LA TV QUE TE OBSERVA: Informe del Centro para la Democracia Digital

2235

En la novela 1984 de George Orwell todo el mundo tenía en su casa un televisor que vigilaba cada uno de sus movimientos. Hoy que la industria de las comunicaciones, las empresas de telecomunicaciones y los proveedores de software apresuran la fusión de la televisión e Internet, dando paso a la actual televisión interactiva (TVI), su visión de futuro se está materializando rápidamente en una realidad de facto. La próxima generación de medios de comunicación de consumo de masas -cuya cobertura se espera logre captar a millones de usuarios en los próximos años-, se está concibiendo expresamente para obtener información de los hábitos de consumo y audiovisión del telespectador. Los perfiles, en los que se clasificará información tal como la edad, los ingresos medios o el estado civil del usuario, y demás referencias demográficas y psicográficas, quedarán, tras su debido procesamiento, a disposición de comerciantes, publicistas, programadores y demás gremios afines. [1] La televisión, en su concepto actual, está inmersa en un proceso de profunda transformación que dará lugar al acaparamiento del poder de comercialización directa asociado a la operatividad comercial en la red (online).

LA TV QUE TE OBSERVA:
La acechante mirada de la Televisión Interactiva
Informe del Centro para la Democracia Digital

Titulo Original: TV That Watches You
Autor: Centre for Digital Democracy
Origen: Informe de Centre for Digital Democracy, Junio de 2001
Traducido por Jain Alkorta y revisado por Ricard Boscar y Margarita E. González


1. Introducción
2. El nirvana en publicidad
3. Los riesgos de la personalización
4. Televisión Interactiva: quimera hecha fuente de convergencia
5. El espía en casa
6. Perfil del creador de perfiles
7. También te vigila una gran Red
8. Protección legal y Televisión Interactiva
9. Esfuerzos por ahondar en la protección
10. Recomendaciones

1. INTRODUCCIÓN

En la novela 1984 de George Orwell todo el mundo tenía en su casa un televisor que vigilaba cada uno de sus movimientos. Hoy que la industria de las comunicaciones, las empresas de telecomunicaciones y los proveedores de software apresuran la fusión de la televisión e Internet, dando paso a la actual televisión interactiva (TVI), su visión de futuro se está materializando rápidamente en una realidad de facto. La próxima generación de medios de comunicación de consumo de masas -cuya cobertura se espera logre captar a millones de usuarios en los próximos años-, se está concibiendo expresamente para obtener información de los hábitos de consumo y audiovisión del telespectador. Los perfiles, en los que se clasificará información tal como la edad, los ingresos medios o el estado civil del usuario, y demás referencias demográficas y psicográficas, quedarán, tras su debido procesamiento, a disposición de comerciantes, publicistas, programadores y demás gremios afines. [1] La televisión, en su concepto actual, está inmersa en un proceso de profunda transformación que dará lugar al acaparamiento del poder de comercialización directa asociado a la operatividad comercial en la red (online).

A lo largo de estos últimos seis meses Center for Digital Democracy ha llevado a cabo un estudio sobre la floreciente industria de la televisión interactiva. Se ha investigado la trayectoria de algunas de las principales empresas del país en el campo de la tecnología, los medios de comunicación, los bienes y servicios de consumo y la publicidad, en su empeño por crear esta potencialmente significativa nueva plataforma. Se ha analizado el curso de sus actuales proyectos tecnológicos y sus objetivos comerciales, a partir de la información que los departamentos comerciales de la industria de la televisión interactiva publican en sus páginas web, la de sus empresas asociadas, así como de diversos informes públicos y estudios de mercado independientes y publicaciones especializadas. También hemos asistido a un buen número de foros extraordinarios en torno a la televisión interactiva. Éste informe es un resumen de nuestras averiguaciones.

Conforme la actual televisión multicanales se transforma, gracias a la informatización y la utilización de sofisticadas cajas de conexión (decodificadores), se están implantando tecnologías con el fin de obtener información privada del consumidor, tanto individual, como colectiva. La información se clasificará y archivará en perfiles que servirán para abordar directamente al consumidor con publicidad individualizada. El mismo tipo de tecnología que actualmente amenaza el derecho a la intimidad en Internet – desde la recolección de datos, a la creación de perfiles de usuario y demás parafernalia inteligente-, hoy se está integrando en la industria de la televisión en los Estados Unidos de América.[2]

Para el sector de la publicidad, el desarrollo de tecnologías que combinen la interactividad de la Red con el elemento de fervor propio de la audiencia televisiva es un sueño hecho realidad, porque hoy se han hecho con el acceso a una nueva generación de teleadicto: el típico telespectador que se regocija en el tibio encanto de la pantalla, al que también fascina el toque personal de Internet. Y, lo que es más importante, las plataformas de obtención de datos propios del sector de la televisión interactiva proporcionan a las empresas el poder de abordar directamente a cada usuario con publicidad de sus productos hecha a su medida, lo cual, incrementa el riesgo de consumo compulsivo. Cada programa visto, cada anuncio contemplado, cada tecleo y descarga de información realizadas, serán pasto de los sistemas de obtención de datos, y la información, una vez procesada, quedará archivada en perfiles de usuario que permitirá confeccionar al consumidor un traje publicitario a su medida. Esta nueva infraestructura de obtención de datos hará posible lo que en la jerga del sector actualmente se denomina «Tele-Comercio» (Tele-venta)

Entre las compañías implicadas en estas nuevas artes de obtención de datos se hallan algunas de las empresas más importantes de los Estados Unidos: Microsoft, AT&T, Liberty Media, Procter & Gamble, NDS (de Rupert Murdoch) Cisco, A.C. Nielsen, Scientific-Atlanta y Young & Rubicam. El modelo adoptado por estas empresas es fruto de la combinación de los peores aspectos de Internet y demás medios de comunicación, puesto que los nuevos sistemas, no sólo se han diseñado para registrar la actividad del usuario conforme navega en la red, sino todo lo concerniente a los programas y anuncios publicitarios visionados. Consideramos que las prácticas de obtención de datos de las que se está sirviendo el sector de la televisión interactiva representan una nueva amenaza para la privacidad en los Estados Unidos.

