Venezuela y la educación cercenada: miseria, adoctrinamiento y una infraestructura en ruina

760

El viacrucis del maestro venezolano: enseñar en medio de la miseria y sin democracia recoge el testimonio de más de 30 educadores, sobre el estado de la infraestructura y servicios básicos en las escuelas y las dificultades del sistema de educación a distancia.

Las organizaciones Gritemos con Brío, FundaRedes, Aula Abierta y el Observatorio de Educación presentaron el informe El viacrucis del maestro venezolano: enseñar con pobreza y sin democracia, en el que muestran las vulneraciones que se cometen a diario en contra de los maestros venezolanos.

La Alianza Nacional Todos por la Educación destacó cómo desde la administración de Hugo Chávez Frías, con el sistema de lealtades y militancia partidista, se afectó el sistema de educación pública en Venezuela.

El estudio se hizo en los estados Mérida, Nueva Esparta, Aragua, Miranda, Carabobo, Táchira, Zulia y el Distrito Capital, haciendo vínculos con 37 docentes en ejercicio, de funciones académicas o administrativas en la educación media y universitaria.

En el tema de los servicios básicos e infraestructura, los resultados arrojaron que 77.27% de los educadores entrevistados afirmaron evidenciar fallas en la prestación de al menos uno de los servicios básicos. Estos se relacionan con 36.96% de escaso o nulo acceso a internet, 30.43% con racionamiento o averías en el suministro de agua y 26.09% con cortes eléctricos.

El 50% de los casos estudiados, las instituciones no tienen acceso siquiera a los servicios públicos.

“Se trata de colegios y liceos sin luz, sin agua y mucho menos, acceso a internet. En una proporción similar, 68.18% considera que en la institución educativa en la que laboran existen necesidades en materia infraestructural, 37.04% de estas referidas a mantenimiento general de la planta física (pintura, espacios deportivos y de recreación, revestimiento de paredes y techos, entre otros), 18.52% a la insuficiencia o inexistencia de recursos tecnológicos y comunicacionales (laboratorios, salas de computación y servicio de internet), y 44.44% relacionadas al deterioro de baños, presencia de filtraciones, salones desvalijados y factores de riesgo en la seguridad (cercados perimetrales y vigilancia) de forma agregada”, detalla el informe.

Además, desde antes y durante la cuarentena se hicieron más frecuentes los robos de pupitres, bombillos y herrajes de los baños. 

Hogares y maestros con hambre 

El informe señala también que la variación reflejada en la población estudiantil con respecto a años anteriores -en las instituciones educativas en las que ejercen profesionalmente los docentes encuestados-, fue en promedio de 24.68%, y en algunos casos la deserción escolar es de más de 50% antes y durante la cuarentena.

En el caso de la población docente en ejercicio profesional son 17.50% maestros menos que años anteriores o desde el inicio de la cuarentena.

“Los entrevistados señalan de forma recurrente las renuncias como el principal motivo de esta variación, explicando que las precarias condiciones socioeconómicas están directamente relacionadas con un exiguo salario que obliga a los maestros a probar suerte con otras actividades económicas o a emigrar en busca de mejores condiciones de vida”, explica.

El informe cita al portal de investigación y análisis periodístico cotejo.info el cual informa que “en 6 años, el ingreso de los docentes venezolanos ha disminuido 96,66% a partir de los procesos de reconversión monetaria, el incumplimiento de la contratación colectiva por parte del Ejecutivo nacional y la profundización de la hiperinflación en Venezuelafactores que han convertido a los maestros activos en el país en ‘los más pobres del continente”, ya que perciben en promedio un salario de 4 dólares mensuales, en el escalafón más alto.

“Con ingresos inferiores a los $0.13 diarios, los profesionales de la docencia atraviesan profundamente el umbral de pobreza extrema, ubicado en $1.9 diarios por el Banco Mundial, sin embargo, el Estado venezolano, haciendo omisión de correctivos económicos que brinden un poco de oxígeno al bolsillo de los ciudadanos, implementa la asignación de bonos de forma aleatoria dentro del espectro censal del carnet de la patria e inscritos en el sistema Patria”.

Estos subsidios selectivos se presentan como un instrumento de control que plantea sacar a los trabajadores del sector educación de la situación de pobreza extrema que padece, sino entorpecer la articulación y el direccionamiento de exigencias reivindicativas del gremio. 

Percepción negativa 

Para el 90.97% de los docentes entrevistados la situación de la educación a distancia, con motivo de la pandemia de COVID-19, es negativa, pues la fallas en los servicios de electricidad e internet, así como la falta de acceso a la tecnología y la carencia de herramientas pedagógicas en padres o representantes para dar continuidad al proceso educativo, son parte de las dificultades que enfrentan diariamente.

“Muchas veces quienes cuidan a los niños no culminaron o atravesaron la educación formal”, ejemplificó una docente de educación básica, quien explicó que las limitaciones en el hogar no comienzan ni finalizan con la intermitencia de los servicios básicos, sino que se complejizan cuando el actor que suple el acompañamiento docente carece de los conocimientos necesarios para la formación académica de su representado o no tiene las habilidades pedagógicas para conducir tal proceso. 

Doctrina en las aulas 

Sobre la influencia doctrinaria, 94.59% de los maestros afirman que “hay evidencias de la participación partidista dentro del sistema educativo a través de imposiciones que van desde la presencia de retratos y efigies de Hugo Chávez y Nicolás Maduro, hasta el lineamiento de uso obligatorio de la Colección Bicentenaria como bibliografía de consulta de docentes y niños, niñas y adolescentes en el nivel básica y medio de la educación”.

La mayoría de los educadores describen esta bibliografía como un material carente de objetividad y profundidad en los contenidos abordados, con matrices doctrinarios en cuanto a la cátedra de Historia de Venezuela.

La alianza concluye que “frente a la represión, la persecución política y la situación de pobreza extrema que atraviesan los docentes, exhortamos a la convergencia de intereses y la resolución de conflictos internos en los sindicatos y asociaciones de maestros en el país”.

También recomienda el fortalecimiento de la participación de padres, madres y representantes en consejos educativos o espacios de deliberación propiciados por las instituciones educativas, para resistir la intervención política de grupos doctrinarios en asuntos educativos; y exigir mayor porcentaje de inversión en educación al Estado venezolano.

CORREODELCARONÍ.COM PorJhoalys Siverio 14 May, 2021 – 1:02 AM