Más de 60.000 deportados desde 2009

540

La llegada de migrantes empobrecidos a través del Mediterráneo hizo que el número de deportados por Frontex se triplicara en cuestión de un año: de 3.500 expulsados en 2015 se pasó a 10.500 en 2016.

Así lo reflejan los datos a los que se ha tenido acceso a través de una solicitud de información enviada a la agencia europea.

En 2017 los residentes «sin papeles» devueltos a sus países de origen mediante operaciones conjuntas de retorno ascendieron a 14.000 y en 2018 a 12.000. A 10 de septiembre de este mismo año ya se contabilizaban 7.302 deportados. En total, entre 2009 y 2019 las JRO (Joint Return Operations, por su nombre en inglés) expulsaron a 60.135 migrantes en 1.437 vuelos.

Estos vuelos no son la principal vía de deportación de los Estados de la Unión Europea, ya que los países también organizan operaciones a nivel nacional sin contar con el apoyo de Frontex u otro país. De hecho, España ha llevado a cabo 996 vuelos de deportación en solitario en la última década, frente a 263 participaciones en operaciones coordinadas por Frontex.

Alemania ha organizado la mitad de las devoluciones

Si hay un país que ha aprovechado los vuelos conjuntos para deportar a sus residentes ilegales ese ha sido Alemania. El país germano ha sido el responsable de expulsar al 50% de los nacionales de terceros países (TCN, por sus siglas en inglés) que han sido devueltos a través de las JRO, en los que también participan Noruega, Suiza e Islandia —países no pertenecientes a la Unión—. Italia, con el 12%; Austria, con el 10%; España, con el 8%; y Francia, con el 7%, son los Estados miembro que siguen a Alemania en la clasificación de quienes más deportan en la Unión Europea mediante este mecanismo.

En cuanto a la nacionalidad de los retornados, los Balcanes, especialmente Albania y Kosovo, es de las regiones que más ciudadanos deportados recibe de la UE en la actualidad, seguidos de algunas repúblicas exsoviéticas, como Georgia o Armenia, y países del África subsahariana, caso de Nigeria. Sin embargo, antes de la crisis de los refugiados el orden de los destinos de los deportados era otro. Por ejemplo, en 2009, los países de África subsahariana eran los que más retornados recibían por vía aérea.

Muertos en el Mediterráneo

El número de migrantes y refugiados fallecidos mientras intentaban cruzar el Mediterráneo superó ya en 2019, la barrera del millar, según las cifras que ofrece la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), que mantienen a esta ruta en la más peligrosa del mundo.

El Proyecto Migrantes Desaparecidos de la OIM, que recoge estadísticas de fallecidos en distintas rutas migratorias del planeta desde 2014, estima más de 15.000 a los muertos en esa zona en los últimos seis años (2013-19)