Por mucho que algunas de estas empresas afirmen estar dispuestas a garantizar la privacidad de sus clientes, mediante, por ejemplo, algún tipo de solicitud de consentimiento previo, es obvio que dicha garantía es del todo insuficiente. Al consumidor y a la ciudadanía en general no se le ha dado opción alguna en lo concerniente a la nueva infraestructura mediática digital que se está desplegando por doquier, para obtener su información privada, crear perfiles de sus usos y costumbres e inundarla de publicidad personalizada. Como se hace constar más adelante, la industria de la televisión interactiva se está asegurando de encauzar futuros proyectos que nos vayan sumiendo más, si cabe, en esta demencial campaña de recolección masiva de datos, mediante ofertas de descuentos en sus servicios, a cambio, claro está, de mayores cotas de información personal. Y, como queda bien claro en toda una serie de autodefiniciones publicitarias del sector, la misma tecnología que les permitirá llegar a conocernos tan íntimamente, les servirá también para colmarnos de deseos (o cebarse en nuestras debilidades), dado que la inducción al «consumo compulsivo» es, evidentemente, uno de los objetivos del sector.[3]

«EL NIRVANA EN PUBLICIDAD»

Para la industria de la televisión y la publicidad, el desarrollo de tecnología que combine la interactividad de la red con el «poder emotivo» de la televisión es, como queda reflejado en un informe de Deutsche Bank, el «nirvana en publicidad». Y por mucho que el declive del sector familiarmente conocido como dot.com (comercial virtual) haya podido obstaculizar el despliegue de la televisión digital, todos los grandes operadores del país, entre los que cabe destacar a empresas tales como AOL-TV, Cox, Comcast y Charter, han adoptado las tácticas de la Televisión Digital. Han realizado enormes inversiones en tecnología para la televisión digital (como, por ejemplo, la reciente adquisición de acciones de Liberate por parte de AOL), y actualmente están embarcados en varios proyectos conjuntos. Y, no sin ton ni son, precisamente. La empresa de estudios de mercado Carmel Group calcula que habrá 61.5 millones de usuarios de televisión por cable y vía satélite para el año 2006.[4]

La televisión interactiva ofrecerá al espectador un mayor abanico de posibilidades a la hora de seleccionar su programación, ya sea información adicional sobre ésta (por ejemplo, estadísticas deportivas o perfiles de personajes de telenovela), o acceso directo a la información y venta de sus productos. También proporcionará acceso a la red, con aplicaciones que abarcarán servicios de correo electrónico, mensajería instantánea y foros de conversación. La utilización tradicional de la red se fundirá con la programación televisiva, y los operadores de red y los programadores se encargarán de ir creando aplicaciones que vayan induciendo al consumidor a una mayor colaboración en la fusión de ambos medios.[5]

Buena parte de la tecnología y los estudios de mercado actualmente en desarrollo se centran en el perfeccionamiento de los sistemas de recopilación de datos y de las técnicas de mercado para el sector de la televisión digital. AT&T, por ejemplo, está inmersa en la elaboración del sondeo publicitario interactivo que proyecta llevar a cabo entre 42,000 de sus clientes en Aurora, Colorado, a finales del mes de agosto o a principios de septiembre de 2001. En concurso con la empresa de televisión digital ACTV, AT&T trabaja en un proyecto para integrar software «SpotOn» (+/- espía) «en los decodificadores que utiliza la televisión … lo cual, permitirá a las empresas el envío directo de publicidad a todos y cada uno de los hogares…» Entre los operadores de mercado que barajan la idea de entrar a formar parte en esta fase del proyecto se encuentran conocidas marcas, como Kraft Foods, Procter & Gamble, Ford y General Motors.[6]

En definitiva, es de esperar que el contenido de la programación televisiva, la publicidad, las técnicas de venta y la recopilación de datos terminen por integrarse totalmente. La hoy más que endeble línea que separa el contenido editorial, del publicitario, tiene todos los visos de ir a desvanecerse totalmente. Un claro ejemplo de la disposición futura del sector de la televisión es Watchpoint Media Inc, empresa que se nutre del laboratorio de comunicación del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT) Según publicita en su página web, Watchpoint «ha desarrollado herramientas y soportes de producción, distribución y emisión de contenidos de video interactivo sumamente eficaces. Watchpoint se basa en la relación fundamental existente entre el espectador y el contenido: la propia representación de video. El extenso paquete de herramientas de edición de Watchpoint se sirve de una revolucionaria tecnología de vídeo, basada en hipervínculos, que permite al espectador interactuar con el vídeo, para sumergirse en una corriente subterránea de publicidad directa, innovadora en cuanto a opciones de contenido.»[7] Watchpoint se atribuye la capacidad de cruzar mediante hipervínculos «prácticamente cualquier tipo de información (precio de compra, distintivo del comerciante, información específica o puntual, imágenes relacionadas, e incluso flujos de video adicionales? por medio de elementos dinámicos capaces de desplegarse en la programación o en los anuncios publicitarios de televisión «. En marzo de 2001 Motorola invirtía en valores de la empresa.[8]

Además de sus inversiones en tecnología, algunos archiconocidos lideres del sector del cable se están encargando personalmente del desarrollo de nuevas tecnologías, al tiempo que se hacen con las patentes de las bases de datos del sector de la Televisión Interactiva. Por ejemplo, el pasado enero, John Hendricks, director general de Discovery, se hizo con la «patente» de un sistema de sondeo que crea una huella digital, que al parecer, permite a programadores y operadores de cable rastrear cada canal y programa visionados por el abonado… Para ello, se sirve de un dispositivo, integrado en el decodificador, que registra su actividad en la red y permite el reenvío de la información a los dueños del sector, a través de sistemas de red por cable o una ruta de retorno telefónica, según el tipo de patente. La información, una vez cotejada con la almacenada en las diversas bases de datos comerciales dedicadas al rastreo de los hábitos de consumo colectivo, con arreglo al código geográfico, permitirá a las empresas el envío de publicidad directa, hecha a la medida de cada hogar.[9] Aún reconociendo su potencial riesgo de abuso contra la intimidad, John McCoskey, director general del departamento de propiedad intelectual de Discovery, en declaraciones a una publicación del sector aseguraba: «Si los operadores deciden ofrecer descuentos por sus servicios por cable, a los abonados que accedan a participar en el sondeo, cabe que éstos no opongan demasiada resistencia».[10]

LOS RIESGOS DE LA «PERSONALIZACIÓN»

La venta directa, arte y parte de la ola tecnológica de «personalización» que está configurando el actual panorama de los medios de comunicación y el mercado de la publicidad, está desatando la alarma en el ámbito de Internet, con tecnologías como los «cookies» (pequeños archivos generados por los servidores de páginas web, que pueden migrar al lugar de origen o residir en el propio ordenador del usuario, con fines de identificación) y la creación de perfiles de usuario. Dichas tecnologías hoy se hallan en pleno proceso de integración en el mundo de la televisión digital (Interactiva). Y, pese a la retórica del «permiso expreso» esgrimido por el sector, la venta directa se basa en la premisa del desarrollo de una relación entre el comerciante, el publicista y el consumidor, que permitirá un acaparamiento de datos sin precedentes, la creación de perfiles de usuario y al rastreo sistemático de información. Hoy que la industria de la televisión digital ha añadido esta nueva perspectiva «Tele-comercial» a su agenda de objetivos, la necesidad de ahondar en el debate, más allá del ámbito de la privacidad en Internet, abarcando la plataforma de la televisión interactiva, se revela crucial.

