Una petrolera estatal rusa es el «cobrador del frak» de la deuda venezolana

223

Los grandes quieren cobrar aunque el pueblo venezolano viva en un campo de concentración con hambre, miseria, violencia y corrupción…

La petrolera estatal rusa Rosneft se ha convertido en el principal operador de crudo venezolano, enviando hidrocarburos a compradores en China e India y ayudando a contrarrestar la pérdida de operadores tradicionales que lo están evitando por temor a violar las sanciones de Estados Unidos. Venezuela paga su deuda con crudo y oro.

Pekín ha prestado a Caracas en la última década unos 54.000 millones de euros, de los que el Gobierno de Maduro aún le debe un tercio.

Pekín es el gran acreedor de Venezuela. A lo largo de la última década le ha prestado cerca de 62.000 millones de dólares (unos 54.000 millones de euros), según la Base de Datos de Financiación China-América Latina del Diálogo Interamericano y la Universidad de Boston. Una suma que representa aproximadamente el 40% de la financiación que Pekín ha concedido a toda América Latina. La mayor parte está formada por créditos pagaderos en petróleo. Y aproximadamente una tercera parte, unos 20.000 millones (unos 17.500 millones de euros), está aún pendiente de devolución.

Pagando con petróleo

Fuentes del sector y datos de Eikon de Refinitiv muestran que Rosneft se convirtió en el mayor comprador de petróleo venezolano en julio y la primera mitad de agosto.

La compañía adquirió un 40% de los envíos de la estatal venezolana PDVSA en julio y un 66% en lo que va de agosto, según los programas de exportación de la firma y datos de Eikon de Refinitiv, duplicando el nivel de compras previo a las sanciones.

Tres fuentes de la industria dijeron que Rosneft, que produce cerca de un 5% del petróleo del mundo, se está ocupando de las operaciones de envío y marketing de la mayor parte de las exportaciones de crudo de Venezuela, garantizando que PDVSA pueda seguir abasteciendo a sus compradores.

Rosneft solía revender volúmenes que compraba a PDVSA a comercializadoras y estaba menos involucrada en la comercialización.

Ahora ha comenzado a proveer a algunos clientes de PDVSA -refinerías de China e India- mientras que operadoras como Trafigura y Vitol se han distanciado porque temen violar las sanciones secundarias de Estados Unidos, según seis fuentes comerciales.

Trafigura y Vitol declinaron hacer declaraciones. Rosneft y PDVSA no respondieron a solicitudes de comentarios.

El petróleo representa más del 95% de los ingresos de Venezuela por exportaciones y Washington ha advertido a las comercializadoras y otros compradores sobre posibles medidas si apoyan a Caracas.

«Rosneft ha estado operando directamente con crudo de Venezuela, arreglando embarcaciones y ofreciéndolo a usuarios finales», dijo una fuente de una firma comercial.

La petrolera rusa no viola las sanciones de Estados Unidos, debido a que recibe el petróleo como parte de acuerdos para pagar deudas luego de que prestó dinero a Caracas en años previos.

PDVSA redujo su deuda pendiente con Rosneft a 1.100 millones de dólares a fines del segundo trimestre de este año desde 1.800 millones de dólares al cierre del período de enero a marzo, dijo en estos días la compañía rusa.