¡Lee y serás libre! Testimonios en torno a la lectura en Venezuela

663

Sedilet es una madre soltera de San José de Chirica, un barrio empobrecido de San Félix, Venezuela. Durante el día, trabaja como obrera en el Centro de Capacitación de San Martín de Porres para mantener su hogar y a su hija. Enfrenta diariamente las penurias de los ya cotidianos cortes eléctricos e interminables horas sin el servicio de agua; esto sumado a tener un salario que alcanza para adquirir solamente cuatro alimentos por la inflación y la economía canalla que vive el país.

Pero ninguna de estas carencias, le impiden estar más de una hora a la semana con un grupo de niños. ¿Su labor? Entusiasmarlos con la lectura y evangelizarlos con la Palabra del Señor, así como hicieron unos hermanos de la iglesia con ella.

Ella todos los martes a las 6:00 pm se reúne con su hija y otros cinco niños de la comunidad. En ese encuentro ponen en común un libro de la editorial Voz de los sin Voz del Movimiento Cultural Cristiano. Cuenta que los pequeños tienen muchas carencias de estudio, pero eso no es impedimento para cada día mejorar y enamorarse de la lectura. Además, los niños al finalizar la reunión se colocan un compromiso que les ayuda a forjar un plan de estudio.

Sedilet lleva uno de los ocho grupos de lecturas que hay en distintos sectores de San Félix. En el marco de la campaña “Lee y conducirás tu vida, no leas y serás conducido”, del Movimiento Cultural Cristiano (MCC), más de 50 personas: adultos, jóvenes y niños, se promocionan desde la lectura y se han acercado al Señor.

Esta experiencia, que se ha puesto en marcha tanto en España como Iberoamérica, da sus frutos en los barrios pobres de Venezuela. Es un gran destello de esperanza en una sociedad que impone el embrutecimiento.

Otro testimonio que confirma esto, es el de María Romero. Una madre de familia, que antes de pertenecer al MCC, se formó y fue ambientada en un grupo de lectura. Ahora, ella hace lo mismo con seis personas más.

Junto a su esposo, Marcos Brito llevan un Grupo de Lectura cada uno. Dicen que en al principio se les hacía difícil familiarizarse con el libro que eligieron, pero eso no era obstáculo, más bien se convirtió en una razón más para seguir.  Desconocían algunos términos y por eso, en cada reunión, no podía faltar un diccionario y un mapamundi.

“Nos poníamos compromisos que nos ayudara poco a poco a que esta experiencia de la lectura  creara hábitos en nuestras vidas. También teníamos compartir para forjar la amistad entre nosotros”, cuenta María.

Por otra parte, Marcos tiene como día sagrado los martes a las 5:30 de la tarde donde, se va a espera un grupo de matrimonios que llegan cada uno de su jornada laboral para aventurarse en un  nuevo capítulo del libro “Oración por Nagasaki”, es realmente increíble la pasión con la leen cada hoja del libro y aseguran que Nagai es un ejemplo de vida para ellos.

Otro elemento a rescatar es que alguno de los miembros de los Grupos de Lectura nunca en su vida habían leído un libro completo. Hoy, agradecen que esta hermosa experiencia los haya acercado a este instrumento tan valioso. Y los más preciosos de la experiencia de estos Grupos de lecturas, es que varias personas que eran ajenas a la iglesia, hoy empiezan a ir a la santa Eucaristía, a proponerse iniciar en los Sacramentos y en inculcar el amor hacia la lectura y la fe cristiana sus hijos.

Ámbar Pérez, una de las responsables de acompañar estos grupos de lectura en Venezuela expresó en una entrevista especial en Radio Familia 100.9fm respecto a esta maravillosa experiencia cultural, palabras del fundador del Movimiento Cultural Cristiano: “Julián Gómez del Castillo, dijo una vez que “Crear opinión pública solidaria con los empobrecidos es, también hoy, muchísimo más importante que todo el dinero que se le pueda dar”. Y es una gracia estos testimonios que nos interpelan sin duda nuestras cómodas vidas. Es una gracia estos frutos y el tesoro que tenemos que en nuestras manos. ¡Que dicha poder transmitir la fe y la militancia a los demás, el poder dar nuestro granito de arena para crear un ambiente formativo en un barrio empobrecido de Venezuela!”

Y este pequeño paso se logra porque para todos ellos, esa hora y 30 minutos a la semana es sagrada, ni la lluvia podía detener que algunos se reunieran. Damos GRACIAS a Dios por cada  reunión en torno a un libro de nuestra editorial, por la amistad que se ha forjado y por el encuentro con el Señor y su Iglesia.

Todos son conscientes de que hoy, este sistema capitalista no quiere a los pobres y por eso le conviene que no razonemos ni pensemos críticamente. Pues vivimos es una sociedad cada vez más manipulada e individualista. Si todos somos capaces de reunirnos y reflexionar desde la lectura compartida, podremos cambiar nuestro entorno, nuestra sociedad y hacer acciones que transforme el mundo.

“El sacrificio a los humildes”, “La escuela de Yasnaía Poliana”, “Solo soy un lápiz en las manos de Dios” de la Madre Teresa de Calcuta, “Oración por Nagasaki”, “Carta a mis hijos”, “Medio pan y un libro”, “Diagnóstico de Chernóbil”, “Misericordie Vultus”; son algunos de los libros puestos en común.

Uno de los grupos quiso compartir las frases que más quedaron en su corazón y mente:

-“Si no saben expresar lo que saben, serán unos ignorantes».

-» La vocación más grande de todas es, ser sincero consigo mismos».

-» La naturaleza es una parábola que nosotros los consumidores debemos de estudiar».

-» El nacer es una victoria sobre la muerte».

-» Siempre es mejor ponerse de parte de la verdad y en contra del error, del amor en contra del odio, del servicio a los demás en contra del egoísmo, de sacrificarse en contra de ponerse siempre a salvo».

Gracias Señor, gracias.