Algunas de las técnicas de «venta directa» que han desatado la alarma entre los defensores de la privacidad ya han conseguido implantarse en la industria de la televisión, de la mano de empresas proveedoras de servicios de televisión y acceso a Internet. A modo de ilustración, tanto Direct TV como la Banda ancha de AT&T utilizan «software de personalización» Epiphany. Como reseña, cabe destacar que Epiphany dice proporcionar: «un potente motor de comercialización en tiempo real para el registro y la tipificación de la interacción del consumidor y el visitante… La tipificación supone la creación de un perfil, en tiempo real, de cada visitante o cliente, con información procedente de diversas fuentes. El sistema puede recabar la información de cada pulsación del teclado o el ratón realizada, a partir de la información contenida en la base de datos de sus clientes, de los sistemas de transacción, así como de diversas otras fuentes.[11] El servicio Worldnet de AT&T ya está utilizando la tecnología de la «huella digital», distribuida por Predictive Networks, la cual recaba y tipifica información en función del género, la edad, los ingresos económicos, los estudios, la profesión y el origen étnico, la cual, a su vez, se va desglosando en un índice de afinidades que contiene 90 subcategorías (golf, música, software, etc.). Predictive Networks acaba de anunciar el lanzamiento al mercado de un nuevo producto para la televisión interactiva.[12]

Otro ejemplo es Adforce, cuya «ITV Advertising Solution», para operadores de cable y publicistas, presume de «su gran potencial para abordar directamente al usuario». En agosto de 2000, Liberate, empresa líder en el sector de decodificadores,, hacía público un acuerdo comercial que le permitirá proporcionar a los operadores software de red capaz de «programar intuitivamente campañas publicitarias, gestionar inventarios de anuncios publicitarios y de sensibilización, abordar al usuario con publicidad, con arreglo a las especificaciones de su perfil, garantizar la emisión de anuncios publicitarios, hacer un seguimiento integral de los anuncios y proporcionar un servicio de emisión de informes puntual, con plenas garantías de fiabilidad». Entre las empresas de televisión digital que emplean esta tecnología de Adforce se hallan Digeo, de Paul Allen, Microsoft y Worldgate.[13]

Mientras la industria de la televisión digital aguarda con impaciencia los miles de millones de dólares de beneficios que espera obtener con la utilización de dicho tipo de tecnología, de lo que no cabe ninguna duda es de que se procederá a la recopilación de ingentes cantidades de información privada del usuario, que se manipulará -con o sin su consentimiento-, sin que éste pueda hacer absolutamente nada por impedirlo.[14] Gran parte de las declaraciones públicas, los recursos jurídicos y el material de promoción de las empresas proveedoras de tecnología y servicios de televisión digital están motivando serias dudas en lo que respecta a la contravención de la legislación federal en materia de protección. Una ley federal de 1984 prohíbe a las empresas de televisión por cable la recolección y publicación de información sobre los hábitos de visión de sus abonados, sin su consentimiento previo.[15] Sin embargo, la ley no abarca al usuario de sistemas vía satélite o telefonía. El Congreso y varios estados ya han planteado la necesidad de profundizar en la protección legal en dicha materia, pero, debido a la enorme oposición del sector, no se ha llegado a concretar ninguna medida.

Es crucial la necesidad de medidas de protección legal, antes de que tan abusivas prácticas consigan arraigarse en la plataforma de la televisión digital. Sin embargo, la industria de la TV, los nuevos medios de comunicación y los grupos de interés del sector de la publicidad no parecen estar dispuestos a perder baza a la hora de presionar para desmantelar las actuales medidas de amparo legal vigentes. Como botón de muestra, a principios de marzo de 2001, una asociación de empresas líderes del sector, Addressable Media Coalition, señalaba que la Asociación Nacional de Telecomunicaciones por Cable (NCTA) se planteaba la revisión de la Ley de Cable (Cable Act) para adaptarla al nivel menos restrictivo del que goza la mayoría de los proveedores de servicios de Internet (PSI). La NCTA representa a empresas del calado de AOL-Time Warner, AT&T, y Cox.[16]

TELEVISIÓN INTERACTIVA: QUIMERA HECHA FUENTE DE CONVERGENCIA

La interactividad ha sido el sueño de la industria de la televisión desde su advenimiento. Estas últimas décadas hemos sido testigo de la serie de costosísimos y estrepitosos fracasos cosechados por el sector en su empeño de personalizar el receptor de televisión con artilugios tales como la conocida Qube Network en Columbus, Ohio, a principios de 1980, o el proyecto Full Service Network (FSN) de Time Warner, en Orlando, Florida, a mediados de 1990.[17] A lo largo de la década de 1990 se han producido numerosos intentos por desarrollar sistemas de Televisión Digital, en todo el territorio de los Estados Unidos, y se han invertido millones de dólares en sistemas costosísimos e inmaduros que apenas han servido de utilidad.[18]

La evolución de Internet, con sus protocolos subyacentes, el avance de las comunicaciones de banda ancha y digital y la convergencia de sistemas informáticos y de comunicaciones son lo que hoy hacen posible la televisión interactiva. Actualmente, dichos protocolos sirven para facilitar acceso interactivo de alta velocidad a Internet, mediante la actual infraestructura de cable. Y, en la medida en la que se van fusionando el ordenador personal, la Red y la televisión, va surgiendo un poderosísimo nuevo medio. En el proceso, se están desplegando sofisticados descodificadores inteligentes, adaptados al televisor, capaces de transportar datos mediante sistemas interactivos de cable y banda ancha. Es más, incluso las cajas digitales más comunes, como la DCT2000 de Motorola, presente en la actualidad en millones de hogares, pueden actualizarse para permitir la recolección masiva de datos. A tenor de un estudio realizado por Strategic Analitics, «625 millones de personas en todo el mundo tendrán acceso a servicios en la red (online), a través de sus receptores de televisión, para el año 2005.»[19] La televisión digital, como industria, es un sector particularmente avanzado en Europa, donde, por ejemplo, el servicio BskyB de Rupert Murdoch, ya opera en el sector del ocio y de la banca interactiva. Los servicios de televisión interactiva, entre los que se incluye el vídeo a la carta y la tele venta, estarán presentes en más de 41 millones de hogares estadounidenses para el año 2005, según The Strategies Group.[20]

Los sistemas de televisión interactiva estadounidenses emplean diversos métodos de conexión La mayoría de los sistemas actuales, tales como WebTV o AOL-TV, se sirven de la red telefónica para conectarse con el otro lado de la línea y poder enviar y recibir información. Productos como AOL TV no son más que una triste ilustración del modo en el que se han fusionado la televisión y la Red. AOL TV actualmente proporciona servicios de acceso a la red, mensajería instantánea, listas de correo, video a la carta (VOD), grabación automática de programas para una posterior audiovisión, Tele-comercio, guías de programación electrónica, conversación interactiva, votaciones, sondeos y video interactivo.[21] Recientemente, Microsoft lanzaba Ultimate TV, producto que comparte muchas de las características de Web TV.[22] Mientras tanto, la industria nacional del cable invierte millones de dólares en la adaptación de sus sistemas al servicio digital bidireccional, lo que permitirá la interactividad de las comunicaciones de alta velocidad entre el usuario y quien sea.

