La Iglesia con los migrantes empobrecidos. Luchemos contra las causas de la miseria.

501

El portavoz de la Conferencia Espiscopal Española, declaró en estos días una vez más, la voz de la Iglesia (en línea con la Doctrina Social y la mirada desde el Evangelio) sobre los migrantes empobrecidos: «Se ven obligados a algo que nadie desea: salir de su tierra»

«La mayoría de las veces tienen que venir porque en su tierra por motivos de violencia, persecución o hambre se ven obligados a algo que nadie desea, que es salir de la propia tierra», ha subrayado Argüello durante la presentación de los datos de gastos e ingresos que la Iglesia vallisoletana realizó en el año 2018.

Lo cierto es que los migrantes sostienen la pirámide económica de nuestro país desde abajo, con los salarios más bajos… Aportan más de lo que reciben, su gasto en la seguridad social es menor que la de los españoles, y sostienen la demografía y en parte, nuestro sistema de pensiones.

Europa los necesita

Pocas personas, incluidos los políticos, se toman la molestia de reflexionar seriamente sobre las migraciones y su efecto en la economía. Según un informe de Citigroup, las economías del sur de Europa, incluida España, habrían crecido entre un 20% y un 30% menos en ausencia de inmigrantes entre 1990 y 2015. Alemania, por ejemplo, habría perdido 155.000 millones.

Una historia que se lee en la estadística: 58 millones de personas en el continente, alrededor del 10% de sus habitantes, son inmigrantes. En la última década, según un informe de la OCDE, el crecimiento de las llegadas ha sido del 28%. Las migraciones, mayoritariamente, no proceden de los países más pobres, sino de aquellos con ingresos medios: la OIT estima que hay 164 millones de personas en el mundo en busca de mejores oportunidades económicas.

Luchar contra las causas de las migraciones (hambre, guerras, violencia)

La mejor forma de evitar las migraciones es luchar contra las causas de tanta guerra y hambre. Prinicipales motivos del desplazamiento -no deseado- de millones de personas.

Por supuesto tenemos el deber, como Unión Europea, de responder al desafío de la acogida con políticas internacionales acordes a la solidaridad y a la justicia.

El Movimiento Cultural Cristiano lleva denunciando más de 30 años las causas del primer problema que tiene la humanidad: la miseria y el hambre.

La falta de una auténtica voluntad política, que se enmascara con puro asistencialismo, sigue siendo la principal razón de la misma.  Queremos dejar muy claro en estos momentos de asedio a la vida humana en cualquiera de sus formas el siguiente mensaje dentro de nuestra Campaña por la Justicia en las relaciones Norte- Sur: “Esta economía mata. Todos responsables de todos o todos esclavos”

Este es un mensaje de denuncia y de esperanza, donde los inmigrantes empobrecidos tengan razones para luchar por la justicia con el resto de la humanidad aplastada.

Solidaridad.net