La inteligencia artificial ha de estar al servicio de la humanidad y no al revés

284

Monseñor Paglia: Sigamos la premisa «que no se pierda ninguna vida…»

Interviniendo en el encuentro online titulado «Comida para todos. Diálogo y experiencias», el presidente de la Academia Pontificia para la Vida indica que una de las prioridades es desactivar la «conexión entre las nuevas tecnologías y las estructuras de poder», una combinación capaz de «controlar y manipular los mercados y las democracias a nivel planetario».

Emanuela Campanile – Ciudad del Vaticano

La vida en su escurridizo misterio y el destino de la humanidad y el planeta que habita representan hoy, como nunca antes, desafíos cruciales para los cuales es necesario que «los diferentes conocimientos y habilidades encuentren espacios comunes, lugares para compartir y comparar».

La Inteligencia Artificial, un arma contra el hambre

Con esta premisa, y con la esperanza de que «llegue pronto el día» en que «nadie tenga hambre de comida, así como ni hambre de ideas, ni de afecto», Monseñor Vincenzo Paglia, presidente de la Academia Pontificia para la Vida, afirmó en el seminario web «Inteligencia Artificial, Alimentos para todos».

Que no se pierda ninguna vida

Al deseo de que «no se pierda ninguna vida» o «se ignore» le sigue la conciencia y el llamamiento a no marginar «toda reflexión humanista» en favor de una visión científica y económica totalizadora. El riesgo, explica el presidente, es no «ofrecer respuestas que estén a la altura de la dignidad de la vida humana». Según Monseñor Paglia, el camino a seguir es, por lo tanto, el marcado por el entrelazamiento de «humanidad y alta tecnología».

No a la dictadura del algoritmo

Otra forma de involucrar a los sujetos, que de otro modo podrían quedar marginados, es la optimización y el intercambio de conocimientos científicos, instrumentos de gestión y reducción de desechos. Por eso, continúa Monseñor Paglia, «debemos estar agradecidos a quienes trabajan cada día para obtener resultados tan importantes, especialmente en aquellas zonas del planeta donde la producción y el mercado agroalimentario están más sujetos a riesgos climáticos, políticos, económicos y sociales».

Proteger

Pero el camino que lleva a no excluir a nadie, también pasa por el cuidado del individuo. El presidente de la Academia Pontificia subraya:

«La experiencia de la nutrición en sí misma nos ofrece una indicación precisa sobre cómo proceder». Alimentar «los cuerpos implica cuidar, no de la humanidad o de las poblaciones (son nombres colectivos), sino de cada habitante del planeta de su absoluta e irreprimible dignidad singular, que es un don de Dios». Queda claro entonces el motivo y el significado de la siguiente afirmación:

«Debemos alimentar a todos, pero no todos deben comer necesariamente las mismas cosas». La salvaguardia de la diversidad biológica (humana, vegetal, animal) «debe estar en el centro de nuestra atención». Por lo tanto, los alimentos no pueden considerarse un «hecho puramente fisiológico».

La responsabilidad de todos

Monseñor Paglia concluye su discurso con un llamado al compromiso, «cada uno según sus propias responsabilidades», y recuerda que la «Rome call» es una forma «posible y audaz» de implementar, en consecuencia, «el sueño de una mesa repleta en la que todos los pueblos de la tierra puedan participar».

Fuente : Vatican News