En el centro de dicha convergencia, promoviendo su desarrollo, se encuentran las nuevas tácticas publicitarias y de mercantilización y la recolección de datos. Los pequeños carritos de compra, dispuestos a desplegarse en nuestros monitores de televisión para facilitarnos la navegación y el consumo, no se harán esperar. El líder del sector, RespondTV, es un claro ejemplo del modo en el que se está creando la infraestructura de obtención de datos, propia de la televisión interactiva. Como bien explica RespondTV a sus potenciales clientes desde su página web, «Le ayudaremos a crear una televisión innovadora con dispositivos garantizados, que incluyen sistemas de respuesta inmediata, sondeos, votaciones y tecnología punta. Nuestros procedimientos de comercialización le serán de gran utilidad a la hora de recabar datos o lanzar campañas publicitarias específicas. Por ejemplo, proporcionamos carros de compra, monedero-electrónico, circuitos cerrados, entornos virtuales, opciones de rastreo, integración mercantil y protocolos de transmisión avanzados».[23]

Al parecer, valiéndose de, entre otros, este tipo de tecnologías, los anunciantes pasarán a desempeñar un papel mucho más determinante, tanto en lo que vemos, como en el modo en el que lo vemos. Por ejemplo, con las aplicaciones de Administración y Control de Contenidos de RespondTV «las empresas anunciantes podrán gestionar de principio a fin una campaña de televisión avanzada, mediante su paquete de herramientas y elaboración de informes. Entre sus características generales se incluye la administración de contenidos en tiempo real, lo cual permite el trazado y la afinación de objetivos. Acto seguido, las empresas reciben un informe pormenorizado del análisis de las campañas realizadas.[24]

Muchas de las principales empresas de informática e Internet se han ido sumando a este nuevo nicho de mercado, a lo largo de estos últimos años. Las más destacables son América Online y Microsoft. Esta última adquiría WebTV en 1998, y lleva años integrando dispositivos propios de la televisión interactiva en sus sistemas operativos. America Online comenzó a desplegar AOL TV el año pasado. Con su fusión con el gigante mediático Time Warner, AOL hoy controla un suculento segmento del entramado de la televisión por cable y de la oferta televisiva en los Estados Unidos. Y es más que previsible que AOL ejerza su influencia en el mercado para dar mayor impulso a la televisión interactiva y a los decodificadores interactivos que registran la actividad de los usuarios.[25]

Muchas empresas tecnológicas y del sector del cable se hallan ansiosas por formalizar los procedimientos de la industria de la televisión interactiva. Cablelabs anunciaba recientemente la creación del Foro Independiente de Servicios Interactivos por Cable (FOCIS), el cual congregará tanto a operadores de cable como a diversas empresas de publicidad.

Entre las aplicaciones actualmente en desarrollo se hallan el comercio electrónico, la promoción del servicio de pago por programa visionado (Pay Per Vew) y la publicidad interactiva.[26] (El papel de estas empresas privadas en la configuración del futuro marco de comunicación de banda ancha también es fuente de preocupación. No existe ningún mecanismo de supervisión gubernamental o independiente que sirva para garantizar la representación efectiva de los derechos de la ciudadanía y de los consumidores.

EL ESPÍA EN CASA

La mayoría de los usuarios de televisión por cable ya cuentan en sus hogares con estos pequeños artilugios, llamados «decodificadores», que controlan el flujo y la actividad en la selección de canales de televisión. El moderno decodificador empleado para la televisión por cable, así como su interactividad, son completamente distintos a los de los decodificadores analógicos tradicionales. Los nuevos decodificadores son, básicamente, ordenadores con microprocesadores, memoria y capacidad de almacenamiento, capaces de actualizarse mediante software proporcionado por las propias empresas de cable. Los decodificadores que utilizan TiVo y ReplayTV almacenan programas (y anuncios publicitarios) de televisión en sus discos, para su posterior visión, e incluso, permiten al usuario hacer una pausa en determinado programa en directo para retomarlo más adelante. Los dispositivos de juego de la casa Sony y Nintendo y la nueva gama de productos de Microsoft también ofrecen versiones que facilitan el acceso a la red, a través de la línea telefónica o por cable, para poder jugar desde el propio equipo.

Por primera vez en la historia, las empresas pueden recabar información detallada de la actividad del usuario en el sistema, de los programas que ve, del momento y del tiempo durante el cuál los ve, de los anuncios publicitarios en los que se detiene, de los cambios de canal realiza durante los anuncios o programas, etc. Es más, conforme se vayan agregando nuevas características al sistema, mayor será su potencial de acceso a nuestra información personal, ya que podrán averiguar las páginas web visitadas, lo que se lee en ellas, los grupos de noticias de Internet utilizados, el tiempo que se permanece en las páginas y las compras realizadas. Uno de los mayores quebraderos de cabeza en materia de privacidad es el hecho de que cada decodificador de televisión cuente con una clave de identificación única que permite al proveedor de servicios conocer su ubicación exacta. Según un informe de Winterberry Group, de febrero de 2001, «Los decodificadores de la televisión interactiva contienen identificadores digitales únicos, semejantes a la dirección única del Protocolo de Internet (IP) de cada ordenador conectado a Internet. Dicho identificador etiqueta exclusivamente cada hogar usuario de televisión interactiva.[27]

El potencial de dichos decodificadores es cada vez mayor, y supera con creces al de los ordenadores personales de hace tan sólo unos años. Conforme los usuarios de televisión interactiva naveguen por la programación que les ofrece el sistema, seleccionando a golpe de clic los productos y servicios de su interés, la trayectoria de su cursor quedará registrada en un perfil específico de cada usuario de televisión interactiva. Uno de los objetivos a los apunta la industria de la TV con la creación de lo que denominan tecnologías «flexibles» es permitir a los agentes del mercado la emisión directa de toda clase de publicidad a sectores específicos. Hay quien prevé que el sector utilice los datos recabados para «ir completando sus bases de datos con la información personal de cada usuario e ir afinando los perfiles».[28]

