Incendian radio por ayudar a niños soldados en Uganda

2226

Radio Wa, una humilde emisora católica, realiza un valioso servicio a su país, en cuyo territorio se libra uno de los conflictos armados más sangrientos de África.

A través de sus mensajes radiales ha conseguido que más de mil quinientos niños-soldado huyan del cautiverio del «Ejército de Resistencia del Señor», el grupo rebelde al gobierno, y crean que es posible reconstruir sus vidas.

La organización católica internacional Ayuda a la Iglesia que Sufre (AIS) denuncia que en Uganda, como en otros países africanos donde se han desatado guerras civiles, los niños son secuestrados y utilizados como soldados y las niñas como esclavas sexuales. Muchos de los sobrevivientes temen regresar a sus hogares pues el dolor o la culpa son demasiado intensos.

Precisamente en el programa infantil Karibu («Bienvenido», en lengua suajili), ex niños soldados presentan su testimonio para animar a otros chicos a dejar las armas y regresar a casa. El éxito de estas acciones enfureció tanto a los rebeldes que atacaron la emisora, incendiándola, el 2002.

Todo esto a pesar de que en las instalaciones se trabaja con equipos anticuados, según explica AIS, que brinda soporte para mejorar el equipamiento de la emisora ugandesa y la formación de sus colaboradores.

Radio Wa, que significa «Nuestra radio», educa a la población del norte de Uganda en doctrina de la Iglesia y los valores del Evangelio. Los programas radiales también tocan temas muy duros de la realidad africana, tales como el SIDA, la violencia doméstica, alcoholismo, brujería y la búsqueda de la reconciliación para refugiados y soldados de la guerra interna.