Algunas aproximaciones al AFRICOM

1081

El gobierno de los Estados Unidos ratificó el papel de África en su diseño geoestratégico imperial con el establecimiento de un nuevo comando estratégico. Por primera vez, la región –con la excepción de Egipto– será atendida desde un único comando, el recién creado US. Africa Command (AFRICOM)

Julio C. Sánchez
CEPRID rebelion.org

El gobierno de los Estados Unidos ratificó el papel de África en su diseño geoestratégico imperial con el establecimiento de un nuevo comando estratégico. Por primera vez, la región –con la excepción de Egipto– será atendida desde un único comando, el recién creado US. Africa Command (AFRICOM).(1)

Aunque el AFRICOM será totalmente operacional a partir de septiembre de 2008, un año antes comenzará a funcionar como un subcomando del US. EUCOM. Por ello, el general afroamericano William E. “Kip” Ward fue nombrado por el presidente para ocupar su jefatura. Ese oficial, veterano de la fallida operación de Somalia, ocupaba el cargo de Vice Jefe del comando europeo.(2)

Durante la presentación del AFRICOM, el Secretario de Defensa, Robert Gates, definió como sus tareas: reforzar la asociación en materia de seguridad con los países del continente; incrementar las habilidades en las tácticas anti-terroristas en los países receptores; apoyar las estructuras de seguridad de las organizaciones subregionales; y, “si fuese necesario”, conducir las operaciones militares en el continente.(3)

El establecimiento de ese comando estratégico constituye un resultado de la profundización de las relaciones de seguridad entre los Estados Unidos y los países de la región. Sin embargo, por sus objetivos estratégicos el AFRICOM responde a los intereses imperiales de la superpotencia, y en especial a la lucha por el control de los abundantes recursos naturales que posee la región. En esencia, el comando no constituye una respuesta estadounidense a las necesidades de los países que la integran.

AFRICOM es una consecuencia de la actividad desarrollada por los círculos políticos, económicos, militares y académicos que conforman el lobby africano de la política estadounidense. Por ello, su creación se basa en un importante consenso bipartidista y en el apoyo del empresariado y los principales mandos político–militares de la superpotencia.

Debe destacarse que existe una coincidencia estratégica entre los militares y los grupos empresariales con intereses en el continente africano –especialmente los vinculados al sector de los hidrocarburos– y ello se evidencia en las numerosas declaraciones que en los últimos años realizaron los principales jefes del US. EUCOM. Para los altos mandos del comando que poseía el mayor peso sobre la región, Estados Unidos necesitaba incrementar su presencia, porque gracias a “su abundancia de recursos naturales” devendrá en el “próximo frente de la lucha contra el terrorismo”.(4)

Para comprender la lógica que subyace en la creación del AFRICOM, resulta importante el análisis realizado en 2003, por Daniel Volman, quien destacó las similitudes entre la actividad de la actual administración y la política de control de los hidrocarburos en el Golfo Pérsico desarrollada durante la administración Carter, materializada con la conformación del US. CENTCOM. Volman consideró que Estados Unidos incrementaría su presencia militar directa con el objetivo de controlar las reservas energéticas del Golfo de Guinea.(5)

Pareciera que la puesta a punto de AFRICOM marcha sobre rieles. Pero la superpotencia ha debido enfrentar la reticencia de los gobiernos africanos a la ubicación del cuartel general en suelo africano. Hasta el presente, solo Liberia había mostrado oficialmente su disposición a servir de sede a esa estructura de mando estadounidense.(6)

Cuando se anunció por el gobierno de los Estados Unidos la creación del comando estratégico, los analistas destacaron algunos países como posibles candidatos a sede, dos de los mencionados con mayor frecuencia fueron Bostwana y Argelia. No obstante, ambos países negaron esa posibilidad. La prensa de Botswana, destacó las declaraciones del Ministro de Relaciones Exteriores, Mompati Merafhe –citado por el analista Tshireletso Motlogelwa– quien señaló que no habían recibido ninguna solicitud de Washington.(7) Por su parte, el canciller argelino, Mohamed Bedjaoui, expresó en una entrevista que su país no permitirá el establecimiento de bases militares extranjeras en su suelo, porque esa práctica es “incompatible con su soberanía e independencia”.(8)

Sobre otro de los potenciales candidatos, Marruecos, informaciones recientes señalan que el entusiasmo inicial parece haberse moderado. Un artículo de The Washington Post señala la posibilidad de que la nueva actitud de Rabat obedezca a la oposición de Libia y Argelia a la presencia de tropas extranjeras cerca de sus fronteras.(9)

La reticencia en la mayoría de las capitales africanas a albergar una presencia militar estadounidense se ha evidenciado durante las dos giras realizadas al continente por el subsecretario Henry. Ese funcionario, con el objetivo de enfrentar las reservas sobre los reales objetivos de AFRICOM, dijo que su país no incrementaría ostensiblemente el número de efectivos en el continente y que la estructura del mismo sería flexible y atípica.(10)

Como parte del pragmatismo de la política africana de Washington, se ha señalado la posibilidad de que el AFRICOM tenga su sede en varios países.(11)

Consideramos y, así ha sido expresado por los funcionarios de la administración Bush que el proceso de consultas y presiones no ha concluido, pues la superpotencia utilizará todos los resortes económicos, políticos y militares que sean necesarios para doblegar la resistencia de los gobiernos, en aras de lograr el cumplimiento de sus intereses hegemónicos en el continente.