Los nuevos decodificadores proporcionan servicios de acceso a Internet, grabación de vídeo personal y juegos interactivos en un solo dispositivo. Muchos fabricantes confían en que, algún día, el decodificador se convierta en el portal de acceso para toda una gama de electrodomésticos conectados a la red. A la larga, una vez sentada la norma de la interoperatividad, los consumidores podrán utilizar los decodificadores indistintamente con cualquier tipo de sistema, que podrán adquirir fácilmente en cualquier tienda de electrodomésticos, en función de sus características y precio. Pero la libertad para adquirir cualquier tipo de decodificador, compatible con cualquier tipo de sistema, no va pareja al funcionamiento mismo de los decodificadores, puesto que éstos resultan ser mucho más restrictivas para con el usuario final. Al contrario de lo que ocurre con los ordenadores personales, que dejan al usuario el control sobre sus acciones y elecciones, los nuevos sistemas de televisión digital, generalmente, se basan en «cajas negras selladas», propiedad del proveedor, lo cual, deja, si no nulo, escaso margen de acción al usuario para poder preservar su intimidad. Los sistemas son de marca registrada, lo cual limita, por no decir impide, que incluso a un usuario experto llegue a comprender la actividad del sistema.

PERFIL DEL CREADOR DE PERFILES

La industria de la televisión interactiva, en sus circulares internas para inversores y socios, ha dejado bien sentada la importancia crucial de la recolección de datos para los objetivos de la empresa. He aquí una muestra de los procedimientos y proyectos de algunas de las principales empresas del sector para recabar y utilizar información privada como arte y parte de sus objetivos:

ACTV-SpotOn: «Recabamos y archivamos información personal de los usuarios…»

La pantalla de bienvenida de spoton.actv.com es bien explícita: «Publicidad televisiva… ¡Ya puede trazarse un objetivo! ¡Ya puede hacer un seguimiento de él! ¡Ya puede darlo por hecho!». Spot-on forma parte de una «familia empresarial» de la que forman parte ACTV, Bottle Rocket, Hyper TV y One-to-One TV. Spot-on permite a las empresas anunciantes catalogar a los consumidores, mediante la creación de perfiles y la utilización de medidores que registran los anuncios visionados, a partir de las pulsaciones efectuadas por el usuario (capaces incluso de detectar el receptor específico desde el cual se visiona un determinado anuncio publicitario). «Spot-on permite a las empresas anunciantes dirigirse a una determinada audiencia, en función de su perfil demográfico, e incluso, personalizar la publicidad al estilo de vida específico del consumidor. «.[29] También puede condicionar el comportamiento del usuario, denegándole toda acción susceptible de reducir la eficacia de la publicidad. Según la propia página web de Spot-on, el sistema es capaz de «impedir la libre navegación del usuario durante la transmisión de publicidad e incrementar la emisión del tipo de anuncios por el que el usuario haya podido mostrar preferencia. La dinámica interactiva de Spot-on permite, asimismo, la extracción de información suplementaria referente a los gustos y costumbres del consumidor».[30]

SpotOn es una de las principales aplicaciones de los decodificadores digitales de televisión interactiva que se están desplegando, capaces de establecer un tipo de relación «personalizada». En su núcleo central se halla la recolección y el tráfico masivo de datos. SpotOn es una marca registrada de Digital ADCO, la cual, a su vez, es subsidiaria de la empresa comercial de televisión interactiva ACTV, asociada a Motorola. El grupo de empresas define SpotOn como un sistema central «personalizado», basado en tecnología software, que permite la emisión y el control de la tan deseada publicidad interactiva, mediante un sistema de video totalmente dinámico.[31] Entre los asociados de SpotOn se hallan también algunas de las agencias de publicidad más conocidas: Grey Global Group, Young & Rubicam y Starcom Worldwide. También colaboran con Microsoft, Liberate, Nielsen Media Research, Scientific-Atlanta, y el líder del sector del software de personalización Net Perceptions. Liberty Digital, empresa dirigida por el magnate del cable John Malone, mantiene una «relación estratégica» con ACTV.[32]

Descrito como totalmente «trasparente» para la audiencia, ACTV asegura que Spot-On proporciona a las empresas anunciantes herramientas de «administración de datos, enrutamiento, rastreo y medición». Como ya hemos mencionado previamente, ésta está a punto de lanzar un importante sondeo junto con la empresa Nielsen Media Research.[33]

Según ACTV:

«SpotOn es el único sistema integral, basado en software de televisión, que permite la emisión y el control de publicidad personalizada de precisión, mediante cable digital, satélite digital o emisión de televisión digital. SpotOn ofrece a la audiencia el poder de seleccionar e interactuar directamente con la publicidad televisiva; permite a las empresas anunciantes el envío de publicidad a aquellos hogares más susceptibles de reaccionar ante la misma (conforme al perfil demográfico de cada hogar); y permite a los operadores de televisión la creación de nuevos nichos de mercado. Entre las características de SpotOn se hallan las siguientes: permite a las empresas anunciantes el envío de mensajes a la terminal de todos y cada uno de los decodificadores; permite a la audiencia la libre elección de los anuncios publicitarios de televisión que le sean de interés; proporciona diversas aplicaciones para la inserción de publicidad en los canales digitales, tanto de carácter local, como generalizado; proporciona a las empresas anunciantes la configuración específica y personalizada de cada uno de los decodificadores (Ej. equivale a permitir a un fabricante de automóviles la inserción de un anuncio sistemático con la dirección de su proveedor más cercano); permite la emisión de informes en tiempo real de cuándo se visiona un determinado anuncio publicitario en cada hogar; permite el envío de información adicional a los usuarios (de vídeo, audio u otro tipo de información) sobre sus productos, ya sea durante o después de los anuncios, así como la emisión automática de anuncios en el idioma específico de cada hogar.[34] »

El acaparamiento de información es uno de los objetivos centrales de ACTV, como queda claramente reflejado en un reciente informe de la Comisión Oficial del Mercado de Valores (SEC): «Recabamos y archivamos datos de nuestros usuarios de aplicaciones One To One TV y Hyper TV, y proyectamos la utilización de dicha información en el desarrollo de nuestra actividad comercial, con el fin de generar fuentes de ingresos, particularmente, en lo que respecta a la publicidad personalizada». ACTV también ha informado a la Comisión Oficial del Mercado de Valores, de su plan de creación de un «banco central de datos», con el objeto de mejorar la calidad del servicio a sus clientes en el sector de la publicidad y la comercialización.[35]

Otro de los objetivos de SpotOn es la promoción del Tele-comercio. Recientemente, la empresa hacía público un acuerdo con Qpass, para la creación de infraestructura mercantil adecuada al comercio a través de la televisión. El servicio Qpass «evitará al usuario digital el inconveniente de tener que proporcionar su información personal o los datos de sus tarjetas de crédito cada vez que tenga que efectuar una transacción, así como en su relación individual con cada comercial de publicidad. Qpass registra y gestiona convenientemente toda la información del usuario y los datos referentes a su facturación, envía la información pertinente directamente al sistema de comandos de procesamiento del comerciante y genera y archiva un recibo digital para su posterior comprobación por parte del insteresado».[36] AT&T también ha optado por Qpass para los servicios comerciales de su TVI.[37]

