Polanco (II): ¿Un peligro para la democracia?

2980

Segunda entrega sobre uno de los hombre más poderosos de España. Publicado en exclusiva en la revista Autogestión.


 

Por Francisco Sandalio
Revista Autogestión Nº 55
Octubre del 2004

Puedes leer la primera entrega: CIUDADANO POLANCO

Es frecuente que una información adquiera verdadero reconocimiento social y relevancia en la opinión pública tan sólo cuando aparece en las páginas de un determinado periódico, del periódico de mayor influencia. En ocasiones, tal como relata el escritor Felix Santos en su libro «Periodistas», redactores de otros diarios de difusión nacional se quejan del hecho de que, hasta que una determinada información no sale en EL PAIS, es como si aquello no hubiera sucedido. «Eso lo publicamos nosotros hace tres días y como si nada, nadie hizo caso, y lo publica hoy El País y todo el mundo, las televisiones, las tertulias, se ponen a hablar de ello». El mismo mensaje que se emite desde “El País” se emite también en la cadena “Ser”, en «Cinco Días», en “CNN+”, se enseña a los niños en la editorial “Santillana”, y se vende en librerias “Crisol”… La sinergia de los holdings de los medios de comunicación multiplica el poder de influencia en la sociedad. Pero al final quien manda es el propietario de esta inmensa tela de araña: Jesús de Polanco.

¿A quién sirve la progresía?

El presidente del grupo PRISA, el multimillonario Jesús de Polanco, definió su periódico, «El País», el 13 de julio de 1994, en el programa Las mañanas de Radio 1 de RNE, como un periódico de «centro izquierda». Y así parece deducirse si nos atenemos a una encuesta realizada en 1993 por el sociólogo Amando de Miguel que revela que los encuestados que se definen políticamente de izquierda o «progresistas» se identifican en mayor medida con el grupo de «polanquistas», ligados al diario El País y la SER.

Nos encontramos con un periódico supuestamente de izquierdas en manos de uno de los empresarios más ricos de España, una fortuna de más de 400.000 millones de pesetas en el año 2001 según la revista Actualidad Económica. Cabe preguntarnos si el tigre puede ser vegetariano y si nos encontramos con una pseudoizquierda progresista que hace juego con el hábitat capitalista.

La progresía de hoy, necesita ignorar, o mejor dicho, desfigurar, enterrar, menospreciar, lo que históricamente fue la izquierda que creía en la moral y en honradez. Así los obreros pobres del Movimiento Obrero, entendían la solidaridad como “compartir hasta lo necesario para vivir” y así hicieron temblar al capitalismo. Lo obreros promovían sus propios periódicos como medios para su promoción personal y colectiva. Basta recordar aquel lema de los españoles en la primera internacional: «La miseria y la ignorancia son los principales enemigos del pueblo. ¡Guerra a la ignorancia y a la miseria!. Contra la ignorancia periódicos y libros; contra la miseria, asociación . ¿qué queda de aquel lema del PSOE: “100 años honradez”.

Hoy los índices asociativos y de lectura de nuestra sociedad nos escandalizarían si tuviéramos una mínima sensibilidad social. Si a principios del Siglo XX la clase obrera llegó a tener más de cien periódicos, hoy a principios del XXI, nuestra «izquierda» quizás crea no necesitarlos por que ya tiene el diario «El País» para que defienda sus intereses. Si algún lector duda de esto yo le pediría que echara un vistazo al semanal, observe las toneladas de publicidad y piense a quien va dirigido tanta moda; que hasta ya promueve nuestro diario de «referencia» con grandes fotografías frívolas de modelos de la pasarela Cibeles en la mismísima portada ( vea la frivolidad de las portadas de los diarios del 11/9/1996 , 13/9/1997 o el 14/2/1998… etc). Esto se llama en periodismo «amarillismo», propio de un diario popular que busca con avidez vender, con estos anzuelos tan deplorables, aduciendo que es cultura.

