Revista Autogestión: El éxodo venezolano es único en la historia de Iberoamérica

1154
Frontera con Colombia

Editorial de la revista autogestión nº 126

Son más de tres millones de venezolanos los que se han marchado del país en estos últimos tres años, y el desangre continúa lentamente en un país desolado por el hambre, la falta de asistencia sanitaria, el crimen y la violencia, por la falta de infraestructuras básicas en las escuelas y en los servicios públicos como el transporte y la recogida de basuras. Es un caso único en la historia que un país haya pasado de ser el más rico de la región en los años 80 del pasado siglo, al más empobrecido de Iberoamérica situándose a los niveles de los países africanos devastados por la guerra y el expolio. Muchos venezolanos sin recursos para salir del país han optado por irse a las minas en busca de oro.

Descarga aquí un extracto de esta revista

Otro drama, por la criminalidad de que es objeto esta actividad extractiva, con miles de desaparecidos y con fosas comunes. Al llegar a la zona en el sur del Estado Bolívar, les secuestran el teléfono para que no puedan contar nada de lo que allí ocurre, y empieza el drama de miles de familias que pierden el contacto de los que marcharon y viven con la
seguirán vivos. Y el éxodo no es de una magnitud mayor porque el gobierno tiene paralizada la tramitación de decenas de miles de pasaportes solicitados o en prórroga. Por eso, algunos países vecinos conmovidos con este genocidio y en un gesto de solidaridad –del que Europa debería aprender-, permiten la entrada de venezolanos sin pasaporte o con pasaporte vencido. Solo con la cédula de identidad.

Más de la mitad de los hogares venezolanos tiene a algún familiar emigrado

Más de la mitad de los hogares venezolanos tiene a algún familiar emigrado, sumándose así una nueva estadística a las sufrientes familias venezolanas que ya tenían familiares asesinados, y que ven como ahora se les mueren sus seres queridos por falta de medicamentos y asistencia médica, ante enfermedades perfectamente curables.

La ONU les ha dado la categoría de refugiados. Y es que no puede ser de otra manera. Huyen de la muerte. Una muerte perfectamente planificada por el régimen que gobierna, que sigue la misma estrategia comunista que dio más de cien millones de muertos en el siglo XX. La propia ONU ha reconocido recientemente que ha aumentado la cifra de hambrientos en el mundo, por la inclusión en las estadísticas de Venezuela y Nicaragua.

Y la comunidad internacional sigue sin reaccionar. Algunos países y la ONU proponen la ayuda humanitaria. Pero ¿Cómo va a aceptar el gobierno de Maduro que entren alimentos y medicinas, si precisamente el país no tiene comida ni medicinas no por falta de medios, sino porque quiere someter a su población con el hambre y la miseria? ¿Por qué han desmantelado todo el tejido productivo del país? ¿Por qué están extrayendo el petróleo solo al 10% de su capacidad? ¿Por qué están dejando que se caigan a pedazos sus hospitales? Porque es una estrategia por muy inverosímil que parezca y cueste créelo. Insistimos, el caso de Venezuela único en el mundo es digno de estudio. Y aquellos que justifican este crimen de lesa humanidad que se está produciendo en este pueblo hermano, como los partidos de la falsa izquierda española, les pedimos que se marchen a vivir a Venezuela, no con los corruptos a quienes defienden que viven a todo tren y lujo, sino con el pueblo angustiado y sufriente. Y después que nos digan si lo que allí se vive es el socialismo del siglo XXI, o el genocidio del siglo XXI. Les decimos que la historia los va a juzgar.