Para explotar al máximo el potencial de SpotOn, ACTV ha negociado la integración del software de personalización de Net Perceptions. Según Kevin Liga, jefe del departamento de tecnología de ACTV y director ejecutivo de Digital ADCO, «La capacidad exclusiva de la tecnología de Net Perceptions para averiguar, influir e informar sobre las preferencias individuales -junto con el soporte técnico subyacente en la raíz de SpotOn-, serán un excelente valor añadido para los servicios punta de ACTV en el mercado, así como para el conjunto de la industria de la televisión interactiva en general».[38]

El potencial interactivo de SpotOn ha causado «sensación» en el universo de la comercialización. A David Adelman, vicepresidente honorario para la fusión de medios de Digital Age, sucursal de Young & Rubicam, miembro del Grupo WPP, se le atribuyen las siguientes declaraciones: «Creo que, a la larga, el estoque final será la integración de la comercialización directa mediante la emisión de anuncios publicitarios a domicilio… El potencial de comercialización de las bases de datos, junto con la televisión… es verdaderamente portentoso».[39]

Metabyte Networks: «El direccionamiento… último cuello de botella: ancho de banda al cerebro»

Otro ejemplo ilustrativo de las sofisticadas técnicas de obtención de datos que se están creando para hacer posible que la televisión interactiva pueda recabar datos de los usuarios es Metabyte, con sede en Freemont, California. Metabyte colabora en la creación de «MbTV Thumbprints» (Huellas Digitales), que sirve para establecer un perfil de los usos y costumbres de todos los usuarios de cada hogar. Las huellas digitales se generan a partir de la combinación de una serie de técnicas, entre las que se halla la estadística avanzada y algunas otras oscuras lógicas. Su funcionamiento es transparente, con lo cual, no requiere de ningún tipo de interacción o cambio de comportamiento por parte del usuario. Éste no necesita adquirir ningún tipo de conocimiento para sacar provecho de sus ventajas».[40] La huella digital de MbTV-Thumbprints también es una clara muestra del modo en el que los operadores de cable y demás agentes del mercado pretenden implantar sus sofisticados dispositivos de espionaje en los decodificadores que acompañan a los receptores de televisión: «…la tecnología que está al servicio de los clientes de MbTVtm permite la personalización de servicios de televisión, como la publicidad a medida, el tele-comercio, el vídeo a la carta, los telecupones a medida y las redes de televisión. Los servicios de Mb-TM proporcionan a los productores de contenidos y a los anunciantes la capacidad de remitir sus contenidos directamente a audiencias previamente preseleccionadas.[41] La compañía asegura que «apunta a lo que rápidamente se está convirtiendo en el nuevo cuello de botella: la banda ancha al cerebro.»[42]

El «Dispositivo de Configuración de Preferencias» de MbTV utiliza sofisticados algoritmos para averiguar las preferencias audiovisuales de la audiencia, previo estudio y monitorización de sus hábitos de visión. Su principal objetivo, según Metabyte, es proporcionar a la audiencia «ayuda inteligente» para la óptima navegación en tan inmenso mar de canales. El Dispositivo de Configuración de Preferencias «filtra el contenido transmitido y recomienda futuros programas». Mediante un dispositivo de almacenamiento PVR «middleware», también puede archivar automáticamente otros programas. Como ocurre con otros tipos de PVR, de lo que se trata no es tanto de la conveniencia de la propia audiencia, dado que cualquier persona con acceso al archivo del PVR, no sólo puede averiguar nuestras preferencias de visión e influir en nuestras decisiones, sino que puede también irrumpir en nuestra intimidad. Dicho de otro modo, el «Dispositivo de Configuración de Preferencias» sirve también a terceras partes, tales como publicistas y demás agentes del mercado. Según la página web de la propia compañía:

«El Gestor de Contenidos Publicitarios de MbTV permite controlar todos los contenidos, no sólo los publicitarios. La configuración de contenidos se consigue mediante el programa Thumbprint (huella digital) integrado en el Dispositivo de Configuración de Preferencias. MbTV, el cual, tras recibir una serie de anuncios, puede mostrar aquellos que concuerden con las especificaciones del perfil de cada usuario. Por ejemplo, los perfiles de MbTV permiten a las empresas anunciantes llegar a la audiencia del programa ´Urgencias´ a cualquier hora del día, no sólo durante su emisión.»

«El Gestor de Configuración de Preferencias selecciona, de entre todos los contenidos, los anuncios específicos que deberá mostrar. MbTV utiliza las características asociadas a los televidentes de un programa determinado para crear su perfil demográfico y psicográfico interno. Este perfil (el Thumbprint de MbTV) permite a los anunciantes dirigirse a los espectadores en función de estas características, entre las que se incluyen la edad, los ingresos medios, su estado civil, etc. El anuncio publicitario se desplegará siempre que los requisitos demográficos del anunciante coincidan con el perfil del espectador en cuestión. Los anuncios publicitarios personalizados abarcan desde anuncios electrónicos o banners (EPG) y demás diseños «parasitarios» de propiedad compartida que aparecen en pantalla, hasta anuncios interactivos que, tras ser seleccionados, desplegarán anuncios de video en toda regla. El Gestor de Configuración de Preferencias (MbTV Content Ad Manager) permite la actualización de los parámetros que utilizan los dispositivos de los decodificadores para integrar las preferencias del televidente en un perfil demográfico, por medio de rayos infrarrojos. Conforme se va ampliando la disponibilidad de nuevos requisitos y características, estos permiten la actualización del sistema mediante el Content Server, el cual, utiliza el mismo método empleado para la transmisión de contenido original.[43] »

Metabyte es una empresa privada y en su grupo de inversores se encuentran Thomson Multimedia y Seagate. Metabyte Networks mantiene alianzas y relaciones estratégicas con Microsoft, Nelson Media, Starz Encore, Western Digital y C-Cube.[44] En febrero de 2001, la empresa anunciaba que Scientific-Atlanta, uno de los principales fabricantes de decodificadores de televisión, había adquirido la licencia de utilización del «Gestor de Preferencias y el Sistema de Gestión y Almacenamiento Inteligente» de Metabyte. Un informe de la empresa revela que Scientific Atlanta proyecta integrar el software de Metabyte en sus decodificadores Explorer 8000. Junto con el navegador de televisión interactiva de Scientific Atlanta, se pretende que el software recomiende automáticamente la programación y los anuncios publicitarios incluidos, siempre en sintonía con las preferencias de cada abonado.[45] «El innovador software de televisión personal de Metabyte, junto con los decodificadores Explorer 8000, de Scientific Atlanta, no sólo facilitará a sus abonados la tarea de hallar los contenidos deseados, sino que, por añadidura, proporcionará a programadores y anunciantes el acceso directo a la audiencia que les convenga.» A finales del año pasado, Time Warner (actualmente, AOL-Time Warner) hacía pública su intención de adquirir la serie Explorer 8000 para distribuirlo entre sus clientes de servicios por cable.[46]

El TV4me, de Keen Personal Media: «…software avanzado de búsqueda personalizada de contenido de pago.»

