HENRY KISSINGER Y LA MUNDIALIZACIÓN DE LA JUSTICIA

2377

En los últimos años las cosas se le vienen complicando a Henry Kissinger, ex Secretario de Estado norteamericano y miembro de la Comisión Trilateral, El Club de Bilderberg y del C.F.R.. La mundialización de la Justicia, desde un número creciente de países, lo convoca a testimoniar y pretende enjuiciarlo. La lista de jueces que lo buscan no ha cesado de ampliarse, estando el Juez Garzón y la magistrada Chateau entre ellos.
HENRY KISSINGER Y LA MUNDIALIZACIÓN DE LA JUSTICIA

Estas son las algunas de las últimas citas de la justicia:

2001 mayo, Francia: La policía francesa intima a Kissinger, hospedado en el hotel Ritz de París, a testificar en el proceso que investiga la muerte de cinco franceses en Chile durante el régimen de Pinochet. Kissinger abandona Francia a toda prisa, sin responder.

2001 julio, Chile: La Justicia chilena envía al gobierno de EEUU una lista de preguntas dirigidas a Kissinger sobre el asesinato del periodista estadounidense Charles Horman, durante el golpe militar de 1973. Horman fue apresado, con ayuda de la CIA. La historia de Horman fue luego narrada en el film «Missing», Desaparecido, de Costa Gavras.

2001 agosto, Argentina: Un juez federal pide a EEUU interrogar a Kissinger sobre la Operación Cóndor, el vasto plan de represión organizado en la década de los 70 por las dictaduras suramericanas con el apoyo de la CIA. La operación es responsable de prisiones ilegales, atentados terroristas y asesinatos.

2001 septiembre, EEUU: La familia del general chileno René Schneider, muerto en 1970 por golpistas de extrema derecha, entra con una acción judicial en Washington, pidiendo a Kissinger una indemnización de 3 millones de dólares por el involucramiento de la CIA en el crimen, cometido para intentar impedir la toma de posesión de Allende.

2002 febrero, Brasil: Kissinger desiste de viajar a São Paulo, en marzo, donde recibiría de Fernando Henrique Cardoso la medalla de la Orden Nacional del Cruceiro del Sur. La decisión es tomada después de una multitudinaria recogida de firmas de repudio a la visita y de una convocación a un acto de protesta.

La materia prima para las denuncias que gravitan sobre Kissinger surgió de la presión para que Pinochet fuera juzgado por crímenes contra la humanidad. En relación con el caso de tres ciudadanos estadounidenses asesinados por la dictadura chilena la Casa Blanca desclasificó 16 mil documentos, dejando el nombre de Kissinger más expuesto que nunca. El caso más grave es respecto al involucramiento directo de EEUU en el asesinato del general René Schneider, comandante de las Fuerzas Armadas chilenas, por militares de extrema derecha, en 1970, con la intención de impedir la toma de posesión de Salvador Allende. Como jefe del comité que supervisaba las «operaciones encubiertas» de la CIA, Kissinger tiene que rendir cuentas sobre ese crimen.

Los documentos liberados en EEUU han dado materia al periodista inglés Christopher Hitchens para escribir el libro The Trial of Henry Kissinger, en el cual consolida las acusaciones formuladas contra Kissinger. Los escenarios forman un verdadero mapa-mundi: Camboya, Bangladesh, Timor Este, sin hablar, claro está, de América del Sur. Receloso, en los últimos meses el veterano diplomático ha limitado al mínimo sus viajes al exterior.

Analizando la política estadounidense hacia América Latina, y especialmente lo sucedido en los años 70, Cristopher Hitchens sostiene en su libro The Trial of Henry Kissinger que Kissinger debe ser juzgado ya que el arresto de Pinochet ha cambiado la atmósfera internacional para quienes en el pasado cometieron crímenes de lesa humanidad: «La presión que la comunidad internacional ejerció en la ex Yugoslavia y la instauración de un órgano institucional para juzgar los crímenes contra la humanidad muestran la necesidad de que Estados Unidos, que se cree y se presenta como maestro de los derechos humanos, empiece a aplicar la ley en su propio país».

HE AQUÍ UN BREVE RELATO DE LAS RESPONSABILIDADES DEL SR. KISSINGER:

Viet-Nam:

Kissinger «explotó» las conversaciones de paz desarrolladas a lo largo de 1968, como parte de la campaña para la elección de Nixon a la presidencia del país. La mitad de los millones de muertes ocurridas en Viet-Nam y en Indochina tuvieron lugar entre 1968 y 1972, cuando él era el todopoderoso secretario de Estado.

Camboya:

Kissinger convenció a Nixon a ampliar el escenario de la Guerra de Viet-Nam, con el lanzamiento de millares de toneladas de bombas sobre Camboya (600 mil civiles muertos) y Laos (350.000).

Bangladesh:

usando armas proporcionadas por EEUU, el general Yahya Khan realizó un golpe de estado que produjo la muerte de 500 mil civiles, en 1971. El Consejo de Seguridad Nacional de EEUU quiso condenar el golpe, pero fue impedido por Kissinger, que, públicamente, agradeció al general su «delicadeza».

Chile:

Kissinger participó activamente del planeamiento del golpe de 1973, que depuso al presidente Salvador Allende y llevó al general Augusto Pinochet al poder. Asesinatos armados por la CIA incluyeron al general legalista René Schneider y el ministro de Relaciones Exteriores de Allende, Orlando Letelier.

Timor Oriental:

en 1975, el presidente Gerald Ford y Kissinger mantuvieron encuentros con el dictador Suharto. Kissinger declaró que EEUU no reconocería la independencia de Timor Oriental, antigua colonia portuguesa. Fue la señal para que Suharto invadiese el país, asesinando por lo menos 200 mil civiles.