VOTO EN BLANCO, POR SOLIDARIDAD.

2038

Carta que puede enviarse a los medios de comunicación de tu localidad.
Que la conciencia de los partidos políticos es la urna, apenas necesita demostración. La Campaña por la Justicia en las Relaciones Norte Sur que algunos colectivos venimos realizando durante los últimos 20 años en España siempre ha planteado que se utilice este lenguaje de la urna para exigir a los partidos políticos que pongan en el primer lugar de sus prioridades lo que son, a juicio de cada vez más ciudadanos globalizados sin su consentimiento, los principales problemas políticos hoy: el hambre de más del 80% de la humanidad, la explotación laboral (paro, subempleo, precariedad,…y toda la cohorte de miseria moral que representa) y su manifestación más salvaje: el aumento de la esclavitud infantil. Es decir, los problemas de la Justicia, sin la cual nunca será posible hablar sinceramente de Paz. Todos los problemas cercanos de los ciudadanos (vivienda, trabajo, salud, educación,…) son susceptibles de plantearse desde la solidaridad- compartir hasta lo necesario para vivir- internacionalista que exige la Justicia o prescindiendo de ella y presentándola como un apéndice (0,7% para dentro de 10 o 20 años más, cooperación y ONGs y otras voluntariedades, proveedores de «comercio justo» para algunas compras,…) ¿Cómo podemos exigir Justicia, cómo podemos expresar que realmente estos son problemas fundamentales para los ciudadanos que quieren la Paz? Pues, en este momento electoral, hay un lenguaje con el que nos pueden entender: el voto en blanco si los problemas de Justicia no pasan a ser prioritarios. No vale utilizarlos para movilizar a millones de personas y luego pasarlos a las declaraciones de intenciones y a la cola de las prioridades.
Este es el contenido legítimo que muchos ciudadanos estamos dando a este voto. A sabiendas de que otros ciudadanos, legítimamente también, harán otro uso de él. En cualquier caso, esta opción- los partidos lo saben muy bien y por eso es la opción menos y peor explicada- representa:
– Un voto activo. En un país en el que históricamente ha costado tanto tener al menos un sistema democrático formal (que debería ir dando pasos mucho más claros a la auténtica democracia directa), nos parece un dislate la abstención ya que, por muy activa que sea, siempre estará configurada de altas dosis de desentendimiento y despreocupación que no compartimos.
– Un voto consciente. Por que implica el conocimiento y crítica de las opciones electorales partidistas que se presentan. Y porque proclama con toda claridad que no nos sentimos representadas básicamente en ellas. Para nosotros, dejar de lado o en último lugar, los problemas de la Justicia en política no es un mal menor con el que transigir.
Que sea un voto significativo y lleno de contenido solidario depende de nosotros, de ti, de que seamos capaces de explicar de forma muy clara a toda la sociedad, la razón del mismo. Otros tendrán otras razones. Eso mismo significa que estamos frente a un voto consciente. Nosotros venimos ininterrumpidamente dando ésta. Por solidaridad, vota en blanco.

Fdo:
DNI:
Domicilio:
Teléfono:

*************************************

REENVÍA ESTE CORREO A TUS AMIGOS Y CONOCIDOS
*************************************
NUNCA UN SOBRE VACÍO
ESTUVO TAN LLENO DE SOLIDARIDAD…