Los PVR pueden convertirse en un «caballo de Troya» para la privacidad. Aunque aseguren ofrecer mayor autonomía a la hora de elegir los programas que se deseen ver o grabar, también proporcionan a los operadores de red y publicistas en general, mayor control de la información personal. Por ejemplo, la nueva empresa subsidiaria de Keen Personal Media, Western Digital Corporation, cuenta con la tecnología «TV4me», a la cual autodenomina «una nueva generación de sistemas PVR, gobernados por un dispositivo de recomendación avanzado. Mediante la utilización de tecnología inteligente, el software de TV4me averigua las preferencias de audiovisión de los usuarios y recomienda la búsqueda y descarga automática de los programas adecuados en el disco duro de lis receptores-emisores alojados en sus decodificadores para una posterior visión, a conveniencia.» La empresa asegura que «el software del dispositivo de recomendación y del gestor de almacenamiento les permite la oferta escalonada de nuevos servicios de televisión personalizada, incluido el sistema de pago por programa visionado (pay per view), el video a la carta, la publicidad deseada, la televisión interactiva y el tele comercio, lo que, en definitiva, redunda en un incremento de los beneficios».[47]

Una vez más, TV4me es una clara ilustración del modo en el que los PVR de la televisión interactiva premitirán a los proveedores de contenidos llegar directamente a aquellos consumidores que les convenga, mediante el sistema de pago de operadores de cable y demás actores de la red. Por ejemplo, Keen, se jacta de sus flamantes servicios y perspectivas de ingresos: «TV4me utiliza software avanzado de búsqueda concreta de contenido de pago. Dicho contenido se puede promocionar mediante una serie de avances y anuncios en pantalla, que inciten al consumo de servicios tales como el video a la carta y el pago por programa visionado. TV4me cuenta también con un sofisticado mecanismo de inserción de anuncios concretos, de fácil utilización.»[48] Al igual que Metabyte, Keen anunciaba recientemente si intención de utilizar los decodificadores que emplea Scientific Atlanta.[49]

Kobalt: «riza el rizo con su sistema de análisis de audiencia en tiempo real…»

Otro ejemplo es el de las técnicas de recopilación de datos utilizadas por Kobalt, empresa de televisión interactiva con sede en San Francisco. Según publica la empresa en su página web, Kobalt

«Riza el rizo con su sistema de análisis de audiencia en tiempo real, programación específica y mercantilización directa. Mediante el registro del comportamiento de la audiencia, conforme ve la televisión, los proveedores de contenidos y demás comerciantes obtienen la herramienta ideal para ir afinando sus métodos de programación y publicitarios. Los productos de televisión inteligente que comercializa Kobalt generan informes inmediatos de todo lo concerniente a la recopilación, análisis y registro de datos, y permiten la micro segmentación y la comercialización directa. Este potencial de instantaneidad, de tan amplio calado, sirve para administrar perfiles pormenorizados del consumidor, desde el instalador iAds, personalizar la programación y proporcionar nuevos ingresos a programadores y publicistas en general.[50] Recientemente la compañía hacía pública su relación comercial con Discovery, Microsoft y Liberate.[51] »

TV Guide Interactive: «Herramienta de control para la televisión»

TV Guide Interactive, empresa subsidiaria de Gemstar-TV Guide International, es el principal suministrador de guías de programación electrónica interactiva (EPGs) que emplean la mayoría de los sistemas digitales de cable y satélite. Sus clientes son empresas tan destacadas, como AOL-TW, AT&T, Cablevision, Charter, Cox, Echostar y Direct TV. La Guía de Programación electrónica es una de las principales fuentes de información del usuario de televisión multicanales a la que se recurre a diario.

Pero la insólita «herramienta de control para la televisión» puede revelarse mucho más poderosa en manos de los comerciantes, que en las pantallas de la audiencia. Según conclusiones de un reciente estudio de mercado, cinco millones de usuarios de TV Guide Interactive (Guía Interactiva de TV),[52] hoy son susceptibles de ser «fichados», como consecuencia de la nueva fusión empresarial anunciada en noviembre de 2000. Su asociación con empresas tecnológicas como Concurrent, Diva, mCube y Seal Change permitirá a TV Guide Interactive la integración del video a la carta, lo que a su vez, agregará los perfiles de cinco millones de suscriptores a sus bases de datos. Dada su relación financiera con centros de poder mediático, como Liberty Media (actualmente propiedad de AT&T), y News Corporation, propiedad de Rupert Murdoch, la información obtenida podría ser objeto de mayor propagación.

NDS: «…lo que compran, lo que ven, lo que leen y lo que quieren.»

NDS, de News Corporation, propiedad de Rupert Murdoch, lleva años realizando una intensa campaña de promoción de la televisión interactiva en el Reino Unido y, actualmente, se presenta como empresa líder del sector digital con su expansión comercial a los Estados Unidos. Con la posible adquisición de Direct TV, por parte de Murdoch, es más que probable que éste incorpore dichas tecnologías a sus servicios de programación por satélite. A tenor de NDS, su «software «XTV» «permite a los publicistas la emisión directa de publicidad, de la forma más eficaz, ya que proporciona publicidad hecha a medida, en función de los intereses concretos de la audiencia, a partir de parámetros como la edad, la ubicación geográfica y demás información del usuario recabada por el software XTV. La información obtenida puede segmentarse en patrones demográficos, psicográficos y de preferencias cualitativas, basados en el comportamiento real del espectador, al tiempo que los publicistas generan anuncios a bajo coste, a la medida de estos nuevos nichos de mercado.[53]

NDS también cuenta con una aplicación denominada «iADs», publicidad interactiva, específicamente dirigida al sector publicitario. NDS proporciona tecnologías al mercado publicitario que permiten al consumidor interactuar con la publicidad mostrada en su pantalla:

» El iADs de NDS utiliza lo último en tecnología interactiva para perfeccionar sus campañas publicitarias televisivas. iADs crea un nuevo entorno, al margen de los tradicionales anuncios comerciales en video, que permite al espectador interactuar con los mensajes publicitarios. Asimismo, iADs se dirige a grupos de espectadores concretos para proporcionarles la dirección del distribuidor del producto más cercano. iADs fomenta el consumo compulsivo durante el anuncio o el programa, y simplifica el sistema de respuesta para que el espectador no tenga más que pulsar un botón de su control remoto. Valiéndose de la segmentación detallada de la información, iADs busca directamente mercados determinados, lo que a su vez se traduce en una solución rentable a la medida de sus intereses creativos y mediáticos.[54] »

