La tasa de temporalidad del empleo en España sube hasta el 26%

382

La elevada tasa de temporalidad en el empleo es uno de los males estructurales de nuestro país. La rúbrica de contratos de corta duración sigue al alza en nuestro país pese a las instrucciones que llegan desde Bruselas. Así se desprende del IX Monitor Anual Adecco de Ocupación, donde se concluye que la tasa de temporalidad se elevó hasta el 26% en el tercer trimestre de 2021, es decir, 1,8 puntos porcentuales más que un año antes y registró el dato más alto desde 2019.

Del mismo informe de Adecco, elaborado a partir de los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), se extraen diferencias notables en función del sector y mientras la proporción de asalariados temporales en las empresas privadas es de un 24,6%; en las públicas asciende a un 31,6%, un porcentaje que supone un crecimiento de 7,7 puntos más que en el mismo periodo del año anterior.

Por comunidades, la contratación indefinida crece sobre todo en Extremadura (+17,3% interanual) y en Cantabria (+16,5%). Solo desciende la cifra de empleados fijos en la Comunidad Valenciana y el País Vasco (-3,1% y -1,8%, respectivamente).

En el balance general, Extremadura (35,2%) y Andalucía (33,5%) son las únicas comunidades en las que más de un 30% del total de asalariados trabaja con contratos temporales; mientras que la Comunidad de Madrid (19,5%) es la única en donde esta variable es inferior al 20%.

Menos autónomos

Del mismo informe presentado hoy se extrae que tras la pandemia, se incrementó en un 5% interanual el número de trabajadores asalariados, en un 6% el de empleadores y que al mismo tiempo, el número el número de autónomos descendió un 1,4%.

Entre los asalariados, en el sector privado se han contratado a 661.600 asalariados en el último año; mientras que en el sector público, la contratación ha subido en 146.900 personas. Pese a este incremento, el sector privado cuenta con 128.800 asalariados menos que en 2019 y el sector público se anotó 255.300 más.

En desglose, el empleo público se incrementó en 15 autonomías. Las subidas más significativos se dieron en Cantabria (17,9% interanual), Baleares (11,7%) y Cataluña (9,6%). Las únicas regiones en donde el número de asalariados públicos muestra una caída interanual fueron la Comunidad de Madrid (-5,2% ) y Castilla-La Mancha (-3,7%).

 

Reinado del turismo

Tres sectores de actividad son predominantes en España: el comercio y la hostelería (28,2% del empleo total), Administraciones Públicas y servicios sociales (23,2%) y manufacturas (12,2%). Sin embargo, debido al impacto de la pandemia sobre el comercio y la hostelería, el actual 63,7% del empleo total que agrupan estas tres ramas, conlleva una concentración menor que hace, por ejemplo, dos años, cuando copaban el 64,6%.

Estas mismas tres ramas de actividad son las que más empleos generan en 12 comunidades autónomas, aunque no tiene la misma importancia en todas. Lo cierto es que dos comunidades turísticas como Baleares y Canarias se diferencian del resto por la mayor importancia de la rama de comercio y hostelería, que da cuenta, respectivamente, del 39,9% y 38,7% de todos los empleos. no obstante, se observa un descenso notable cen relación al 42,7% y 46,4%, respectivamente, de hace dos años. Al mismo tiempo, son las regiones donde el empleo procedente de la manufactura tiene un peso más bajo (4,7% en Baleares y 4,2% en Canarias).

Por la situación inversa destacan Navarra y La Rioja, ya que son las únicas autonomías donde más del 25% de los empleos corresponden a las manufacturas con unas tasas del 26,8% ydel 25,2%, respectivamente. Navarra es también la comunidad donde las áreas de comercio y hostelería muestrna una relevancia más baja en el empleo (19,2%), seguida de La Rioja (21%).

Por su parte, el área de las actividades profesionales alcanza su mayor desarrollo en la Comunidad de Madrid, con un 15% del empleo total, seguida por Cataluña, con un 13,3%. Baleares es la tercera comunidad donde esta rama de actividad ocupa una mayor proporción del empleo, con un 11,9%.

Extremadura (30,9%), Castilla y León (26,7%) y Asturias (26,1%) son las regiones en las que el empleo correspondiente a la Administración Pública y servicios sociales registra una mayor proporción. Por otro lado, Extremadura (10,5%) y la Región de Murcia (10,3%) son los únicos casos en los que el empleo de la agricultura, ganadería y gesca supera el 10% del total.

En España, diez de las once ramas de actividad han incrementado su ocupación a lo largo de los últimos doce meses a septiembre pasado, en tanto que, en la restante, Actividades inmobiliarias, se ha producido un descenso de un 2,3%. Información y comunicaciones (12,1% interanual) y finanzas y seguros (8,2%) exhiben las variaciones más amplias.

El mayor número de nuevos empleos, sin embargo, por segundo año consecutivo, corresponde a AA.PP. y servicios sociales con una creación 215.400 empleos nuevos, equivalente a uno de cada cuatro nuevos puestos.