Floribert Chebeya, mártir congoleño: “La Voz de los Sin Voz”

2033

Chebeya había declarado a Amnistía Internacional en varias ocasiones que creía que lo estaban siguiendo y que estaba sometido a vigilancia por las fuerzas de seguridad.

Son muchos los motivos que podrían ser la base del asesinato de Floribert Chebeya, defensor de los derechos humanos, Presidente de la Organización «La Voz de los Sin Voz» (VSV), desaparecido en la noche del 1 de junio de 2010 junto a su chófer en Kinshasa, capital de Congo (RDC), después de abandonar la sede de la Inspección General de la Policía Nacional congoleña donde tenía que encontrarse con el Inspector Jefe el general John Numbi, según lo indicado por la VSV.

«Chebeya tenía intención de solicitar la apertura de una investigación en la que presentarse como testigo de la represión de la Policía Nacional en el 2007, contra el Movimiento Bundu dia Kongo, en el Bajo Congo» afirma una nota enviada a la Agencia Fides de la «Red Paz por el Congo», promovida por los misioneros que trabajan en el país. «En relación con el este del país – continúa la nota- Chebeya había criticado vivamente las operaciones militares conducidas conjuntamente por el ejército ruandés contra los rebeldes hutu ruandeses de las Fuerzas Democráticas de Liberación de Ruanda (FDLR) en 2009, operaciones acordadas directamente por John Numbi y por el actual ministro de Defensa ruandés, James Kabarebe. En ocasión de los 50 años de independencia de la RDC, que se celebraron en junio de 2010.

Manifestación en las calles de Kinshasa denunciando el asesinato de Chebeya

Chebeya estaba preparando una iniciativa para reclamar la amnistía de 51 detenidos, condenados a muerte por haber sido declarados culpables del asesinato de Laurent Désiré Kabila, el padre del actual Presidente Joseph Kabila. La VSV, la asociación di Floribert Chebeya, había pedido también al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas una investigación internacional semejante a la que se realizó después del asesinato del Primer ministro libanés Rafic Hariri, y sobre el asesinato del Jefe de Estado Congoleño..

Floribert Chebeya Bahizire era el director ejecutivo de una de las mayores organizaciones de derechos humanos del Congo, Voz de los Sin Voz, así como de la red nacional de grupos de derechos humanos.

Las causas de su muerte todavía no se conocen oficialmente en el día de hoy, un año después. Un equipo de médicos holandeses realizó la autopsia, pero sus conclusiones sólo se publicaron parcialmente y no convencieron a nadie. Se procedieron a varias detenciones temporales que se suspendieron a los pocos días. Los compañeros de VSV llevan un año reivindicando una investigación seria y un juicio justo para los culpables del asesinato de Floribert.

Floribert Chebeya Bahizire era el director ejecutivo de una de las mayores organizaciones de derechos humanos del Congo, Voz de los Sin Voz, así como de la red nacional de grupos de derechos humanos. Su trabajo le llevó a recibir amenazas repetitivas de la policía. A lo largo de su vida, Chebeya había denunciado a varios gobiernos y gobernantes, entre ellos al dictador Mobutu Sese Seko, a su sucesor, el presidente Laurent-Désiré Kabila y al gobierno actual en el momento de su muerte

«Estamos anonadados y horrorizados por la muerte en circunstancias sospechosas de un defensor de derechos humanos tan destacado y respetado – dijo Veronique Aubert, directora adjunta del Programa Regional para África de Amnistía Internacional -Floribert había sido detenido y hostigado por las autoridades en otras ocasiones. Parece que podría haber pagado el precio último por su valiosa labor.» Chebeya había declarado a Amnistía Internacional en varias ocasiones que creía que lo estaban siguiendo y que estaba sometido a vigilancia por las fuerzas de seguridad.

Amnistía Internacional ha observado durante el pasado año un aumento de la represión a que son sometidos los defensores de derechos humanos en la Congo (RD), que se manifiesta en detenciones ilegales, enjuiciamientos, amenazas telefónicas y citaciones reiteradas para que se presenten en las dependencias de los servicios de información.

«La muerte de Floribert es una gran pérdida para la comunidad de derechos humanos», concluye Veronique Aubert.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay , rindió homenaje: Chebeya Bahizire había sobrevivido durante más de 20 años a muchas amenazas de muerte, detenciones y malos tratos debido a su trabajo «Él creía en la causa de los derechos humanos y no tenía miedo de seguir contra viento y marea».