El Movimiento Cultural Cristiano celebra su trigésima asamblea nacional

2173

En estos días se unen los trabajos de revisión y planificación de la labor apostólica de esta asociación de fieles, a la celebración del Día del Militante, un encuentro festivo que reúne el 15 de agosto a los simpatizantes y amigos en una peregrinación a la ermita de Sta. María de la Cabeza.

Del 12 al 15 de agosto los militantes del Movimiento Cultural Cristiano ‘MCC’ se reúnen en su trigésima asamblea, que se celebra en la Casa Emaús de Torremocha de Jarama ‘Madrid’.  


La asamblea viene precedida por unas Jornadas de Estudio, dedicadas en esta edición  al estilo militante, basado en la autogestión y la solidaridad, y se celebra dentro del marco del XXX Aula Malagón Rovirosa que desde mediados de julio a finales de agosto reúne a centenares de personas en campamentos, cursos y ejercicios espirituales.


Entre los proyectos presentados en esta Asamblea destaca la participación del MCC y Camino Juvenil Solidario en la próxima Jornada Mundial de la Juventud (JMJ). Una colaboración que viene anticipada por dos años de trabajo intenso de sus campamentos en las calles de Madrid, la participación  en la reciente peregrinación de jóvenes europeos a Santiago y en la preparación de la JMJ en las diversas diócesis donde el MCC está presente. En todos estos casos destaca la difusión del testimonio del niño católico paquistaníIqbal Mashi, muerto a los 12 años en su lucha contra la esclavitud infantil.


Otro tema de importancia en esta asamblea son los 25 años de la Campaña por la Justicia en las relaciones Norte Sur, que a lo largo del tiempo a cobrado impulso con la denuncia de las causas del hambre, el paro, la esclavitud infantil,… así como el aborto o la explotación de los emigrantes. En este sentido, los próximos 2 y 3 de octubre el MCC convoca en Almería una jornada nacional de solidaridad con los emigrantes, junto a la esa fosa común de los empobrecidos que son las aguas del estrecho.


Toda la asamblea tiene un sentido de acción de gracias, por el testimonio de militantes como el siervo de Dios Guillermo Rovirosa oJulián Gómez del Castillo, que nos han legado el testimonio de la lucha de los pobres y su entusiasmo por la vocación bautismal a la santidad. También por las nuevas generaciones de militantes que se van promocionando en España y Venezuela, y las realidades educativas con que se propone a niños jóvenes este camino de cara al futuro.