La NUEVA NOBEL de la PAZ DEFIENDE a los NO-NACIDOS

2183

Según declaró Wangari Maathai, la vicepresidenta de Medio Ambiente de Kenia y Nobel de la Paz 2004, «el aborto está mal, pero no quiero culpar a la mujer. Madre e hijo son víctimas. No debería haber ninguna razón por la que una persona que ha sido concebida no tenga la oportunidad de nacer y ser feliz. El hecho de que una vida termine así es un error», (diario noruego DAGEN, 7-12-2004).

Por Enrique Sánchez Costa

Según declaró Wangari Maathai, la vicepresidenta de Medio Ambiente de Kenia y Nobel de la Paz 2004, «el aborto está mal, pero no quiero culpar a la mujer. Madre e hijo son víctimas. No debería haber ninguna razón por la que una persona que ha sido concebida no tenga la oportunidad de nacer y ser feliz. El hecho de que una vida termine así es un error», (diario noruego DAGEN, 7-12-2004).

La ministra, que ha realizado una inmensa campaña de replantación de bosques africanos, señaló que en un desarrollo ecológicamente viable en el ámbito social, económico y cultural «el aborto no tiene razón de ser.» Y es que, al suprimir al más débil su derecho a vivir, se aplasta una vida, pero también se genera un trauma psicológico imborrable en el corazón de la «madre», que nunca olvidará a su hijo no nacido.

Y mientras tanto, las clínicas abortistas como la Gimedex de Barcelona, (que según destapó THE DAILY TELEGRAPH realiza abortos de más de 24 semanas), se sonríen, echan balones fuera y monedas a sus bolsillos.