De manera determinante se pronuncia el escritor belga Michel Collon, autor del libro «¡Ojos con los media!», cuando dice:» Los medios no van a ser reformados ni corregidos porque forman parte del sistema capitalista al cual deben proteger. Cualquier pensamiento revolucionario debe ser excluido y, aunque excepcionalmente dan la palabra, o la imagen, a algún «disidente», al día siguiente, ofrecen sus informaciones con la misma tónica que antes.»

En esta misma línea, Maruja Torres, una de las periodistas veteranas de la prensa, tiene un párrafo muy ilustrativo, en uno de sus libros «Mujer en guerra» que habla precisamente de su periódico, el diario El País:

«El afán de emular a la televisión y de sustituir el pensamiento por el ocio han triunfado en la prensa escrita. Los periódicos se expanden por la publicidad, no por su contenido. Los nuevos suplementos están dirigidos a los potenciales compradores de los bienes que aparecen en los anuncios. Con el espacio restante se hace lo que se puede. No hay dominical que acepte con frecuencia más de 6-8 folios por tema importante; ni jefe que pueda permitir al periodista tomarse dos o tres semanas para elaborarlo. Máximo rendimiento, mínima inversión: trabajamos ahora más que nunca con criterios de productividad. Se dan las condiciones ideales para ello: enorme competencia entre medios y una pléyade de periodistas desocupados y en estado de desesperación más o menos latente. En la España franquista se domesticaba a los profesionales amenazándoles con la cárcel. En la España neoliberal basta con que sepan que no hay puestos para todos»

El PSOE verdaderamente está en manos de Polanco.

Podríamos preguntarnos por el papel jugado por el tandem Polanco y su amigo Felipe González (que cobra entre 5 y 9 millones de pesetas por conferencia en Mexico) en el amaestramiento y derechización de la izquierda. El 27 de julio de 1997 El diario de referencia de la progresía sacaba el siguiente titular:» González denuncia maniobras del Gobierno para el control masivo de la televisión». El expresidente calificaba la compra de Antena 3 por Telefónica de comportamiento seudodemocrático y paragolpista a modo del presidente peruano, Alberto Fujimori. El diario El País informaba que el ciudadano González ve por este camino de acoso político y financiero que «van a convertir al Grupo PRISA un poco en el símbolo de la lucha por la libertad de expresión». El ex presidente observó que «La mitad del país que vota a la izquierda, no tiene medios de comunicación; que no hay una expresión de la izquierda en su propiedad». Y añadió que «las duras críticas [de El País] por ser el diario al que estábamos más próximos, fueron las que más nos erosionaron.»

Una de la muchas pruebas firmes de este apoyo del gobierno socialista se recoge en el libro «Aquellos años», de Julio Feo, miembro de la Trilateral y ex asesor de Felipe González, en el que narra «la decisión de apoyar desde el Gobierno el lanzamiento de la edición internacional de El País, apoyo que consistiría en la suscripción con dinero público de un importante porcentaje de la tirada». Pero a esto podríamos añadir las ayudas del gobierno socialista al grupo PRISA a través de los créditos FAD, la publicidad estatal , la concesión fuera de plazo de la televisión codificada, la concentración radiofónica de la Ser y Antena 3… y la sordina que le pusieron a la trama GAL, a los casos de Filesa, Ibercop y Roldán… y ¿ no son los editorialistas y columnistas los firmantes habituales de los manifiestos felipistas electorales y de la OTAN?…. ¡que nos falta por ver! ¡Hasta el diputado socialista Rubalcaba ha defendido al Grupo PRISA en el Parlamento!… Las últimas elecciones generales del 2004 así lo demuestran. Es verdad que Gobierno del PP mintió durante la guerra de Irak y ocultó a los autores del atentado consciente de la gravedad para sus resultados electorales. Pero también es verdad que la campaña que desde la CADENA SER, CNN + y El País se hizo durante el día de reflexión de las pasadas elecciones generales fue una manipulación de la opinión pública y una falta de mínima ética democrática al instrumentalizar el atentado terrorista para favorecer a una opción política (PSOE). El PSOE verdaderamente está en manos de Polanco.

