Luchadores por la Justicia, trabajadores por la paz

1386

Militantes de la lucha no violenta por la Justicia, como Gandhi, así nos han demostrado que luchar por la Justicia en la mejor manera de conseguir la paz.

Gandhi decía que «En cuanto alguien comprende que obedecer leyes injustas es contrario a su dignidad de hombre, ninguna tiranía puede dominarle». Su vida no fue simplemente una exigencia de derechos, sino fundamentalmente una llamada a los deberes de las personas como tales. Gandhi repetía: En la actualidad la gente sólo se preocupa por sus derechos. Recordarle que también tiene deberes y responsabilidades es un acto de valor que no corresponde exclusivamente a los políticos.

Otros militantes de este siglo pasado, Guillermo Rovirosa y Julián Gómez del Castillo, militantes cristianos pobres, desearon y lucharon por un mundo más justo; y sentaron las bases de una militancia que posibilita la liberación de los últimos, en clave de promoción de todos los aspectos de su vida, desde su vida personal a su dimensión más institucional.

Hombres libres, apasionados por la verdad y por la justicia, afirmaban con sus vidas y con su palabra, que solo estarían allí donde los empobrecidos protagonizaran su vida personal y colectiva.

Guillermo Rovirosa escribe libros en los años 50 como el Fenerismo o el Copin de absoluta actualidad hoy, en los que denuncia la usura como forma económica insolidaria, y afirma la necesidad de un nuevo modelo de economía, de empresa, de persona…se había adelantado 1 siglo.

En un mundo de 400 millones de niños esclavos, donde el hambre y el paro son crecientes, es urgente testigos de la lucha por la Justicia, verdaderos trabajadores de la Paz, que en el mundo institucional, cultural, económico y político, construyan realidades solidarias con los últimos de la tierra.

Curso Homenaje a Guillermo Rovirosa y Julián Gómez del Castillo