Cabe que el gigante mediático Rupert Murdch sea el que apunte más lejos, con su proyecto de integración de sistemas de recolección de datos en toda su diversidad de empresas. Según el informe anual de News Corporation de 1999, su compañía está desarrollando una nueva estrategia denominada «E-Direct» para la fusión de toda la información del consorcio News Corporation: «E-Direct es responsable de la creación de una de las más sofisticadas bases de datos de información de la clientela,, jamás concebidas por una empresa, ya que es capaz de revelar, no sólo lo que el consumidor compra, sino lo que ve, lo que lee y lo que quiere».[55]

TiVo: «A la caza del consumidor»

TiVo fue una de las empresas pioneras en la distribución de aparatos de video personalizados, capaces de grabar digitalmente películas y programas de televisión. Entre sus servicios cuenta, además, con una guía de programación mensual que requiere de una conexión telefónica para «la actualización diaria de la programación y el contenido exclusivo de TiVo.»[56] También trabaja con otras empresas para hacer que su tecnología se integre en los demás decodificadores existentes en el mercado. Muchas empresas clave del sector de los medios y la comunicación han hecho grandes inversiones en TiVo, como, por ejemplo, América Online, Sony Corp., Phillips, cadenas como NBC y CBS, y operadores de cable como Concast y Cox Communications.

TiVo ofrece su servicio de TV personalizado a los usuarios que deseen controlar la televisión en directo (mediante el pausado, el rebobinado y la reemisión), o para crearse su propia agenda de programación televisiva, mediante la grabación de sus programas favoritos. Luego, TiVo se encarga de recomendar programas similares, susceptibles de captar el interés del espectador. Es más, cuando el espacio lo permite, TiVo se encarga de grabar dicho tipo de programas, sin el conocimiento del usuario. TiVo se anuncia a su cartera de clientes como un producto que garantiza mayor grado de elección, control y comodidad.

Ahora bien, cuando se trata de anunciarse a programadores de televisión y publicistas -en su empeño por captar su atención-, TiVo se vende de manera bien distinta, haciendo gala de su particular cinismo respecto a la finalidad del producto:

«A la caza del consumidor: En el futuro, el servicio TiVo permitirá al sector publicitario la oferta de anuncios y publicidad relacionada con las preferencias rastreadas por el aparato de video personal. Por ejemplo, en colaboración con los asociados a su red, TiVo podría descargar y almacenar diversos anuncios en el aparato de video personal y elegir los anuncios publicitarios afines a las preferencias de visión del espectador. Es decir, una empresa anunciante de automóviles podría anunciar determinados modelos durante la emisión de un programa determinado, en función de las preferencias concretas de cada televidente. Si sus preferencias indican que es un entusiasta de la vida al aire libre, el anuncio podría lanzar el anuncio de un vehículo de la gama deportiva.[57] »

El dispositivo de grabación hace un seguimiento de las preferencias y remite de forma permanente «Información Anónima de (los hábitos de) Visión» a TiVo. Según TiVo, dicha información no se vincula a ninguna identidad concreta, pero, aún así, no queda claro que no pueda relacionarse con un numero de serie. Sea como sea, la información queda en manos de terceras partes, incluidos sus asociados y filiales: «Cabe que utilicemos información anónima relacionada con las preferencias de audiovisión, para consolidar nuestros esfuerzos, y alentar a la industria de la televisión a brindar un mejor servicio a los abonados de TiVo.[58] Los usuarios podrán hacer una llamada telefónica mediante la cual hagan constar expresamente que no desean que se difunda esa información.[59]

Sientific-Atlanta: «Una herramienta de investigación para la industria del cable»

Scientific-Atlanta se ha asociado a Millennium Networks, Inc., para incorporar un sistema de medición de audiencia en su sistema de televisión interactiva. El sistema -el «Dispositivo de Medición de Audiencia» de Millennium- va integrado en el decodificador y «registra por defecto la secuencia completa de sintonización del usuario, identificándolo por medio de parámetros de tiempo, canal, y situación del decodificador en cuestión.»[60] Según declaraciones de Jim Dennison, miembro de Millennium, «Millennium Networks proporciona un servicio directo, de empresa a empresa, dirigido a operadores de cable, operadores de multisistemas (MSOs), agencias publicitarias y anunciantes… Nuestra aplicación convierte la red del proveedor de servicios en toda una herramienta para la industria del cable. Mediante la medición de audiencia y la obtención de informes detallados de sus hábitos de visión, los operadores locales contarán con una valiosa herramienta de investigación vinculada a su mercado local específico.»[61]

TAMBIÉN TE OBSERVA UNA GRAN RED.

La información del usuario, a menudo, también queda registrada en el otro extremo del sistema -de la línea telefónica- del operador de cable o distribuidor de componentes. Los operadores recogen ingentes cantidades de información sobre lo que se está viendo, desde el propio aparato de video, a partir de las pulsaciones del mando, archivando convenientemente la información en enormes bases de datos.

Cisco Systems: «Con StreamWatch (Control de Flujo) puede recopilar la información demográfica del telespectador…»

El emporio de Internet, Cisco Systems, es uno de los principales fabricantes de equipamiento para sistemas de televisión por cable. Y se está empleando a fondo en su feroz campaña de promoción de sistemas para operadores de cable, que incluyen características de publicidad interactiva:

«Los componentes flexibles y estandarizados de la arquitectura de los decodificadores despliegan todo el potencial de su red coaxial de fibra híbrida (Hybrid Fibre Coaxial – HFC), lo cual, permite el envío de todo tipo de servicios a todos sus dispositivos. Con esta solución integral, a los proveedores de servicios por cable hoy les es posible fusionar la información de Internet con el video, para ofrecer nuevos servicios tan emocionantes como la navegación en la red, una televisión innovadora, publicidad hecha a medida, comercio electrónico, foros de conversación y juegos interactivos.[62] »

Cisco proporciona toda una serie de herramientas para hacer un seguimiento de la actividad del usuario, conforme navega en sus sistemas de red o cable. Uno de sus productos, StreamWatch, sirve para rastrear el flujo de video que se transmite vía Internet y obtener gran cantidad de información del usuario. «Con StreamWatch, puede recopilar información demográfica, incluido el número de usuarios, sus identidades, su situación geográfica, su trayectoria de visión, e incluso, la calidad de recepción de sus aparatos.[63]

Microsoft TV: «…completa y almacena la información de la actividad de todos los usuarios»

Microsoft viene trabajando en el abastecimiento de los se