Detrás del panorama político español

1984

El modelo de la transición española diseñado por los poderes neocapitalistas al final del franquismo parece que ha caducado y que es necesario inaugurar una nueva etapa. La sociedad española ha culminado un proceso de transformación pasando de una sociedad semi-industrial de cultura católica a una sociedad de servicios de baja calidad (turismo) culturalmente secularizada donde el capital se ha impuesto al trabajo imponiendo paro y precarización.

El contexto en que esto se ha producido es el de la integración en la Unión Europea donde España se ha convertido en el “puticlub de Europa”. La caída del nivel educativo y las altas tasas de abandono escolar garantiza una tendencia creciente de desigualdad social entre una élite política y económica y una sociedad de siervos tecnológicamente alienados.