En resumen, la nueva estructura militar fortalecerá la agenda intervencionista estadounidense en el continente africano, pues le permitirá al Pentágono buscar un mayor control sobre áreas que devienen cada vez más importantes en el orden estratégico. Pero los grandes perdedores serán los países africanos, pues el AFRICOM– con independencia de la retórica utilizada por los Estados Unidos– significará una presencia militar in situ que podrá ser empleada con propósitos agresivos si se vieran amenazados los intereses geopolíticos y geoestratégicos de la superpotencia.

Referencias:
(1) The United States Senate: “Creation of a U.S. Africa Command”, Congressional Record, Washington, D.C., 10-01-07; The White House: “Bush Announces Creation of U.S. Africa Command. New command will enhance peace and security in Africa”, Office of the Press Secretary, Washington, D.C., 06-02-07; Tully, Andrew: “US military creates ‘Africa Command’”, International Relations and Security Networks, 08-02-07.

(2) McMichael, W. “Gates taps Army 4-star to be AfriCom chief”, Army Times, Washington, D.C., 12-07-07; U.S Department of State: “M. Bush nomme un général à la tête du nouvel AFRICOM”, Washington, D.C., 13-07-07.

(3) Ouédraogo, E.: “Commandement spécifique pour l’Afrique, le tentacule noire du Pentagone”, L’Observateur Paalga, Ouagadougou, 08-02-07; Pham, J. Peter: “The Time is Now for a U.S. Africa Command”, The Family Security Foundation, Inc., 07-12-06; Rice, Susan E.: “Africa Command Could Boost U.S. Efforts”, NPR, News & Notes, The Brookings Institution, Washington, D.C., 13-02-07; U.S. Department of State: “U.S. To Establish New U.S. Africa Command (AFRICOM)”, Washington, D.C., 09-02-07.

(4) The Senate Armed Services Committee: “Statement of General James L. Jones, USCM Commander United States European Command before the Senate Armed Services Committee”, Washington, D.C., 07-03-06, pp. 8-15.

(5) Volman, D.: The Bush Administration and African Oil: The Security Implications of US Energy Policy, ROAPE, No. 98, December, 2003, pp. 573-584.

6). Butty, J.: “Liberia Lobbies for AFRICOM Headquarters”, VOA News, Washington, D.C., 06-07-07; The News: “Johnson Sirleaf ‘Offers’ Territory For Africom Headquarters”, Monrovia, 06-07-07.

(7) Tisdall, S.: “African states oppose US presence”, The Guardian, Londres, 25-06-07; Morocco Signals Its Lack of Enthusiasm”, Rabat, 24-06-07, p. A16; Motlogelwa, T.: “Botswana: Country Non-Committal On US-Africa Command”, Mmegi/The Reporter, Gaborone, 27-02-07.

(8) The Washington Post: “North Africa Reluctant to Host U.S. Command. Algeria and Libya Reject Pentagon’s AFRICOM Proposal; Tunisia Watch: “Concertations militaires entre l’Algérie et la Tunisie sur fond de regain de terrorisme et implantation du commandement régional US Maghreb-Sahel”, 07-03-07.

(9) Salima T.: “Projet de base américaine en Afrique. Washington entame les consultations avec les Etats”, El Watan, Argel, 11-06-07.
World Tribune.Com: “Morocco bids to host base for new U.S. Africa Command”, Rabat, 08-02-07

(10) Henry, R. “U.S. Africa Command (AFRICOM) Update”, Foreign Press Center Briefing, Washington, D.C., 22-06-07; U.S. Department of Defense: “DoD News Briefing with Mr. Henry and Lt. Gen. Sharp from the Pentagon”, Washington, D.C., 07-02-07; Kreisher, O.: “Pentagon implements plan for new U.S. Africa command”, Congress Daily, Washington, D.C., 23-02-07.

(11) Coon, C.: “AFRICOM may set up multiple headquarters”, Stars and Stripes, Stuttgart, 09-06-07; Fisher-Thompson, J.: “Afrique: L’Africom aura une structure et une mission exceptionnelles”, U.S. Department of State, Washington, D.C., 25-06-07.