No hay gobierno, ni partido político, a excepción de Autogestión y Solidaridad Internacionalista (SAIn) que se haya atrevido a denunciar el imperio del trilateralista Jesús de Polanco

Atado y bien atado

Ya en agosto de 2001 la revista «Actualidad económica» anunciaba la lista de las personas más influyentes en España. Jesús de Polanco ocupaba el cuarto lugar y Botín el segundo después de Aznar. Pero lo más revelador es que nuestro personaje, junto a Emilio Botín, se han mantenido siempre entre los 10 primeros, gobierne quien gobierne, sea UCD, el PSOE o el PP.
El Financial Times también se ha ocupado de este asombroso poder del llamado imperio Polanco y en un artículo de Tom Burns aparecido el 2 de abril de 1993 decía:

“Polanco ha podido hacer en España lo que a Silvio Berlusconi, por ejemplo, se le ha impedido hacer en su país. En Iltalia, un grupo que tenga más de un 20% en un sector de la comunicación no puede estar presente en otro.[…]La libertad de que ha disfrutado Polanco en su altamente exitoso esfuerzo por penetrar en las mentes y los hogares de los españoles le ha permitido convertirse -posiblemente- en el hombre más importante del país. Los ministros tratan al grupo Prisa con una admiración temerosa.»

Por otra lado, en mayo de 1986 se produjo un gran escándalo informativo. La información dada por la prensa y la Televisión del gobierno del PSOE, sobre la reunión de la Comisión Trilateral celebrada en Madrid los días del 17 al 20. ¿Por qué TV española, dirigida por el masón José María Calviño, y el periódico EL PAIS, de Jesús de Polanco, afirmaron que aquella reunión “podía suponer muchos puestos de trabajo para España”?. Ni uno sólo de los grandes diarios o revistas intentó decir claramente a la opinión pública española qué es la Trilateral (de la que ha sido miembro Polanco) con lo que se confirma el excepcional poder de esta comisión, estimada por no pocos como «el gobierno del mundo a la sombra». Este ligazón al poder neocapitalista es permanente desde el origen del diario EL PAIS; tenga presente amigo lector que nuestra Transición, calificada machaconamente como modélica, ha respondido a una planificación de intereses transnacionales ocultados a la opinión pública, donde el periódico el País ha jugado un papel muy relevante en la integración de la izquierda en una democracia formal de corte neocapitalista.

El diario EL PAIS contra la Autogestión, la verdadera democracia.

Gobernando la UCD, el PAIS se ponía muy nervioso frente a unas palabras del entonces ministro del Trabajo, Jiménez de Parga, anunciando la democratización de la empresa, que «requiere más información, más participación, eligiendo y controlando a quienes asumen las tareas de dirección y administración del patrimonio que es, debe ser, común. Igual, en pocas palabras, como sucede ya en la democracia política…«(El País 27de julio de 1977). Nuestro diario «progresista» se lanzó contra esta medida de democratización de la economía y en la editorial del día 31 de julio de 1977 titulada «Autogestión y participación» hacía un feroz ataque contra la autogestión. Coincidente con el discurso que pronunció en EEUU, ese mismo año, el trilateralista Carlos Ferrer Salat, entonces presidente de la CEOE, donde dijo: » En España está teniendo lugar el mayor ataque al sistema de libre empresa en Occidente.»
La editorial del diario El País decía:
«Algunas frases pronunciadas por el ministro de Trabajo han producido sorpresa en los medios empresariales y polémica en los círculos de opinión. La alusión acerca de la conveniencia teórica de que los propios trabajadores elijan a los directivos de las empresas se inscribe en la perspectiva de los grupos autogestionarios […]
La idea de que sean los trabajadores quienes elijan a sus patrones es inconcebible en el marco de una economía de mercado y libre empresa…»

