Prohibido olvidar

1898

Madres venezolanas se asocian para luchar contra la violencia: plantan 555 cruces en contra de la violencia y la impunidad en Ciudad Guayana.

El pasado 28 de diciembre, día de los Santos Inocentes, la Fundación por la Dignidad Sagrada de la Persona organizó un acto de denuncia en San Félix (Ciudad Guayana), clavando 555 cruces en el Cerro El Gallo, una por cada uno de los asesinados en Ciudad Guayana desde el 1 de enero hasta el 22 de diciembre del 2011. 500 cruces blancas de madera, por los adultos asesinados, y 55 más pequeñas y azules por los niños asesinados. El conjunto simulaba un cementerio.

Junto a las madres y familiares miembros de la Fundación, se sumaron numerosos jóvenes y familiares de otros municipios del Estado Bolívar. Jóvenes del Movimiento Cultural Cristiano presentaron al pie de las cruces unas expresivas estatuas vivientes representando el sufrimiento de las víctimas, con una Piedad; la indiferencia de la sociedad, con dos muchachas con bolsas de compras parloteando con sus celulares; y denunciando el sistema judicial venezolano, con una estatua de la justicia corrompida por el dinero y la impunidad.

Un grupo de mujeres crearon la Fundación por la Dignidad Sagrada de la Persona hace tres años en respuesta a la violencia, para romper con la cadena de la resignación y dar paso a una lucha contra la impunidad que envuelve a esta ciudad y a toda Venezuela. Hemos transformado el dolor en la lucha por la justicia. No hay dolor más grande para una madre que perder a su hijo. Lo sufrió la Virgen María al ver morir a Jesús en la cruz, lo sufrieron centenares de mujeres hace 2011 años en Belén cuando Herodes mandó matar a los bebés, y lo padecen miles de madres en Venezuela a causa de la violencia.

Su presidenta, Aida Noguera, quien perdió hace más de un año a uno de sus dos hijos, comentó que la actividad se llevó a cabo para recordar a los muertos y expresar la solidaridad con las miles de madres y padres que han perdido a sus familiares durante los últimos once años, tiempo en el que han caído 150.000 en toda Venezuela. Comenta que el objetivo de la actividad es sensibilizar a la población y llamar la atención de las autoridades: Desde hace 3 años que hacemos concentraciones pero no hemos obtenido respuestas ni un llamado al diálogo… Ya no queremos ser «peloteadas», mucho menos sentirnos burladas por aquellos que les reciben cartas y comunicados, pero los guardan olvidando y evadiendo el diálogo con los dolientes.

Más de 17.000 venezolanos han sido asesinados el año pasado, un venezolano asesinado cada media hora, dos guayaneses asesinados cada día. Hay 14 millones de armas circulando entre la población civil. En el 20% de los homicidios están implicados los cuerpos policiales. Y solo  9 de cada 100 homicidios se investigan. Con la frase «ajuste de cuentas» la policía quiere resolverlo todo.

Continua Aida, nos manifestamos contra la cultura de muerte y contra la falta de voluntad política para erradicar el crimen organizado, actualmente se mata por cualquier razón. Se está atacando a la familia, que es el santuario de la vida. Se está privando de oportunidades para nuestros jóvenes: hay casi 700.000 adolescentes entre 13 y 17 años desescolarizados en Venezuela. El desempleo y el trabajo informal afectan al 65% de la población…. Un hombre sin trabajo o laboralmente explotado, halla en la delincuencia una salida, un camino fácil.

Todo crimen es un atentado contra la humanidad entera. Hoy como hace dos mil años el Herodes poderoso encarnado en el sistema económico, sigue mandando matar y permitiendo la muerte de vidas inocentes. Hoy como ayer, nuestros hijos claman justicia. Por eso, es un engaño, una hipocresía «cimentar una cultura de paz y de respeto a los derechos humanos» cuando no se ha puesto en discusión ni la carrera armamentista del Estado venezolano ni el lugar que ocupan las Fuerzas Armadas en la sociedad, dando como resultado que existen 14 millones de armas ilegales circulando por sus calles. Y que en la última década, Venezuela fue el segundo mayor comprador de armas de la región, por un monto de 2.570 millones de dólares. Y que mientras la Comisión Presidencial habla de promoción de la cultura de paz, el Ejecutivo Nacional tiene en mente inaugurar en Maracay la fábrica de fusiles de guerra AK-47, «la máquina de matar preferida en el mundo» según Amnistía Internacional.

Desde la Fundación se promueve el asociacionismo con las víctimas de la violencia. Exigen una Ley de protección y atención a las víctimas, la creación de más liceos en San Félix, una política integral de desarme que promueva un debate sobre la necesaria desmilitarización de la sociedad venezolana y la auténtica voluntad política para acabar con la corrupción de la impunidad. Piden a todos los medios de comunicación, locales, nacionales e internacionales y a la sociedad en general, que se hagan eco de su dolor e indignación.

Se terminó la jornada con una eucaristía donde se pidió por las almas de las víctimas, víctimas humanas que para el gobierno solo han pasado a formar parte de unas cifras sin rostro. Nosotras, madres y viudas de la Fundación por la Dignidad sagrada de la Persona y todos los familiares hoy reunidos ante la mesa del Señor, le ponemos el rostro a esas más que cifras estadísticas porque está PROHIBIDO OLVIDAR A NUESTROS HIJOS que han muerto a causa de la violencia estructural. Dispongámonos al encuentro con nuestro Señor al que le entregamos nuestro dolor y nuestra esperanza en la lucha por un mundo más humano.