La GUERRA entre GOOGLE y YAHOO AMENAZA la LIBERTAD EXPRESIÓN

1982

La ´guerra comercial´ entre los gigantes estadounidenses de Internet Yahoo y Google, que han aceptado ´censurar´ su información en China, ´plegándose a los deseos´ de las autoridades de Pekín, ´amenaza la libertad de expresión´, denunció Reporteros Sin Fronteras (RSF).



La «guerra comercial» entre los gigantes estadounidenses de Internet Yahoo y Google, que han aceptado «censurar» su información en China, «plegándose a los deseos» de las autoridades de Pekín, «amenaza la libertad de expresión», denunció Reporteros Sin Fronteras (RSF).

Martes, 27 julio 2004
NOTICIASDOT, IBLNEWS
La organización, que critica la «estrategia de desarrollo irresponsable» por parte de los dos portales, anunció que ha pedido al Gobierno de Estados Unidos que «imponga un código deontológico ara las empresas de Internet con actividades en el extranjero».

Las autoridades estadounidenses «no ponen límite alguno a la actividad del sector privado, incluso cuando colabora con los regímenes más represivos del planeta», indicó RSF en un comunicado.

«Condenamos esta hipocresía y pedimos que sociedades como Yahoo y Google se comprometan a respetar la libertad de información incluso en el extranjero», añadió.

Según RSF, Google acaba de adquirir una participación en el buscador chino Baidu, que «filtra» sus resultados y «sigue los pasos de Yahoo», «cuyo buscador se pliega desde hace años a los deseos de Pekín».

Tras explicar que la organización escribió en diciembre pasado al director de Yahoo, Terry Semel, para «pedir el respeto de los derechos de los internautas chinos», sin obtener respuesta, RSF «pide hoy al secretario de Estado de Derechos Humanos, Lorne Crane, y al de Asuntos Económicos y Comercio, Ear Anthony Wayne, un código deontológico».

RSF denuncia que determinadas combinaciones, como «Tíbet libre», no ofrecen resultados en el portal chino de Yahoo y de su nuevo buscador, Yisou, mientras que en otras sólo aparecen las informaciones oficiales, como en el caso del movimiento «falungong».

Google, que «hasta ahora se había negado a censurar su buscador, o que le había costado permanecer paralizado una semana en 2002», «parece haber cambiado de estrategia» tras su entrada en Baidu, uno de los mayores buscadores chinos, que «filtra escrupulosamente los contenidos «subversivos»», explica RSF.

La organización estima que «la censura de los buscadores de internet es un reto clave para la libertad de expresión», ya que, según el último informe de la agencia oficial encargada de la red el 80 por ciento de la información obtenida a través de Internet en China es gracias a esa herramienta.