Parece ser que estos planteamientos tan similares con los promovidos por la Trilateral no son simple casualidad. De los pocos españoles que asisten al club privado de Bilderberg, además del representante en España, el financiero Jaime de Carvajal y Urquijo, de su mano han asistido: Carlos Ferrer Salat, Juan Luís Cebrián, (consejero delegado de PRISA y exdirector e ideólogo de la linea editirial del El País) y Guillermo de la Dehesa, que juntos asistieron en 1993, a la reunión celebrada en Atenas. Tanto el director, Cebrián, el consejero, Jesús de Aguirre (duque de alba, ya fallecido) como el editor, Polanco, del diario «independiente» han tenido una relación muy estrecha con estos poderes a la sombra. Juan Luis Cebrián ha asistido que se sepa, a las reuniones secretas del Club de Bilderberg de 1988, 1993 , 2003 en Versalles y este año 2004 celebrada en Stresa, Italia donde acompañado de los españoles: Matías Rodríguez Inciarte (Vicepresidente del SCH) y Eduardo Serra Rexach (Presidente del Real Instituto Elcano, exministro de defensa )., se ha encontradocon banqueros, empresarios de las principales multinacionles,.. con el criminal Henry Kissinger y el magnate David Rockefeller.

Sorprende que analizando este término en los archivos de prensa diario del Diario EL PAIS desde su creación, sólo haya aparecido 9 veces. Tan sólo una vez como titular y dos en el subtítulo, pero debemos remontarnos al año 1.976. En el contenido ha aparecido 6 veces más y desde 1989 esta palabra no se ha vuelto a escribir en el diario EL PAIS. Sorprende el silencio de la prensa ante este grupo tan selecto y la frecuente asistencia de Juan Luis Cebrían, a estas reuniones. ¿A que se debe?

PRISA el gran aliado del poder financiero

En España, desde la creación de las cadenas privadas de televisión de 1989 el sector de las comunicaciones ha tendido a la concentración, a la transnacionalización y su alianza con el sector financiero, bancos, cajas de ahorro, compañias de seguros… Apenas hay empresas de comunicación en la OCDE no participadas del sector financiero, ni grupos financieros sin su apéndice mediático. El caso español se ejempliza en aquella famosa foto de El PAIS en la que la empresa del señor Polanco daba la bienvenida a sus socios del Canal Plus: Los bancos Bilbao Vizcaya, Santander de Emilio Botín, grupo March y Caja Madrid.

La dependencia del poder financiero queda bien reflejada en la noticia que nuestro diario “independiente” recogía el 3 de febrero de 1998 en plena guerra por el control de la televisión digital: “Nueve bancos firmarán un crédito internacional de 60.000 millones de pesetas con Canal Satélite” rezaba el titular que iba acompañado del siguiente subtítulo: “La operación es una de las más importantes de los medios de comunicación”. Continuaba informando que esta operación era de un crédito sindicado a 7 años, dirigido por la Banca de negocios Morgan Stanley y en la cual participan Argentaria, Banco Bilbao Vizcaya, Caja Madrid, Credit Agricole Indosuez, J.P.Morgan, Societé Generale, Bank of Tokio Mitsubishi… ¡Se trataba de la gran banca trilateral. !Nunca han manifestado nuestros medios informativos una mayor dependencia de su amo. El grupo PRISA esta atado y bien atado a los intereses de estos grupos financieros.

Noan Chomsky, experto en medios de comunicación, pone el dedo en la llaga cuando afirma que: «las empresas dominantes en los medios de comunicación son grandes negocios, están controladas por personas muy poderosas o por directivos sometidos a severas limitaciones por parte de los propietarios y otras fuerzas orientadas hacia los beneficios del mercado, y están estrechamente unidas y tienen intereses comunes con otras grandes empresas, con los bancos y con el gobierno. Este es el primero de los poderosos filtros que afectará decisivamente la selección de noticias


Más información sobre Jesús de Polanco en solidaridad.net