Encuesta Nacional de Condiciones de Vida de la Universidad Católica.

Si bien hace unos años la mayoría de los venezolanos no conseguía los productos necesarios para subsistir, ahora, que abundan, no puede pagarlos. ¿Pero dónde están esos productos?

Una de las muestras más visibles de la nueva economía en Venezuela es la proliferación de tiendas que venden productos de lujo.

Es lo que se llaman bodegas o bodegones, supermercados que venden productos importados en dólares a precios inalcanzables para la mayor parte de la población.

«El salmón noruego era cuatro veces más caro del precio que yo pago en Noruega», le dice a BBC Mundo Benedicte Bull, profesora de Ciencias Políticas de la Universidad de Oslo y directora de la Red Noruega de Investigación de América Latina (NorLARNet) y la Academia de Gobernanza Global de Oslo.

Bull, que viajó recientemente a Venezuela, participó en un estudio hecho en colaboración con el Centro para la Investigación y Formación Obrera (CIFO), dirigido por Manuel Sutherland y Antulio Rosales, de la Universidad de New Brunswick, Canadá, llamada «Venezuela: de la crisis económica al capitalismo elitista bodegonero».

El análisis muestra cómo los bodegones se han transformado en un síntoma de la profunda crisis económica venezolana y sostiene que este tipo de comercios son la cara más visible de una «dolarización anárquica» de facto y de las nuevas desigualdades que existen en el país.

Venezuela no es un país socialista. Es un país con una economía capitalista bodegonera. La economía de los bodegones no está dirigida por el gobierno, no son negocios del Estado.

Lo que ocurre es que muchos de los dueños de los bodegones tienen el permiso para operar en base a contactos con el gobierno. Pero eso es diferente. En definitiva, no hay una lógica alternativa al capitalismo.

Es bastante lejano a la experiencia en China porque no está presente un Estado fuerte. En este caso es el gobierno que trata de controlar, a través de canales informales en una manera muy personalista de regular, la economía, es decir, el monitoreo y las sanciones dependen de quién eres. No hay regulaciones que se apliquen a todos de la misma manera.

Respecto a la ex Unión Soviética hay algunos paralelos con lo que pasó después de que fuera desmantelada, con la creación de una economía capitalista bastante salvaje con las grandes privatizaciones. Una parte importante de la economía quedó finalmente en manos de unos oligarcas. Hay paralelos entre ese proceso y lo que está ocurriendo en Venezuela.

Hay privatizaciones, dolarización, apertura económica que está llevando a la creación de una nueva élite, una nueva forma de concentración económica. Hay un capitalismo que está generando nuevas desigualdades. Basta con caminar por las calles de Caracas para verlo.

Comenzaron como tiendas pequeñas que vendían productos importados. Los llamaban la «economía de la Nutella». Luego fueron expandiéndose hasta convertirse en grandes supermercados de lujo donde puedes encontrar de todo.

¿Y cómo funcionan los bodegones en el día a día?

Comenzaron como tiendas pequeñas que vendían productos importados. Los llamaban la «economía de la Nutella». Luego fueron expandiéndose hasta convertirse en grandes supermercados de lujo donde puedes encontrar de todo.

Los precios siempre están fijados en dólares, aunque a veces se pueden usar bolívares para productos más baratos. Y cerca de la mitad de los trabajadores en los bodegones ganan su sueldo en bolívares.

Cuando he estado ahí he encontrado salmón noruego con el envase escrito en noruego, es decir, no son productos que estaban destinados a la exportación. Se importan directamente desde un negocio a otro negocio. El salmón noruego era cuatro veces más caro del precio que yo pago en Noruega.

¿Desde cuándo existen los bodegones?

Los bodegones más antiguos fueron creados hace unos seis años, pero la mayoría se ha creado durante los últimos tres años.

¿Quiénes son los clientes y quiénes son los dueños?

Los clientes son principalmente la élite que puede permitirse comprar en los bodegones. Pero encontramos que no todos los precios son tan excesivos, aunque obviamente no están al alcance de quienes ganan un salario en bolívares.

Fuente BBC