Migrantes en el Reino Unido: crece la moderna esclavitud

549

Hasta 17 sectores de la economía británica tienen un alto riesgo de explotación para sus trabajadores. Según un informe publicado en «The Guardian» y realizado por las Autoridad contra el Abuso Laboral en Reino Unido cada añoaumentan un 35% los casos de «esclavitud moderna» en el país.

La construcción, las plantas de reciclaje, fábricas textiles o el lavado de coches son los principales sectores donde más se deja notar este abuso a los trabajadores que, acorde a los datos de este estudio, estaría generalizado en toda la economía británica. De hecho, Gran Bretaña está considerada como uno de los mayores destinos en Europa para el tráfico de trabajadores destinados a la explotación laboral.

Es muy común la llamada «esclavitud de la deuda» por la que muchos inmigrantes se endeudan con agencias de contratación en sus países de origen para hacer un trabajo precario, mal pagado y a menudo ilegal. También los falsos contratos de empleo que las mafias usan para encubrir los abusos, sobre todo en el sector de la limpieza o el de la construcción.

Largos turnos de 12 a 15 horas por día, a veces siete días a la semana, salarios por debajo del mínimo legal o no pagados en absoluto, y entornos laborales peligrosos

Contratos de 0 horas

Aunque el último gran problema laboral que tiene Reino Unido se llama «contratos de 0 horas» en los que los trabajadores se comprometen a estar disponibles en todo momento para trabajar, mientras que la empresa no garantiza un mínimo de horas a la semana o al mes, es decir, la compañía no garantiza un salario mínimo a estos trabajadores. Estos contratos son muy habituales en el sector servicios y se calcula que habría casi 1 millón de ellos en todo el país.

Este informe también revela, además, que las mafias y grupos de crimen organizado, como el albanés, controlan parte del mercado laboral en muchos sectores.

Uno de los datos que deja este estudio es que la mayor parte de las víctimas de la explotación laboral en los últimos 12 meses se relaciona con hombres rumanos de entre 20 y 30 años.

Los denominadores comunes de estos trabajos precarios: largos turnos de 12 a 15 horas por día, a veces siete días a la semana, salarios por debajo del mínimo legal o no pagados en absoluto, y entornos laborales peligrosos.

Ley de inmigración de 2016

Ahora, las autoridades tienen más poder para investigar el abuso laboral tras la aprobación de la Ley de Inmigración de 2016. Por eso es cuando más casos están saliendo a la luz e informes como estos alertan a la sociedad “no es hasta ahora que hemos tenido la capacidad de mirar, pero se trata de que cuanto más se mira, más se encuentra”, asegura Ian Waterfield, director de operaciones de la Autoridad contra el Abuso Laboral. Una entidad que ya ha abierto 181 investigaciones criminales en el último año.

Por ejemplo, en el sector agrícola, donde son habituales las jornadas de 15 horas, a veces siete días a la semana, con turnos dobles sin pausas adecuadas, salarios bajos y donde suceden incidentes de seguridad graves que no se denuncian. Los trabajadores rumanos y búlgaros son los que más sufren esta explotación laboral.

También en el sector textil se evidencia el problema. Un tercio de las fábricas textiles del Reino Unido tiene su sede en Leicester. Allí, según este informe, hasta el 75% de los trabajadores de las fábricas reciben un salario inferior al mínimo legal.

Desde el Parlamento británico se intenta también atajar el problema. El presidente del comité del Trabajo, Frank Field, señala que tanto el Gobierno como los consumidores deben poner atención y tomar medidas contra estos abusos. «Este informe arroja mucha luz sobre algunas de las prácticas más podridas, grotescas y malvadas que afligen al fondo de nuestro mercado laboral. La mano de obra esclava se usa para apuntalar empresas en grandes áreas de la economía», asegura solicitando al Ejecutivo de Theresa May que se ponga manos a la obra para atajar la explotación laboral, cada vez más numerosa, en Reino Unido.

Fuente ABC.es