Las concesiones al nacionalismo insolidario, se suman a la brecha de desigualdad del capitalismo salvaje

779

A la desigualdad inducida por un capitalismo salvaje, un capitalismo que profundiza las brechas y abismos en las distintas sociedades, se suma el nacionalismo y el gobierno del PSOE con sus concesiones.

Las manifestaciones de pensionistas en Bilbao todos los días en los telediarios de la TVE1 tenían su objetivo, preparar el terreno para la gestión de la seguridad social por parte del gobierno vasco.

Sin embargo las pensiones vascas, las seguiría pagando el Gobierno de España, saldrían de los Presupuestos Generales del Estado (el bolsillo de todos), pero sería el Ejecutivo vasco el que gestionaría estos fondos, si bien no podría subir las pensiones por su cuenta. La comunidad tiene un déficit de unos 2.200 millones en el sistema, por lo que se nutre de la solidaridad del resto de España.

La concesión sería un paso intermedio hacia la reivindicación del PNV que es la transferencia completa, consiguiendo una Seguridad Social vasca, como dictaminó el partido en su Asamblea Nacional en 2016. Pese a esta ambición, la «caja única» está blindada constitucionalmente, por ahora.

En el pack está también la cesión del sistema penitenciario, ofertado al PNV. Ante esto no podemos dejar de mirar de reojo lo que está sucediendo con los políticos presos en Cataluña, por romper la solidaridad entre los españoles. ¿Sucederá lo mismo con los terroristas presos reubicados en el P.V.?

Los distintos gobiernos del PSOE y PP han cedido ante los nacionalismos insolidarios.

Aquellos «polvos trajeron estos lodos» de ignominia, social y políticamente hablando. Cupos, concesiones, privilegios, exclusiones y divisiones, todo para gobernar en el territorio nacional, sin modificar la ley electoral.

Pero Pedro Sánchez, al mejor estilo del gobierno de Zapatero, está incrementando sin ambages esta deriva insolidaria. Acuerdos con Bildu en Navarra y en el Congreso, mesa bilateral con ERC, reverencias a Torra, concesiones sin freno a Cataluña y País Vasco…sin contar la ambiguedad con la dictadura Venezolana.

La ruptura del principio de igualdad en España es un hito, un punto de inflexión muy importante que no podemos dejar de denunciar.

Todo ello cuando estamos inmersos en un capitalismo de élites, donde como afirma el economista Branko Milanovic:”El capitalismo avanza hacia una concentración de la élite política y económica”. Y así la desigualdad existente en el mundo, es incrementada por el nacionalismo insolidario, gracias a las concesiones del socialismo de cintura para abajo. Recordemos el dato publicado en esta web: 26 personas más ricas, acumulan la riqueza equivalente a 3800 millones de personas pobres.

Si uno mira los datos de cada una de las comunidades, al margen de la mala o buena gestión de cada una de ellas, se da cuenta de que algunos españoles nacen con más posibilidades que otros, algo absolutamente inconstitucional y contra el Bien Común de la sociedad.

El fomento de una cultura insolidaria, emocional e impulsiva, abre la puerta al populismo definitivamente, fomentado especialmente por el PSOE y sus medios de comunicación.

La irresponsabilidad política del señor Sánchez y su gobierno, con las presentes y futuras generaciones, no tiene nombre. Esta economía mata, y este gobierno lo facilita.

Luis Antúnez